Defensores de salud mental no quieren policías armados en el programa piloto CARE de Chicago

Concejales, organizadores comunitarios y terapistas presionan al Ayuntamiento de Chicago para establecer un modelo de respuesta no letal para emergencias de salud mental

Los profesionales de la salud mental, concejales, residentes de la ciudad y organizadores comunitarios locales abogan para que la policía de Chicago no participe en la atención de emergencias de salud mental.

Los profesionales de la salud mental, concejales, residentes de la ciudad y organizadores comunitarios locales abogan para que la policía de Chicago no participe en la atención de emergencias de salud mental.

Padecimientos de salud mental han impactado con fuerza a las minorías por muchos años, pero esa crisis se ha acrecentado aún más durante la pandemia de covid-19, en la que las comunidades de color han sido duramente impactadas por el virus física y emocionalmente.

Defensores de los derechos de la salud mental, terapistas, residentes de la comunidad, organizadores locales y funcionarios electos han alzado la voz para rechazar la inclusión de policías armados en el programa piloto CARE de la alcaldesa de Chicago Lori Lightfoot y presionan por un modelo de respuesta no letal para emergencias de salud mental.

Los equipos de Respuesta y Compromiso de Asistencia en Crisis (CARE, por sus siglas en inglés), compuestos por oficiales de policía capacitados en intervención en crisis, un profesional de salud mental y un paramédico, han respondido 134 llamadas separadas de crisis de salud mental, según nuevos datos de la ciudad.

Esas llamadas resultaron en cero arrestos y cero uso de la fuerza, según la comisionada del Departamento de Salud Pública de Chicago, la doctora Allison Arwady. “Este es un programa que nos entusiasma mucho… Ha sido una gran oportunidad de aprendizaje, una buena oportunidad para que trabajemos en nuestros departamentos y agencias absolutamente con el objetivo de mejorar la respuesta de salud mental y la respuesta a la crisis en nuestra ciudad. … Creo que hemos tenido un comienzo muy, muy fuerte”, dijo en parte Arwady durante una audiencia ante el Comité de Salud y Relaciones Humanas de la ciudad.  

Según los profesionales de la salud que se oponen a la inclusión policial en el programa CARE, Chicago necesita infraestructura pública centrada en la atención para abordar la crisis de salud mental pública.

El grupo Collaborative for Community Wellness llevó a cabo en días recientes una conferencia de prensa virtual antes de la audiencia del Comité de Salud y Relaciones Humanas del Ayuntamiento de Chicago. Los inconformes rechazan la inclusión de policías armados en el programa piloto CARE.

“Todo el proceso de planificación para el programa piloto CARE se realizó sin el aporte de la comunidad… Los habitantes de Chicago merecen el derecho a una respuesta de crisis no policial. En cambio, el programa CARE es un programa de respuesta armada con respuesta policial integrada y continúa criminalizando y poniendo en peligro la vida de las personas en crisis”, señaló el doctor Arturo Carrillo, coordinador de Collaborative for Community Wellness.

Por su parte, Latesha Newson, presidenta del Subcomité de Diversidad, Equidad e Inclusión (DEIC) de NASW-IL y miembro de la junta directiva de NASW (Asociación Nacional de Trabajadores Sociales), indicó entre otras cosas que “uno de los conceptos erróneos más grandes es que los médicos de salud mental temen hacer un trabajo de intervención en crisis; sin embargo, los médicos de salud mental, incluidos los trabajadores sociales, las enfermeras psiquiátricas y los terapeutas, se han comprometido y capacitado minuciosamente en sus profesiones para abordar tales necesidades…”.

Collaborative for Community Wellness es una coalición que agrupa a profesionales de la salud mental, organizaciones comunitarias y residentes de la comunidad para abordar la falta de acceso a la salud mental en las comunidades de minorías.

‘No necesitan una patrulla de seguridad’

El concejal del Distrito 35, Carlos Ramírez Rosa, dijo en conferencia de prensa que ya se tiene la ordenanza ‘Tratamiento, no trauma’ y considero que es tiempo de que la ciudad de Chicago invierta en este programa de salud mental. “Hemos visto en este momento gente que está en una crisis de salud mental, ellos no necesitan una policía, ellos no necesitan una patrulla de seguridad. Lo que ellos necesitan es un apoyo de salud mental, necesitan un profesional de salud mental, hemos visto cómo nuestros jóvenes han sufrido por no tener el apoyo de salud mental. Entonces ya sabemos cuál es la solución”.

“Queremos una alternativa de respuesta en crisis de salud mental que no incluya policía, que sea específica con las intervenciones que son necesarias con trabajadores sociales, con trabajadores de apoyo, con paramédicos y con gente que en realidad pueda ayudar y no criminalizar”, destacó la concejala del Distrito 33 Rossana Rodríguez.

Sin embargo, el programa piloto que la ciudad tiene “es bien pequeño para una ciudad tan grande como Chicago, es inadecuado… Así que vamos a crear un programa nuevo que utilice las intervenciones correctas”, añadió Rodríguez.

La ciudad también ha planeado lanzar equipos de respuesta alternativos, que incluyan un profesional de salud mental y un paramédico del Departamento de Bomberos de Chicago pero no oficiales de policía, pero ese proceso se retrasó debido al aumento en los casos de covid-19 a fines del año pasado causado por la variante ómicron, dijo Arwady.

La cobertura editorial de La Raza es posible en parte gracias al apoyo del Chicago Community Trust.

En esta nota

policía de Chicago Reportajes Chicago

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain