Eliminar designación de ‘santuario’ golpearía a toda la comunidad inmigrante de Chicago: activistas

Dos concejales proponen que los votantes decidan si la ciudad debe mantener un estatus que ha protegido por décadas a los indocumentados

La lucha pro inmigrante en Chicago lleva décadas. En la foto, manifestantes se expresan durante las notables marchas de 2006.

La lucha pro inmigrante en Chicago lleva décadas. En la foto, manifestantes se expresan durante las notables marchas de 2006.  Crédito: Getty Images

La ciudad de Chicago ha mantenido su designación de ‘ciudad santuario’ para proteger a los inmigrantes indocumentados desde hace más de tres décadas, pero ahora hay una propuesta que busca eliminarla.

El concejal del Distrito 41, Anthony Napolitano, y el concejal del Distrito 9, Anthony Beale, patrocinan una resolución para incluir un referéndum en la boleta electoral de las primarias de marzo de 2024 en la que se pregunte a los votantes si Chicago debe seguir siendo una ‘ciudad santuario’.

El plan de ambos concejales surge, en parte, por el alto costo para la ciudad que genera el presente flujo de solicitantes de asilo a Chicago en un contexto de recursos insuficientes.

La ciudad firmó recientemente un contrato de $29 millones para establecer campamentos de tiendas de campaña para albergar a los solicitantes de asilo recién llegados. Desde agosto de 2022 y hasta el miércoles, Chicago ha acogido a más de 18,000 inmigrantes recién llegados, según funcionarios de la ciudad.

Estas propuestas surgen al tiempo en que la firma M3 Strategies halló que 46% de los participantes en una encuesta en Chicago prefieren el fin a la designación de santuario por temor a que los recursos de sus comunidades se redireccionen para apoyar a la crisis migratoria. El 39% de los encuestados dijo que Chicago debe seguir siendo una ‘ciudad santuario’ y 14% que no estaba seguro.

Historia de una norma protectora

La ordenanza ‘Welcoming City’ (‘Ciudad de Bienvenida’) tiene antecedentes que limitaron la información y colaboración que agencias y funcionarios de la ciudad podían ofrecer a las autoridades de Inmigración y condicionaron esas acciones a que estuvieran en el contexto de un proceso legal o una orden judicial.

El 7 de marzo de 1985, el alcalde de Chicago Harold Washington firmó la orden ejecutiva 85-1 que señalaba que “ningún empleado o agencia de la ciudad puede pedir información o investigar o colaborar en una investigación sobre la ciudadanía o estatus de residencia de ninguna persona a menos que ese indagatorio o investigación sea requerida por estatuto, ordenanza, regulación federal o decisión de una corte” y señalaba que “ningún empleado o agencia de la ciudad diseminará información sobre ciudadanía o estatus de residencia de ninguna persona a menos que se le requiera en un proceso legal”.

Esa orden también señalaba que “ningún empleado o agencia condicionará beneficios, oportunidades o servicios de la Ciudad de Chicago a la ciudadanía o el estatus de residencia, salvo que se le requiera hacerlo por ley, ordenanza, regulación federal o decisión de una corte”.

Después, el 25 de abril de 1989, el alcalde Richard M. Daley emitió la orden ejecutiva 89-6 que ratificaba los términos de la orden 85-1 de Washington. Luego, en 2006, el Concilio Municipal de Chicago convirtió esa orden ejecutiva en una ordenanza de ley que prohíbe que la Policía de Chicago pregunte sobre el estatus migratorio de las personas y no les permite –salvo en algunas instancias– cooperar con los agentes de Inmigración y Aduanas (ICE). El 27 de enero de 2021, esta ordenanza fue enmendada, eliminando todas sus excepciones. La enmienda a la ordenanza fue presentada por la alcaldesa Lori Lightfoot y copatrocinada por el concejal del Distrito 35, Carlos Ramírez Rosa.

La ordenanza ‘Welcoming City’ de 2006 ha tenido varias enmiendas con el propósito de mejorarla en los últimos años, indicó el concejal del Distrito 35, Carlos Ramírez Rosa, en una entrevista pasada a La Raza. “Con esta enmienda aprobada vamos a tener la política perfecta para proteger a nuestra comunidad inmigrante aquí en la ciudad de Chicago”.

La lucha de Chicago por ser una ‘ciudad santuario’ y de bienvenida a los inmigrantes es, así, de larga data, por lo que a líderes locales y a la comunidad inmigrante les preocupa que la iniciativa de los concejales Napolitano y Beale avance.

Ordenanza brinda seguridad a las familias inmigrantes

El concejal del Distrito 25, Byron Sigcho López, dijo a La Raza que ya son 40 años desde que Chicago es una ‘ciudad santuario’. “Fue a través del exalcalde Harold Washington y Rudy Lozano, en esa coalición que se formó y se peleó duramente para que Chicago sea una ‘ciudad santuario’…”.

Sigcho López recordó que Chicago, como ‘ciudad santuario’, da la bienvenida a todas las personas, ya sea que busquen un futuro mejor para sus familias o estén escapando de la violencia en sus países.

En cuanto al plan de Napolitano y Beale, Sigcho López no cree que prospere. “Veo con mucha dificultad que ellos puedan presentar un proyecto que en la ciudad de Chicago tenga apoyo para aumentar las deportaciones, para crear y básicamente desmantelar leyes que han protegido al inmigrante, a las comunidades como las nuestras por ya cuatro décadas”.

La activista pro inmigrante de Chicago Elvira Arellano dijo a La Raza que de aprobarse dicha propuesta se daría un retroceso en la lucha que han tenido por muchos años: “principalmente las familias que somos indocumentadas o las familias mixtas que hemos padecido el racismo, el clasismo, la xenofobia y la discriminación a nuestras familias por ser indocumentadas”.

Arellano hizo hincapié en que de aprobarse el plan de Napolitano y Beale la medida no afectaría a los refugiados provenientes de cualquier país “porque básicamente el país, el estado, les está dando la bienvenida, no importa a la ciudad que vayan, ellos ya tienen un permiso, aquí los afectados serían las personas indocumentadas, los que no tienen ninguna protección”.

“Para mí es muy preocupante lo que pueda pasar si se quita esta ordenanza, que básicamente les da una seguridad a nuestras familias para estar principalmente aquí en el estado de Illinois, aquí en la ciudad de Chicago, que siempre hemos estado luchando por la igualdad para todos los inmigrantes”, puntualizó Arellano.

Los partidarios de la propuesta de los dos concejales dicen que ciudades demócratas como Chicago, Nueva York y Washington DC atraviesan una crisis migratoria por denominarse santuario, razón por la cual el gobernador republicando de Texas, Greg Abbott, está enviando autobuses a esas ciudades.

La oficina de Beale remitió a un artículo, publicado por él en el periódico Chicago Sun-Times, en el que el concejal explica su propuesta de ordenanza para regular la atención a migrantes y mantener la no cooperación con ICE, pero que no aborda el tema de la propuesta de poner a votación la designación de santuario.

La Raza se contactó con el concejal Napolitano pero no obtuvo respuesta.

La cobertura editorial de La Raza es posible en parte gracias al apoyo del Chicago Community Trust.

En esta nota

ciudad de Chicago Ciudad Santuario Reportajes Chicago

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain