Cuatro empleados hispanos y latinx en Microsoft que encontraron éxito y comunidad en sus carreras

Contenido Patrocinado

“Aprendí que si las generaciones anteriores podían lograr sus sueños, yo también podría hacerlo”, dice  Patricia Ferroni Holmberg.
“Aprendí que si las generaciones anteriores podían lograr sus sueños, yo también podría hacerlo”, dice Patricia Ferroni Holmberg.
Foto: Cortesía

A medida que Microsoft avanza en su camino para atraer a más empleados hispanos y latinx a la empresa, hay algunos ejemplos excelentes de empleados de esta comunidad que ya están teniendo un impacto. Como parte de la celebración del Mes de la Herencia Hispana, aquí compartimos las experiencias de cuatro empleados hispanos y latinx de Microsoft que han tenido carreras exitosas y han logrado encontrar una comunidad donde pueden compartir sus experiencias y sentirse como ellos mismos.

Patricia Ferroni Holmberg: una mentora de mujeres

A la edad de 16 años, el abuelo de Patricia Ferroni Holmberg, Francisco Rodrigues, dejó su casa en Barreiras, Brasil, para buscar mejores oportunidades y se unió a la Armada de Brasil.

“Enfrentó desafíos como un viudo con niños pequeños y tuvo que criarlos solo, pero a pesar de las adversidades, mi abuelo fue resiliente. Enseñó a sus hijos a buscar la mejor versión de sí mismos y mi padre siguió sus pasos para lograr una educación superior y una carrera propia. Aprendí que si las generaciones anteriores a mí podían lograr sus sueños, yo también podría hacerlo”, dice Patricia, quien es gerente sénior de Adquisición de Talentos en Microsoft.

Ella cree que, precisamente, por esa resiliencia de la familia Rodrigues, es que dejó su  casa y se mudó a la ciudad más grande de Brasil para estudiar en una de las mejores universidades.

“Fue un desafío financiero y mi familia tuvo que hacer sacrificios, pero logramos que funcionara para obtener mi título en Psicología. Cuando llegó el momento de solicitar mi primer empleo, tuve que pasar por 12 fases diferentes de entrevistas. De 2,000 candidatos, obtuve el trabajo. Hasta hoy día, me emociona pensar en el momento en que recibí la noticia porque fue muy difícil, pero nunca dejé de creer en eso”, manifiesta.

Varios años después, se mudó a los Estados Unidos con su esposo y comenzó a trabajar con Microsoft como Reclutadora Técnica. Ella quería ayudar a Microsoft a contratar a los mejores, más innovadores y diversos talentos de la industria y  convirtió ese deseo en su misión personal.

“Como inmigrante de Brasil, recuerdo que al principio me sentí insegura por mi acento al hablar inglés. Pero tuve la suerte de contar con el apoyo de mi vicepresidente, líderes y colegas que creyeron en mí, reconocieron mis contribuciones y me animaron. Eso me enseñó lo importante que era seguir confiando en mí”.

Recuerda que cuando se unió a HOLA (Organización Hispana y Latinx de Líderes en Acción, el grupo de recursos de empleado dentro de Microsoft), para conectar  con empleados hispanos y latinx, se sintió como en casa.

“Esto marcó una gran diferencia para mí al romper con el síndrome del impostor y seguir creciendo. Durante los últimos 6 años, he disfrutado de cada oportunidad de ser voluntaria y liderar en esta comunidad. Realmente me ha inspirado a ayudar a otros fuera de Microsoft a alcanzar sus objetivos”.

Como reclutadora, Patricia quería marcar la diferencia para la comunidad hispana y latinx, y por ello creó un video de preparación para la entrevista para ayudar a los candidatos, ayudó a fundar el Fondo de Becas HOLA y contribuyó a varias actividades comunitarias para ayudar a reclutar y retener esta comunidad en Microsoft. También ha dirigido sesiones de tutoría para un grupo de madres brasileñas que buscan reincorporarse a la fuerza laboral. Para ella, afirma, ha sido gratificante ayudar a otros a alcanzar sus sueños. “Lo más valioso que he aprendido de mi abuelo y mi familia es creer en mí y en mis sueños a pesar de las adversidades de la vida. Como escribió mi escritor brasileño favorito, Paulo Coelho, en El alquimista:  ‘Cuando quieres algo, todo el universo conspira para ayudarte a conseguirlo’. Y creo que eso es cierto”, subraya.

Con su pasión por el voluntariado, Ernesto Lara-Matthews (al centro) está logrando un impacto mayor de lo que jamás hubiera imaginado.

Ernesto Lara-Matthews: encontrando un pedacito de México para compartir con otros

A pesar de las dificultades que enfrentó después de llegar a Estados Unidos, Ernesto Lara-Matthews fundó una comunidad hispana y latinx para ayudar a otros a encontrar un sentido de pertenencia.

La vida de Ernesto, gerente principal de ingeniería en Microsoft y fundador del capítulo de HOLA, en Microsoft New England, cambió por completo después de abordar un vuelo a Estados Unidos para comenzar una nueva etapa en su carrera.

“Recuerdo el día en que recibí la oferta para unirme a Microsoft. En 2006, asistí a un evento de reclutamiento en la Ciudad de México, donde había vivido toda mi vida, y participé en un ciclo de entrevistas para un trabajo. Había trabajado en muchas industrias y trabajos diferentes hasta ese momento, pero estaba buscando un nuevo desafío y un trabajo que fuera adecuado para mí. Decidí aceptar la oferta de trabajo y tuve que mudarme a Estados Unidos. A la larga, fue un paso que me cambió la vida y mi carrera”, narra.

Indica que en el aeropuerto le fue muy difícil despedirse de sus padres. “Me iba de México por primera vez por mi cuenta. Me ponía nervioso pensar que mi familia y amigos allí, los lugares que conocía y todo lo demás iban a ser muy diferentes”.

Después de mudarse a Boston, confiesa que lo invadió una sensación generalizada de soledad. “Inmediatamente llamé a mi mamá y le dije: ‘No estoy seguro de si esto es lo correcto para mí’. Todos los que me rodeaban hablaban inglés, y me sentía fuera de lugar porque no era el mejor para hablar inglés como segundo idioma”.

“El primer día que llegué a la oficina de Microsoft fue revelador. Comencé a conocer gente de todo el mundo que también trabajaba en la misma oficina, cada uno con una perspectiva diferente para compartir. Todos fueron muy amables y amistosos. Noté que mis colegas eran pacientes conmigo cuando hablaba inglés y me apoyaron en todos los sentidos”, agrega.

Ernesto enfatiza que ser mexicano es un aspecto clave de su identidad. “Por lo tanto, una parte importante para mí fue vincularme con otros mexicanos y latinos en Boston. Estaba ansioso por encontrar dónde estaban los buenos lugares de comida mexicana, dónde podía escuchar música latina y con quién podía hablar español. Quería tener un pedacito de México conmigo y compartirlo con otros”.

“Algún tiempo después, en 2017, me sentí inspirado a plantar una semilla y ayudar a desarrollar un grupo de empleados latinx e hispanos en el Microsoft New England Research and Development Center (NERD). Quería brindar a otros miembros de la comunidad hispana y latinx un sentido de pertenencia, unirlos con lo que tenemos en común y hacer que otros se sientan incluidos”, asegura tras destacar que le resulta increíble ver cómo el capítulo de HOLA  que él fundó, sigue empoderando a otros. “La bisexualidad es otra parte importante de mi identidad. Al unirme al grupo de recursos de empleado Global LGBTQI+ Employees and Allies at Microsoft (GLEAM), pude encontrar un espacio para sentirme lo suficientemente cómodo para compartir mis propias experiencias vividas y aprender de los miembros. Mi esposo George, a quien conocí en Microsoft, y yo hemos recibido apoyo y aliento de este grupo. Estas experiencias realmente me han ayudado a ser mi yo auténtico en Microsoft”, dice.

Como filipina y puertorriqueña, Nicole Mejias ha luchado con su identidad interseccional y su sentido de pertenencia.

Nicole Mejias: “Mi identidad hispana y asiática me definen por igual

Como filipina y puertorriqueña, Nicole Mejias  ha luchado con su identidad interseccional y su sentido de pertenencia. Hoy, ha recuperado su identidad y se ha inspirado para crear una comunidad hispana y latinx en Microsoft en Atlanta.

Nicole,  gerente sénior de cuentas estratégicas en Microsoft,  tiene muy  buenos recuerdos de su infancia cuando visitó Puerto Rico. Recuerda todas las reuniones familiares en la casa de su bisabuela, haber visitado la poza para nadar cerca de Arecibo, pasar tiempo con la familia bajo las palmeras en Palmas del Mar y hacer kayak en la bahía bioluminiscente en Vieques.

“Cuando era más joven, pasé mucho tiempo conociendo mis raíces hispanas. Mis abuelos puertorriqueños se quedaron en nuestra casa en Nueva Jersey y nos sumergieron en su cultura a través de la comida, la música y las historias. Estas experiencias me ayudaron a aprender sobre mi identidad hispana”, rememora.

Pero no fue hasta que su familia se mudó a Georgia que se conectó más con sus raíces filipinas. En el 2000, la mayor parte de su familia filipina se mudó de Nueva Jersey y Nueva York a Georgia, a lo que ella llama “la migración masiva”.

“Cada fin de semana, mi familia se reunía en la casa de alguien para comer, socializar, jugar o simplemente pasar tiempo juntos, lo que redundó en que  miembros de la familia y ancianos me enseñaran más sobre mi lado filipino. Mi experiencia fortaleció mi identidad como asiática, lo que finalmente me ayudó a sentirme ‘completa’ porque había desarrollado fuertes conexiones con ambos lados de mi identidad cultural”, resalta.

“Pero cuando me fui a la universidad, mi identidad se fragmentó. Noté que el lenguaje corporal o el comportamiento de la gente cambió hacia mí después de que les dije que no hablaba español. A veces, otros me miraban y hacían suposiciones sobre de dónde vengo, pero yo no encajaba con la imagen en sus mentes. Mi experiencia con el comportamiento excluyente de los demás finalmente me llevó a evitar ciertos espacios. Me hizo cuestionarme si era lo suficientemente hispana”, manifiesta.

Después de unirse a Microsoft, mientras asistía a una conferencia, visitó el Pulse Memorial con un colega, Zach, que también tiene una identidad interseccional.

“Durante la visita al sitio, tuvimos una sincera discusión sobre la identidad. Reforzó que mis capas de interseccionalidad significan que no tengo que encajar en una sola identidad; tanto mi identidad hispana como la asiática me definen por igual y han influido en quién soy hoy”, afirma.

Fue entonces cuando comenzó lo que ella llama su “viaje para reconstruir mi identidad”. En el trabajo, quería formar una comunidad abierta y acogedora para ayudar a otros a encontrar su lugar. Creó un capítulo del grupo de recursos de empleado de HOLA en Microsoft Atlanta para darle a los empleados hispanos y latinx  la oportunidad de conectarse con otros y encontrar un sentido de comunidad.

“Ha sido muy emocionante ver a otros empleados y aliados reunirse para darse la bienvenida y apoyarse mutuamente”, comparte. “Hasta el día de hoy, lo más importante que he aprendido es que la única persona que me define soy yo misma. Y eso es suficiente”. Mejias finaliza diciendo que siempre “tengo una imagen de mi familia en el fondo de mi mente. Significan más para mí y estoy agradecida por cada experiencia que me ha ayudado a aprender y adoptar mi identidad interseccional. Estoy realmente orgullosa de ser hispana y asiática”.

El ingeniero de software sénior en Microsoft Pinhas Kevin Cohen cristaliza su idea de un podcast donde sus compañeros narran sus propias historias.

Pinhas Kevin Cohen: acercándose a la comunidad hispana y latinx con un podcast

Después de que la pandemia de COVID-19 interrumpiera las conexiones, el ingeniero de software sénior en Microsoft, Pinhas Kevin Cohen, y dos de sus colegas estaban decididos a mantenerse en contacto entre ellos y con su comunidad hispana y latinx. Ahora, su idea se ha convertido en una nueva serie de podcasts internos invitando a sus compañeros a compartir sus propias historias.

Pinhas vivió  en Caracas, Venezuela, durante casi 17 años. Según cuenta, su familia, amigos y su vida, casi todo lo que sabía, estaba en Venezuela. Pero cuando su familia se mudó al área de Miami, Florida, tuvo que empezar de nuevo. Aunque la familia solía visitar los Estados Unidos de vacaciones,  esta vez fue de forma permanente y él no sabía qué esperar.

“Dejar mi país fue difícil, pero dondequiera que fuera siempre intentaba encontrar una comunidad latinx e hispana de la que formar parte. Cuando asistí a la universidad e hice una pasantía en Microsoft, me sentí solo porque estaba lejos de mi familia y amigos”, admite. “Descubrí que me sentía más cómodo cuando hablaba con otras personas de antecedentes similares o hablaba español con ellos para que pudieran conocerme mejor. Además soy judío y fue importante para mí encontrar apoyo y compartir aprendizajes y tradiciones dentro de la comunidad judía”.

Cuando comenzó a trabajar en  Microsoft a tiempo completo, se  reconectó con viejos conocidos pero también hizo nuevos amigos.

“Mis amigos cercanos y colegas de Microsoft, Maurizio y Andrés, que también son venezolanos, me ayudaron a sentirme como en casa. Conocí gente increíble a través del  grupo de recursos de empleado de HOLA que me apoyaron y me hicieron sentir parte de la comunidad. Finalmente comencé a sentir que tenía una familia aquí”, señala.

Sin embargo, cuando comenzó la pandemia de COVID-19 el año pasado, eso interrumpió la forma en que se mantenía conectado con sus amigos y con la comunidad hispana y latinx en general.

“Maurizio, Andres y yo no queríamos perder el contacto con el grupo de empleados, así que tuvimos la idea de empezar a tener conversaciones informales con nuestros compañeros a través de Microsoft Teams. Cuando nos dimos cuenta de cuánto estábamos aprendiendo de cada una de las conversaciones, decidimos dar otro paso”, recuerda.

Esas conversaciones informales los llevaron a la idea de crear la serie de podcasts “Charlas at the Commons”, el nombre de uno de los lugares de reunión más populares en el campus de Microsoft en Redmond. Hoy, junto con Maurizio y  Andrés, presentan el podcast y entrevistan a empleados de Microsoft de todo el mundo para conocer sus historias. No cabe duda de que las historias de estos cuatro miembros de Microsoft sirven de fuente de inspiración para muchas personas en la comunidad hispana y latinx que buscan forjarse un futuro promisorio.

Para más información, visita https://inculture.microsoft.com/

.