El nuevo bypass de la CTA comienza a funcionar el viernes

El proyecto se enfrentó a cierta oposición en Lakeview, dado que requirió la demolición de varios edificios a lo largo de Clark Street, Roscoe Street y Wilton Avenue, que algunos críticos consideraron que dañaban el carácter del vecindario

Los usuarios de la Autoridad de Tránsito de Chicago estrenan nuevo paseo elevado de la línea de trenes que les permitirá llegar más rápido a su destino
Los usuarios de la Autoridad de Tránsito de Chicago estrenan nuevo paseo elevado de la línea de trenes que les permitirá llegar más rápido a su destino
Foto: Google Maps

Chicago.- Ese nuevo y elevado puente de tren de la Autoridad de Tránsito de Chicago que ha estado en construcción en Lakeview durante los últimos años se abrió oficialmente el viernes.

El bypass rojo-púrpura, también conocido como el paso elevado de Belmont, transportará trenes de la línea café con destino a la estación Kimball o con destino al noroeste, sobre las vías de la línea roja y púrpura en dirección norte y sur justo al norte de la estación de Belmont.

La nueva configuración elimina la necesidad de que los trenes de la línea café crucen las vías de las líneas roja y púrpura cuando giran hacia el oeste cerca de Sheffield Avenue y Roscoe Street, mientras que las líneas roja y púrpura continúan hacia el norte. La antigua configuración era la culpable de los frecuentes atascos de trenes.

La Autoridad de Tránsito de Chicago (CTA) ha estimado que el proyecto permitirá ocho trenes más de la línea roja por hora durante las horas pico y aumentará las velocidades de los trenes de las líneas roja y púrpura en un 60 por ciento en el área.

El proyecto se enfrentó a cierta oposición en Lakeview, particularmente dado que requirió la demolición de varios edificios a lo largo de Clark Street, Roscoe Street y Wilton Avenue, que algunos críticos consideraron que dañaban el carácter del vecindario.

Ese proyecto requirió que la CTA cerrara temporalmente 15 estaciones en la línea café durante varios meses mientras se expandían con plataformas más grandes y se agregaban ascensores para permitir que los pasajeros discapacitados accedan a las estaciones.

El proyecto de derivación es parte de la primera fase de $ 1.7 mil millones de una modernización planificada de las líneas roja y púrpura, que incluye reconstrucciones completas de cinco estaciones “L” del noroeste y renovaciones de vías, estructuras de soporte, puentes y viaductos entre Lawrence y Byrn Mawr. Todas las estaciones que se reemplazan tienen al menos 90 años de antigüedad.

La publicación de noticias y la cobertura editorial de La Raza en  internet son posibles en parte gracias al Chicago Community Trust. Agradecemos su apoyo a nuestro trabajo informativo en beneficio de la comunidad hispana de Chicago.