Protestan por demolición sorpresa de “La Casita” en la escuela Whittier

Padres hispanos protestan por demolición el sábado del anexo de escuela pública Whittier, en Pilsen.
Protestan por demolición sorpresa de “La Casita” en la escuela Whittier
Foto: Fabiola Pomareda / La Raza

Chicago.- Un colectivo de padres hispanos se manifestó en protesta por la demolición del anexo de la escuela pública Whittier del barrio Pilsen de Chicago, que durante tres años trataron de convertir en una biblioteca.

“Este es un acto criminal y violento contra esta comunidad. La policía detuvo a tres de nosotros sin ningún motivo”, dijo a periodistas Carolina Gaete, integrante del grupo de padres que defendía el anexo que ellos denominan “La casita”.

Las Escuelas Públicas de Chicago (CPS) habían ordenado la demolición del edificio, que pertenece a la escuela primaria Whittier con 400 alumnos, en su mayoría de origen mexicano, por problemas estructurales que amenazarían la seguridad de los alumnos.

En cambio, los padres afirmaban que podían reconstruir ese predio y convertirlo en biblioteca y centro de educación para adultos, atendiendo las medidas de seguridad exigidas por las autoridades.

Incluso en sus protestas llegaron a ocupar el anexo durante 40 días en 2010, hasta lograr que la Junta de Educación postergara la demolición en busca de otra solución.

“CPS nos miente, son unos mentirosos que no cumplieron con sus promesas y nos han traicionado”, declaró por su parte Chris Gevanis, que se identificó como miembro de la comunidad.

La vocera de prensa de CPS, Becky Carroll, informó en un comunicado que las tareas comenzaron por la remoción del amianto del edificio y luego continuarán con su demolición.

“Es prioridad del Distrito asegurar que nuestros estudiantes tengan acceso a un ambiente educativo seguro. La casita fue declarada insegura y en los últimos tres años el estado de deterioro llegó al punto de que el techo comenzó a ceder”, agregó.

Las tareas de demolición eran vigiladas por un cordón policial desplegado para mantener alejados a los padres.

Según lo informado, en los planes de la escuela figura ubicar la biblioteca reclamada por los padres en un salón del edificio central y utilizar el espacio del anexo para un parque de juegos con piso artificial, además de dos canchas de baloncesto.