Buscan hacer frente a la escasez de maestros sustitutos en Chicago para cubrir las clases

La escasez de maestros sustitutos hace que los directores de las Escuelas Públicas de Chicago se vuelvan creativos para cubrir las clases

Algunos maestros sustitutos dicen que la falta de beneficios y los bajos salarios no es algo sostenible para ellos.
Algunos maestros sustitutos dicen que la falta de beneficios y los bajos salarios no es algo sostenible para ellos.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

Chicago.- Un problema a nivel nacional por el que están batallando escuelas y universidades locales es la falta de suficientes maestros sustitutos para cubrir las clases. Y Chicago no es la excepción.

Por ejemplo, la escuela secundaria Englewood STEM sólo ha podido cubrir el 26% de sus subposiciones solicitadas, según datos de octubre de las Escuelas Públicas de Chicago (CPS).

“Hay niños en gimnasios y auditorios aprendiendo, no están recibiendo la instrucción adecuada que necesitan”, dijo Mike Smith, maestro de STEM de Englewood y miembro del Sindicato de Maestros de Chicago (CTU). “Y cuando piensas en estudiantes con necesidades especiales, ¿qué les está pasando?”, dijo.

Algunas escuelas en el sur y oeste con estudiantes afroamericanos y latinos están luchando con tasas incluso por debajo del 20%, mientras que algunas escuelas, como Blaine en el norte, han cumplido más del 90% de sus solicitudes.

La escuela primaria Corkery del barrio de  La Villita tiene una tasa de cumplimiento del 14%. La directora Carol Devens-Falk está tratando de superar la escasez utilizando su propio personal. “Hemos podido reasignar algunos fondos para pagar a nuestros maestros durante sus períodos de preparación para cubrir algunas de las clases de otros maestros”.

El distrito espera atraer más maestros sustitutos ofreciéndoles una tarifa diaria más alta.

CPS también está reservando $10 millones para pagar a maestros suplentes de cuadros que son aquellos que enseñan en la misma escuela y reciben beneficios.

Algunos maestros sustitutos dicen que la falta de beneficios y los bajos salarios no es algo sostenible para ellos como el caso de Walt Stallings quien aceptó un trabajo como profesor adjunto de escritura en la Universidad DePaul después de renunciar a un trabajo a largo plazo como profesor suplente en Chicago. “Aproveché mucho, fue realmente una experiencia formativa, pero la falta de beneficios, el salario bajo, no fue algo que fuera sostenible para mí”, explicó Stallings.

Stallings dijo que después de impuestos, se llevaba a casa sólo $600 dólares a la semana por aproximadamente 60 horas de trabajo.

A medida que los educadores encuentran soluciones, esperan que la escasez de la subcrisis resulte en mejores salarios y beneficios a largo plazo para los maestros sustitutos, informó ABC7 Chicago.

La publicación de noticias y la cobertura editorial de La Raza en  internet son posibles en parte gracias al Chicago Community Trust. Agradecemos su apoyo a nuestro trabajo informativo en beneficio de la comunidad hispana de Chicago.