Empleados de tortillería ‘El Milagro’ de Chicago temen ser despedidos por pedir mejores salarios y condiciones laborales

Arise Chicago, que apoya a los trabajadores que han protestado, presentó una queja contra la empresa ante la Junta Nacional de Relaciones Laborales de Estados Unidos

Alfredo Benedetti trabaja en el área de control de calidad de la fábrica de Tortillas ‘El Milagro’ desde hace tres años y medio. (Cortesía Arise Chicago)
Alfredo Benedetti trabaja en el área de control de calidad de la fábrica de Tortillas ‘El Milagro’ desde hace tres años y medio. (Cortesía Arise Chicago)
Foto: Cortesía

Un nutrido grupo de trabajadores de producción de la popular tortillería ‘El Milagro’ buscan respuesta a sus demandas. Ellos le han pedido a la gerencia de la empresa sentarse a dialogar, pero sin éxito.

Los inconformes dijeron en una conferencia de prensa la semana pasada, frente a la fábrica de tortillas ‘El Milagro’ en La Villita, que esa empresa no cumplió con el plazo para reunirse con los empleados.

Durante las manifestaciones del 23 y 30 septiembre, trabajadores exigieron condiciones laborales seguras, mejor pago y fin al acoso sexual que dicen se sufre en su lugar de trabajo. También dijeron que habían tenido que laborar en condiciones de calor extremo y los siete días de la semana.

“Que le bajen a las máquinas, no somos esclavos”

Alma Sánchez, empleada de la fábrica ‘El Milagro’ ubicada en la 31 y la Western, dijo a La Raza haber sufrido de acoso sexual en esa empresa. La acusación también la hizo pública en conferencia de prensa en días pasados. “El acoso sexual existe de muchos años atrás, no es de ahorita. Hay compañeras que han renunciado porque no han podido con el acoso y el problema más grande es que no nos escuchan”.

Sánchez dijo que a la conferencia llegaron sólo unos cuantos de sus compañeros y que los demás no lo hicieron por miedo. “El miedo ha paralizado a muchos de mis compañeros… Las compañeras se quedan calladas porque el miedo las paraliza, exactamente lo que les pasó a mis compañeros, tomaron la decisión de no salir porque dicen que van a ser despedidos”.

Alfredo Benedetti trabaja en el área de control de calidad de la fábrica de Tortillas ‘El Milagro’ desde hace tres años y medio. Dice que cuando se habla de condiciones laborales inseguras es en parte sobre “la maquinaria que es muy vieja y que los espacios son muy reducidos. Por ejemplo, los operadores de las máquinas pueden quemarse con los comales porque los respaldos son muy reducidos, las máquinas fallan constantemente, ellos nos dicen que no se puede meter la mano en movimiento, pero a veces toca porque es la única forma de que la máquina funcione”.

La empresa ‘El Milagro’ no había respondido a una solicitud de comentarios solicitados por La Raza antes del cierre de esta edición.

La lucha de estos trabajadores en su mayoría mexicanos viene siendo apoyada por varios funcionarios electos, clérigos y miembros de la comunidad, quienes asistieron a la conferencia de prensa que se realizó el jueves de la semana pasada frente a la sede de tortillería ‘El Milagro’ de la calle 26 en el barrio de La Villita. 

“Que le bajen a las máquinas, no somos esclavos”, “Milagro, escucha, estamos en la lucha” clamaba uno de los manifestantes durante la conferencia de prensa.

Los organizadores del Centro de Trabajadores de Arise Chicago, que lidera la lucha de estos trabajadores, anunciaron que presentaron una queja ante la Junta Nacional de Relaciones Laborales contra los empleadores de dicha empresa de tortillas.

Laura Garza, directora del Centro de Trabajadores de Arise Chicago, dijo que la empresa ha estado evitando negociar con los empleados que han estado trabajando más de 30 años en ‘El Milagro’, pero los trabajadores no están solos ya que gente de la comunidad y funcionarios electos se están uniendo para apoyarlos. “Los trabajadores le piden a ‘El Milagro’ que sus demandas sean resueltas”.

Garza también dijo que hay una petición en línea en la que más de 2,000 personas de la comunidad han firmado en apoyo a los trabajadores.

Benedetti dijo a La Raza que hasta el momento no se han dado represalias directas pero que sí les han dado dos cartas: “es más, una nos la dieron con el cheque diciendo que sí tenemos derecho a la huelga, cuando nosotros no hemos hablado de huelga, estamos haciendo una protesta, estamos haciendo un paro para que nos escuchen, para que se sienten con nosotros a negociar, ellos no han querido, lo que hicieron fue solamente decirnos que si seguimos así, ellos nos pueden reemplazar”.

“Todas esas cosas hacen que la gente se intimide. Mucha de la gente que estaba apoyando el movimiento se ha hecho a un lado porque les da miedo. Es entendible, nosotros no los hemos rechazado, no los hemos juzgado porque realmente a todos nos ha dado miedo”, mencionó Benedetti.

Quieren que no les carguen el trabajo

El Milagro’ en vez de sentarse a dialogar con sus trabajadores les ha mandado dos cartas. Una de ellas dice que hay gente de afuera que está viniendo a incitarlos y la segunda carta que saben que los trabajadores están preparando otra huelga y que si se van a una “huelga económica” los pueden reemplazar permanentemente, señaló en parte en conferencia de prensa Jorge Mújica, organizador de campañas estratégicas de Arise Chicago.

Mújica dijo que este tipo de lenguaje es el que usan algunos empleadores para meter miedo e intimidar a los trabajadores. Y enfatizó que “aquí no ha habido huelga, esta es una amenaza que es ilegal y por eso hace dos horas [el jueves 30 de septiembre] metimos la acusación formal con la Junta Nacional de Relaciones Laborales. ‘El Milagro’ no se va a salir con la suya”, remarcó.  

En respuesta de haber participado en su primera manifestación el 23 de septiembre, trabajadores dicen que recibieron cartas junto a su cheque de pago con un lenguaje intimidatorio y amenazante, por lo que entablaron una queja formal contra la fábrica ante la Junta Nacional de Relaciones Laborales de Estados Unidos.  

Martín Salas lleva trabajando 10 años para la tortillería ‘El Milagro’. Dijo que lo que se busca es sentarse con los propietarios de la empresa a negociar como personas civilizadas. “El dueño vino a la planta, le dije que queríamos hablar, me dijo: ‘si me vas a hablar de lo que está pasando no tengo tiempo’… Siempre dice que somos familia, yo prefiero no ser de su familia si no ser un empleado pero que me traten con honestidad y que no me carguen el trabajo”.   

Los trabajadores de producción de la cadena ‘El Milagro’ durante la pandemia covid-19 no dejaron de laborar para mantener a sus familias y abastecer con su producto a Chicago. El año pasado, al menos 85 personas en la instalación contrajeron el covid-19 y cinco murieron, según los trabajadores de la fábrica de tortillas.

A raíz de que ciertos empleados no regresaron por proteger su salud y evitar contagiarse del covid-19, trabajadores se quejan de que los que se quedaron actualmente están sobrecargados de trabajo y laborando en condiciones inseguras e insalubres.

Los trabajadores también han dicho que a los nuevos empleados se les paga más que a los trabajadores que han estado en ‘El Milagro’ durante 15 a 40 años. Los manifestantes piden que la empresa considere el tiempo que el empleado ha laborado en la compañía y las destrezas del trabajador a la hora de establecer el pago por el trabajo realizado.

Entre los funcionarios electos que estuvieron presentes en la conferencia de prensa el 30 de septiembre figuran la comisionada del séptimo distrito del Condado de Cook Alma Anaya, la senadora estatal Celina Villanueva, el concejal del distrito 25 Byron Sigcho López y la representante estatal Theresa Mah, entre otros.

La cobertura editorial de La Raza es posible en parte gracias al apoyo del Chicago Community Trust y del Facebook Sustainability Accelerator/International Center for Journalists.