Piden ayudar a inmigrante mexicano paralizado que fue echado de un hospital

Marco Huerta sufrió un accidente vial y quedó en coma y paralizado. El hospital que lo atendía lo desalojó, se afirma, por no tener seguro médico y ser indocumentado

Marco Huerta, originario de México, fue hospitalizado en estado de coma en un hospital local después de un presunto accidente vehicular saliendo del trabajo. (Cortesía familia Huerta)
Marco Huerta, originario de México, fue hospitalizado en estado de coma en un hospital local después de un presunto accidente vehicular saliendo del trabajo. (Cortesía familia Huerta)
Foto: Cortesía

Hay historias que impactan nuestras vidas, pero al mismo tiempo nos presentan una oportunidad de ayudar a nuestro prójimo.

Marco Huerta, de 31 años de edad, viajaba a diario a su trabajo en una motocicleta. Pero el 12 de mayo ya no regresó a su casa en Glenview, Illinois. Un accidente al salir del trabajo lo dejó internado en el Advocate Lutheran General Hospital en Park Ridge, Illinois.

La familia se dio cuenta de que Marco está en un estado de coma y así permaneció por tres meses y medio.

Jesús Vargas, de la organización Mijos Nfp en Chicago, nos cuenta lo que después le sucedió el pasado 22 de septiembre del año actual a este inmigrante de Torreón, Coahuila (México).

“El hospital lo desalojó cruel e inhumanamente por el solo hecho de no tener un estatus migratorio, ser indocumentado y no tener tarjeta médica que cubriera sus gastos médicos y la atención médica que necesita por estar en estado cuadripléjico,” afirmó Vargas.

Los lectores recordarán que en años pasados diferentes hospitales han desalojado a otros pacientes indocumentados por no tener recursos que cubran sus gastos. Inclusive algunos hospitales han transportado a pacientes a México.

Los hospitales por su parte han alegado que por sus reglamentos no pueden cubrir los gastos ni asumir toda la responsabilidad por pacientes indocumentados.

Huerta ahora permanece en casa y Vargas indicó que ya abrió los ojos, pero va a requerir constante cuidado médico, en lo que ayudarán la madre de Marco, Martina Días y su hermana Marisol Huerta.

A Marco Huerta le tendrán que administrar suero y alimentos líquidos a través de una sonda, dijo el activista Vargas.

Por todo ello, Vargas y Marisol Huerta piden la valiosa colaboración y ayuda humanitaria de la comunidad hispana en general para poder ayudar a Marco con el equipo médico que va a necesitar.

“Su hermana y su mamá la van a tener que hacer de enfermeras”, precisó Vargas, quien pidió al público que ayude con lo que les dicte su conciencia, aunque sea poco, para no dejar sola a esta familia mexicana.

La ayuda, indicó Vargas, la pueden llevar a la organización Mijos Nfp, en el 6242 W. Grand Avenue, Chicago, Illinois, 60639. El horario es de 10 de la mañana a 5 de la tarde de lunes a viernes. Para cualquier pregunta pueden contactar a Marilú Vargas al teléfono 773-317-5903.

Personas interesadas en ayudar a esta familia inmigrante también pueden contactar a Marisol Huerta, hermana de Marco, al teléfono 773-574-2769.

Jesús Vargas agregó que la persona involucrada en el accidente que sufrió Marco sí se detuvo y el seguro de auto de esa persona pagará algunos de los gastos. “Venía del trabajo y lo atropelló un auto,” finalizó Vargas.