Aplazan votación

Polémico plan de financiamiento privado de obras de infraestructura
Sigue a La Raza en Facebook

El Concilio Municipal de Chicago decidió posponer el voto de una controversial propuesta que permitiría que corporaciones privadas crearan un fondo de $1.7 mil millones para reconstruir la infraestructura de Chicago.

El alcalde de Chicago Rahm Emanuel propuso una ordenanza para aprobar un ‘Infrastructure Trust’ (fondo de infraestructura) y crear así una entidad sin fines de lucro, con una junta directiva, que manejaría el financiamiento privado de proyectos de infraestructura pública de la ciudad.

Sin embargo, la propuesta ha enfrentado numerosos cuestionamientos sobre qué proyectos se financiarán, falta de vigilancia y transparencia y sobre cómo serán afectados los ciudadanos a largo plazo.

El Concejal Brendan Reilly (D-42) indicó que el alcalde se reunió con ellos y acordaron dar más tiempo para estudiar la propuesta.

Durante la reunión del Concilio Municipal del 18 de abril, los concejales votaron a favor de aplazar por al menos seis días la votación de la ordenanza, para que ésta pueda ser mejor analizada. Sin embargo, se convocó a una reunión especial para votarla el próximo martes 24 de abril.

El Comité de Finanzas aprobó la medida el lunes 16 de abril con 11 votos a favor y 7 en contra, pero se esperaba que ésta enfrentara un panorama difícil en el pleno del Concilio Municipal.

Durante varios días diversas organizaciones comunitarias agrupadas en la coalición Grassroots Collaborative han pedido a los concejales aclarar todas las dudas con respecto a dicho fondo de infraestructura.

Stephanie Farmer, profesora de sociología de la Universidad Roosevelt, dijo que “preocupa que la infraestructura que se va a construir será únicamente la que genere ganancias para los inversionistas”.

Amisha Patel, directora de la coalición Grassroots Collaborative, expresó que “se necesita más tiempo, audiencias públicas y un diálogo público crítico para discutir a quién se le estan dando las riendas para manejar éste y todos los proyectos de innovación en la ciudad”.

La coalición Grassroots Collaborative alertó que, de ser aprobado, el proyecto dejaría a los ciudadanos en vulnerabilidad, ya que probablemente tengan que asumir alzas en tarifas y que las comunidades de color y las de bajos recursos serían las más afectadas.

“No hay lineamientos sobre cómo se seleccionarán los proyectos ni cómo se asegurará inversión igualitaria en las comunidades más deterioradas”, indicaron.

La ordenanza del ‘Infrastructure Trust’ fue presentada en el Concilio Municipal en marzo por el alcalde. Identifica cinco compañías inversoras que contribuirían cada una con $1,000 millones: Citibank, Citi Infrastructure Investors, Macquarie Infrastructure and Real Assets, J.P. Morgan Asset Management Infrastructure Investment Group y Ullico.

Bajo la ordenanza, el fondo propondría proyectos y el Concilio Municipal les daría su visto bueno. El vicepresidente de la compañía Boeing, James Bell, presidiría la junta directiva de la entidad.

Ante la polémica surgida, el pasado viernes el alcalde introdujo un texto substituto a la ordenanza, con cambios como que un concejal formará parte de la junta directiva y que cualquier transacción que pretenda usar fondos, ingresos, bienes o propiedades de la ciudad requerirá la aprobación del Concilio Municipal.

Otro cambio introducido es que ahora sí se obligará a la junta a cumplir con las leyes de reuniones abiertas (Open Meetings Act) y de libertad de información (Freedom of Information Act) y a hacer públicas las actas de las reuniones.