Trabajadores latinos de un lavado de autos en La Villita ganan $324,000 en demanda por robo de salario

Miguel Fernández, Sabino Cervantes y César Martínez esperan que su victoria inspire a otros trabajadores para que luchen por sus derechos laborales sin importar su condición migratoria

Trabajadores de un lavado de autos en La Villita celebran tras recuperar salarios adeudados por parte de su empleador. (Cortesía Shelly Ruzicka / Arise Chicago)
Trabajadores de un lavado de autos en La Villita celebran tras recuperar salarios adeudados por parte de su empleador. (Cortesía Shelly Ruzicka / Arise Chicago)
Foto: Cortesía

Armados de paciencia y perseverancia, tres extrabajadores latinos de un lavado de autos del barrio de La Villita obtuvieron justicia después de esperar casi una década por el pago de salario adeudado por parte de su exempleador.

Los tres extrabajadores de Little Village Car Wash recuperaron un total de $324,846 en compensación por salarios adeudados entre 2011 al 2015. Una corte federal de bancarrota ordenó al propietario del negocio pagar lo que les debía a sus trabajadores.

Miguel Fernández, Sabino Cervantes y César Martínez estuvieron representados por el Centro de Trabajadores de Arise Chicago desde que inició su batalla legal en 2011. Interpusieron quejas por salario faltante ante los Departamentos de Trabajo de Illinois y de Estados Unidos, y ambos fallaron a favor de los trabajadores.

En ese entonces, la procuradora general de Illinois Lisa Madigan demandó al empleador, Octavio Rodríguez, quien vendió el negocio en 2014 y se declaró en bancarrota en 2015 para evitar pagar a sus trabajadores los salarios no pagados, según Arise Chicago.

Jorge Mújica, organizador de campañas estratégicas del Centro de Trabajadores de Arise Chicago que dirigió la campaña en defensa de estos trabajadores, dijo: “Estamos terminando una pandemia, pero hay otra pandemia todavía que existe en el Condado de Cook, en la ciudad de Chicago y es la pandemia del robo de salario, estamos aquí con tres trabajadores que tuvieron una larga lucha para recuperar su dinero…”.

Fernández, Cervantes y Martínez recibieron cada uno su cheque por el monto adeudado y ellos esperan que su victoria inspire a otros trabajadores para que luchen por sus derechos laborales sin importar su condición migratoria.

Hay una propuesta de ordenanza ‘Chicago Biz Strong’ que de ser aprobada otorgaría mayor protección a los empleados y facilitaría el recuperar los salarios robados de los trabajadores.

El Centro de Trabajadores de Arise Chicago abogó desde su inicio para que estos tres trabajadores latinos obtuvieran justicia al recuperar su salario adeudado después de una lucha que tomó nueve años.

“Nueve años para cobrar los salarios  que se ganaron la semana pasada, esta semana o el mes pasado es demasiado tiempo, simplemente no es justo. Estos trabajadores ganaron, pero hay miles de trabajadores cada día en Chicago que ven sus salarios robados, no les pagan el salario mínimo, no les pagan tiempo extra, no los compensan legalmente, esto tiene que cambiar”, dijo Mújica en conferencia de prensa el martes pasado.

‘No tengan miedo’

César Martínez dijo a La Raza que sintió temor cuando empezaron a pelear el caso, pero que la organización Arise que los representó les dio la confianza para perseverar en su lucha legal y los instruyó sobre sus derechos laborales.

“Cuando los patrones se quieren pasar de la raya explotándolo a uno pues no está bien, agarra uno la onda para seguir luchando y peleando hasta recuperar nuestro salario robado”, señaló Martínez, de 37 años, quien trabajó en Little Village Car Wash durante cuatro años.

Martínez sugiere que si ve que algo está pasando en su trabajo y no les están pagando bien su salario busquen ayuda porque, comentó, no está bien que le estén robando salario de esa manera. “Vean este caso para que no les suceda lo que nos pasó a nosotros”.

Miguel Fernández, de 47 años, dijo que trabajó en ese negocio bastante tiempo pero que sólo cobró por cuatro años de labor porque su exempleador vendió el negocio y se declaró en bancarrota para no pagarles lo adeudado.

“Ustedes tienen derecho como trabajadores, no tengan miedo de poner una queja por su estatus migratorio, esto no tiene nada que ver porque es un pleito legal sobre robo de salario”, enfatizó Fernández.

La cobertura editorial de La Raza es posible en parte gracias al Chicago Community Trust, la Field Foundation of Illinois y el Lenfest Institute for Journalism/Facebook Journalism Project. Agradecemos su apoyo a nuestro trabajo periodístico.