Estudiantes de cuatro escuelas de Chicago hacen huelga y exigen ciudadanía para todos los indocumentados

Quieren soluciones permanentes y no alivios temporales. Pidieron al senador federal Dick Durbin que luche por un camino a la ciudadanía y que se hagan ajustes a la propuesta de ley ‘Build Back Better’

Estudiantes de cuatro escuelas de CPS abogan por un camino a la ciudadanía para los inmigrantes indocumentados. (Belhú Sanabria / La Raza)
Estudiantes de cuatro escuelas de CPS abogan por un camino a la ciudadanía para los inmigrantes indocumentados. (Belhú Sanabria / La Raza)
Foto: Impremedia

Un nutrido grupo de estudiantes de cuatro planteles de las Escuelas Públicas de Chicago (CPS) salieron del salón de clase el pasado miércoles 15 de diciembre para participar en una huelga estudiantil y manifestación en un parque local. Su mensaje contundente fue pedir un camino a la ciudadanía para todos los indocumentados. 

Estos estudiantes de CPS salieron de sus aulas durante el horario de clases para abogar por un camino a la ciudadanía para los más de 11 millones de indocumentados que viven en el país en las sombras.

Líderes juveniles inmigrantes de Chicago junto con los estudiantes de CPS pidieron al senador federal por Illinois Dick Durbin que luche por un camino a la ciudadanía en la iniciativa de ley ‘Build Back Better’ (BBB) aprobada en la Cámara de Representantes el pasado 19 de noviembre y que aún es discutida en el Senado.

La Cámara Baja aprobó la propuesta de ley ‘Build Back Better’ (BBB) ​​como una medida temporal y sin un camino hacia la ciudadanía. En el Senado, el senador Durbin como figura clave de la mayoría demócrata en el Senado “tiene el poder y la responsabilidad de tomar todas las medidas para crear las condiciones más favorables para un camino hacia la ciudadanía en la conciliación presupuestaria”, indicaron organizadores de HANA Center.  

El proyecto de ley ‘Build Back Better’ (Reconstruir Mejor) contempla diversas ayudas sociales para las familias, entre ellas acceso al cuidado infantil y prekínder universal, licencia familiar remunerada, infraestructura verde, ampliación de la atención médica y vivienda asequible, pero en cuestión de inmigración no considera un camino a la ciudadanía para los indocumentados. Hasta ahora el plan se enfoca en un perdón a la deportación, o ‘parole’, autorización de empleo y posiblemente permisos de viaje al extranjero y licencias de conducir.

Defensores de los derechos de los inmigrantes quieren un ajuste en el plan BBB que permita integrar un camino a la ciudadanía para indocumentados porque hasta el momento sólo contempla una protección temporal a la deportación de hasta 10 años y autorización de empleo provisional.

No quieren alivios temporales

El punto de encuentro de este grupo juvenil de estudiantes fue el Horner Park en el barrio de Albany Park, el pasado miércoles.

Algunos estudiantes de cuatro escuelas secundarias locales tales como Lane Tech College Prep, Theodore Roosevelt, Amundsen y Northside College Prep participaron en la huelga y manifestación pro ciudadanía para todos los inmigrantes indocumentados.

Los jóvenes que abogan por los inmigrantes dicen que lo que se busca son soluciones permanentes, no temporales, y que el senador Durbin debe usar su liderazgo para luchar por un camino a la ciudadanía.

“El proyecto [BBB] no tiene camino a la ciudadanía, sólo ‘parole in place’. Pero eso es una solución muy temporal, es sólo cinco años de permiso de trabajar y cinco años de protección de deportación y se puede renovar sólo una vez. Todo en total es 10 años y las familias inmigrantes no luchan para una solución temporal, necesitamos una solución permanente y una solución permanente es un camino a la ciudadanía para todos”, dijo Youngwoon Han, organizador comunitario del grupo HANA Center.

Los estudiantes caminaron desde sus escuelas hasta ese parque de Albany Park portando carteles que decían ‘Ciudadanía para todos’, ‘No a las deportaciones y separación de familias’ y conforme llegaban al lugar coreaban en grupo ´El pueblo unido jamás será vencido´ y ´Sí se puede´. No faltaron los aplausos y el tocar de las bocinas de los coches que pasaban por la zona en señal de apoyo a los jóvenes manifestantes.

Voces jóvenes y solidarias

Hasta el parque Horner Park llegó Ariana Aguilar, de 16 años. Ella estudia en la escuela secundaria Theodore Roosevelt de Albany Park. Aguilar es nacida en Chicago y dijo que lo que la motivó a participar en la huelga y manifestación fue abogar por sus padres y familiares, que en su mayoría son indocumentados. “Muchos estudiantes quisieron participar en la huelga y en la manifestación porque mi escuela tiene gente de color, específicamente hispanos. Hay muchas personas que pueden conectar conmigo y con la situación de inmigración”.

Aguilar dijo a La Raza que la propuesta BBB tiene que ser arreglada para que dé un camino a la ciudadanía a todos los indocumentados.  

Jennifer Díaz Camargo, de 17 años, asiste a la escuela secundaria Amundsen en el vecindario de Ravenswood. Ella alzó también la voz diciendo que los indocumentados no pueden seguir viviendo con miedo a la deportación.

“El 19 de noviembre la Cámara Baja aprobó la ley de una mejor reconstrucción y eso no incluye un camino hacia la ciudadanía para todos los 11 millones de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos… Lo que queremos es un camino a la ciudadanía, no queremos libertad condicional, no podemos seguir viviendo con el miedo de que nos quiten a nuestros seres queridos. Nuestros seres queridos no pueden seguir viviendo con miedo a la deportación, nuestras familias merecen permanecer juntas”, señaló Díaz.

Minerva García dice que creció con tanto miedo que cuando notaba que su madre había tardado un poco más de tiempo en la tienda, temía que ICE había hecho una redada y se la había llevado lejos de ella y de sus hermanas. Minerva es hija de padres indocumentados.

García, originaria de Chicago, es estudiante de la escuela secundaria Northside College Prep. Dijo que recuerda cómo se sintió cuando en 2016 Donald Trump ganó las elecciones. “Estaba buscando qué decir cuando ICE llegara a la puerta, imprimí infografía y guardé cada publicación que veía que quizás nos podría ayudar. Era claro que era mi responsabilidad enseñarles a mis padres sus derechos”.

Ahora Minerva a sus 17 años continúa luchando para sacar de las sombras a sus padres y al resto de los inmigrantes indocumentados y cree que se necesita una reforma justa y una ruta a la ciudadanía ahora.

El evento involucró el liderazgo juvenil de ICIRR, HANA Center y Asian Americans Advancing Justice.

La cobertura editorial de La Raza es posible en parte gracias al apoyo del Chicago Community Trust.