Banderas del Paseo Boricua en Humboldt Park podrían ser designadas monumentos históricos

De ser aprobada la designación por el Concilio Municipal de Chicago, las banderas boricuas se convertirían en el segundo monumento histórico de los hispanos luego de que el Arco de La Villita recibió ese estatus en enero pasado

Una de las banderas boricuas monumentales en Humboldt Park. (Belhú Sanabria / La Raza)

Una de las banderas boricuas monumentales en Humboldt Park. (Belhú Sanabria / La Raza)

Si hay algo que llena de orgullo a los puertorriqueños es su bandera. “Qué bonita bandera, qué bonita bandera, qué bonita bandera es la bandera puertorriqueña” reza el coro de una de las canciones que es infaltable en conciertos, desfiles y en cuanto evento haga presencia la comunidad boricua.

Y ese mismo orgullo trasciende hasta el barrio de Humboldt Park, corazón de la comunidad puertorriqueña en Chicago. Allí están enclavadas dos banderas en la calle Division entre las avenidas Western y California que son la puerta de entrada al Paseo Boricua.   

Estas banderas puertorriqueñas de Humboldt Park, hechas de acero y erigidas el 6 de junio de 1995, podrían convertirse pronto en monumento histórico de Chicago luego de que una Comisión de Monumentos de Chicago avalara la designación el pasado 7 de abril.  

La designación de las banderas puertorriqueñas como monumento histórico todavía tiene que ser revisada por el Departamento de Planificación de la ciudad y el Comité de Zonificación del Ayuntamiento y luego someterse a votación por el pleno del Concilio Municipal de Chicago para su aprobación y asignación de estatus de hito.

De ser aprobada la designación por el Concilio Municipal de Chicago, las banderas boricuas se convertirían en el segundo monumento histórico de los hispanos, ya que el Arco de La Villita recibió el estatus de hito en enero pasado.

“Ahora tendremos dos comunidades hispanas aquí en Chicago que van a ser destino para mucha gente que le interese verdaderamente las ciudades y la diversidad en las ciudades”, dijo el historiador José López, director ejecutivo del Centro Cultural Puertorriqueño de Humboldt Park.

Las banderas del Paseo Boricua fueron diseñadas por la firma de arquitectura local DeStefano & Partners e instaladas el 6 de junio de 1995, cuando Billy Ocasio era concejal del Distrito 26.

“Mi antecesor, Billy Ocasio, bajo su liderazgo y el liderazgo del centro cultural puertorriqueño fue que esta visión y este sueño se hizo una realidad”, dijo el actual concejal del Distrito 26, Roberto Maldonado.

López fue uno de los líderes locales que presionó para que se instalaran las banderas boricuas.

Cada bandera pesa 50 toneladas y mide alrededor de cincuenta y nueve pies de altura (18 metros) y fue hecha de acero en reconocimiento a los puertorriqueños que vinieron a Chicago a trabajar en las industrias del acero y la soldadura.

“Esas banderas fueron hechas de acero porque entre los primeros boricuas que llegan a Chicago [unos] vienen a trabajar en la industria del acero, otro grupo de puertorriqueños vino a trabajar en la industria de soldadura, así que no solamente recoge el emblema del pueblo puertorriqueño, recoge también la historia de los puertorriqueños en esta ciudad y su participación en la industria y en el desarrollo de esta ciudad”, explicó López en entrevista con La Raza.

De designarse como monumento histórico, las banderas puertorriqueñas estarán protegidas y recibirán un adecuado mantenimiento por parte de la ciudad.

Al convertirse en monumento de la ciudad, el Departamento de Transportación tiene que comprometerse con el mantenimiento de esas banderas, dijo López. “Se usa una pintura especial y es bastante cara y la ciudad ha estado un poco aprehensiva en términos de gastar dinero en el mantenimiento. Esto ahora asegura mantener esas banderas que fueron hechas en términos de planificación y de diseño para estar allí por 500 años”.

El concejal Maldonado, cuya jurisdicción abarca el Paseo Boricua donde se alzan las dos banderas, dijo a La Raza que lo que lo motivó a iniciar el proceso y pedirle a la Comisión de Monumentos de Chicago que trabajara en el proceso para poder designar las banderas como monumento de la ciudad fue la designación del Arco de La Villita.

“Lo que me motivó realmente a impulsar la medida fue lo que ocurrió con el Arco de La Villita, cuando vi eso en la televisión dije ‘voy a trabajar arduamente para impulsar lo mismo para las banderas puertorriqueñas en la calle Division’ y realmente fue muy bien recibida la idea de impulsar este proyecto por los miembros del personal de la Comisión de Monumentos de Chicago”, dijo el concejal Maldonado.

El plan de Maldonado es develar la oficialidad de esta designación cuando la comunidad boricua celebre el festival de Bandera a Bandera en la calle Division, que coincide con el Día del Trabajo o ‘Labor Day’ en Estados Unidos, el primer lunes de septiembre.

Las banderas puertorriqueñas de acero en el Paseo Boricua de Humboldt Park. (Belhú Sanabria / La Raza) Crédito: Impremedia

A la espera de la votación del Concilio Municipal

El concejal Maldonado dijo que se proyecta que el Concilio Municipal vote en julio próximo. “Sería la última reunión del concilio que vamos a tener antes de que nos vayamos en receso en el mes de agosto, que en julio sea el voto final por el concilio de la ciudad de manera que, a finales de agosto o principios de septiembre, cuando se celebre el fin de semana de ‘Labor Day’, podemos anunciar y develar está designación”.

El mantenimiento de las banderas es costoso, el repintarlas implica un presupuesto de al menos $40,000, pero con la designación de monumento dicha comisión se encargaría de su cuidado y preservación.

Maldonado dijo a La Raza que este año le dieron luz verde para utilizar parte del presupuesto que se otorga a los concejales para proyectos de infraestructura en el distrito para poder repintar las banderas: “el costo es como de $40,000, yo estoy poniendo 20,000 o más de mi presupuesto y el museo puertorriqueño estará dando la diferencia”.

Otro motivo de orgullo para los boricuas de Chicago es que pronto podrían tener un distrito cultural designado por el estado bajo el nombre “Puerto Rico Town”.

“El gobernador de Illinois JB Pritzker firmó una ley por lo que ahora estamos en el tramité de transformar el área en la calle Division entre la Western y la Pulaski, que es un corredor de casi dos millas de largo. Le vamos a dar el nombre de ‘Puerto Rico Town’, oficialmente sería el primer grupo étnico que lograría tener un área diseñada como un ‘town’ oficial, esperamos que sea para fines de este año. ‘Chinatown’ y ‘Greek town’ han sido confirmados como lugares de destino reconocidos por el estado.”, destacó López.

La cobertura editorial de La Raza es posible en parte gracias al apoyo del Chicago Community Trust.

En esta nota

Humboldt Park Paseo Boricua Reportajes Chicago

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain