Cupich trae aires de renovación a la Iglesia católica de Chicago

En su misa de instalación canónica, el arzobispo Blase Cupich reafirmó su apoyo a la reforma migratoria, dijo que trabajará por la justicia social y destacó el papel de la religión en la vida de los jóvenes
Cupich trae aires de renovación a la Iglesia católica de Chicago
El arzobispo Blase Cupich fue nombrado por el papa Francisco para suceder al cardenal Francis George y tomar la batuta de la Arquidiócesis de Chicago, es la tercera mayor diócesis del país.
Foto: Belhú Sanabria / La Raza

Chicago.- Una lluvia de aplausos y alegría desbordante se dejaron ver en el rostro de feligreses y líderes religiosos que se congregaron en la Catedral del Santo Nombre en el centro de Chicago para participar de la toma de posesión de Blase Cupich como el noveno arzobispo de Chicago en una misa de instalación canónica, el martes 18 de noviembre.

La imponente Catedral lucía impecable y acompañaba la misa un coro cuyo talento engalanaba aún más esta celebración histórica.

Obispos, sacerdotes, líderes cívicos, feligreses de pastorales católicas se dieron cita a la solemne misa que tuvo lugar en una Catedral con capacidad para 1,100 personas.

Esta celebración fue una de los cuatro servicios para marcar la toma de posesión del nuevo líder de la Iglesia católica en Chicago.

Cupich fue nombrado por el papa Francisco para suceder al cardenal Francis George y tomar la batuta de la Arquidiócesis de Chicago, que es la tercera mayor diócesis del país y la cual sirve a más de 2.2 millones de católicos. El 44% de la feligresía es hispana.

El arzobispo Blase Cupich saludó a los asistentes a la misa en distintos idiomas, entre ellos el español.

Cupich al recibir el báculo (bastón) de manos del cardenal Francis George fue consagrado como el nuevo líder católico de Chicago.

Durante su mensaje Cupich habló sobre el escándalo de abusos sexuales en la Iglesia católica, sobre el apoyo a una reforma migratoria y destacó el papel de la religión en la vida de los jóvenes y su deseo de que regresen a la fe.

Cupich posee un buen sentido del humor y lo puso de manifiesto ya que se escucharon risas de más de uno de los participantes a la celebración.

Entre otras cosas y ya en tono más serio Cupich dijo: “Cristo desafió a la gente a dejar su zona de confort y tratar de hacer la diferencia”.

La feligresía y los líderes religiosos coinciden en que algunos de los principales retos de Cupich será el continuar la investigación de los casos de sacerdotes acusados de abuso sexual y la cuestión del cierre o consolidación de escuelas católicas, entre otros temas.

Antes de dejar el cargo, el cardenal George dio a conocer archivos que revelan que tres docenas de sacerdotes habían sido acusados de abuso sexual en los últimos 60 años.

Y también a finales de octubre anunció el cierre y consolidación de algunas escuelas católicas por cuestiones financieras.

“La cuestión de las escuelas católicas, la cuestión económica de la Arquidiócesis, son algunos de los grandes retos que tiene el Arzobispo aunque el cardenal George trató de aventajar y hacer quizás la parte más dura, ahora le toca al arzobispo Cupich continuar”, indicó Marco Mercado, di rector del ministerio hispano de la Arquidiócesis de Chicago.

“Que viva Cristo Rey, que viva Nuestra Señora de la Divina Providencia, que viva la Virgen de Guadalupe…”, fueron algunas de las palabras que más alegría le dio escuchar a José Torres de la Pastoral Migratoria de parte del arzobispo Cupich y también “cuando hizo referencia a que apoya la reforma migratoria, que trabajará por los más marginados, pero sobre todo porque se refirió a la Virgen de Guadalupe”.

Torres dijo que durante la misa tuvo la bendición de leer la primera lectura, “después de compartir esa bendición, escuché la primera palabra de nuestro nuevo obispo: ‘Bienvenidos’ fue la primera palabra en su homilía, eso envía un mensaje muy fuerte, para mí significa que se interesa por nuestros temas, por conocernos más… Ya tenemos un liderazgo fuerte en la comunidad hispana y él [Cupich] lo va a seguir cultivando”.

Torres piensa que el arzobispo Cupich va a caminar de cerca con la comunidad hispana. “Va a estar caminando con nosotros, acompañándonos en los momentos difíciles y no sólo en los temas como inmigración, lo cual es importante, pero también en temas de salud, educación y trabajo”.

Durante la solemne misa estuvo presente el padre Mercado, del Ministerio Hispano de la Arquidiócesis de Chicago, y el padre Brendan Curran, párroco de la iglesia San Pío del barrio de Pilsen. Ambos compartieron con La Raza su beneplácito por contar con un nuevo líder de la Iglesia católica en Chicago.

Mercado dijo que esta es una ceremonia histórica, emotiva y llena de simbolismo porque es la primera vez que ocurre en Chicago que un nuevo arzobispo toma el liderazgo estando su predecesor vivo. “Cupich mencionó claramente que su agenda está apegada a la del papa Francisco con un gran acercamiento a las causas sociales, a los necesitados, a los marginados y con un fuerte apoyo a una reforma migratoria”, dijo Mercado.

Por su parte, Curran dijo que para él este es un día de mucha alegría y emoción: “tenemos un nuevo líder, un nuevo pastor de la iglesia en la Arquidiócesis de

Chicago, alguien que verdaderamente quiere tomar un paso para acompañar a la familia inmigrante. Es un honor y placer”.

Aunque las gélidas temperaturas se dejaron sentir, no fueron impedimento para que feligreses estuvieran en las afueras de la Catedral de Santo Nombre con la esperanza de, al menos, ver de lejos al nuevo líder de los católicos en Chicago.

Uno de ellos fue el mexicano Román Rodríguez, quien dijo que llegó para disfrutar de esta celebración histórica. Él atentamente miraba la Catedral y dijo que por radio escuchó todo el mensaje de Cupich.

Ante la pregunta de qué sintió cuando el arzobispo dijo en español “viva la Virgen de Guadalupe”, él respondió: “es un orgullo, uno se siente valorado, que mi cultura [y devoción] también vale aquí”.

En ese contexto, Mercado dijo que la misa principal por la celebración del día de la Virgen de Guadalupe que se celebrará en el Cerrito de Tepeyac en DesPlaines será oficiada por Cupich, el próximo 12 de diciembre.

El nuevo arzobispo de Chicago, Blase Cupich, es originario de Nebraska, de ascendencia croata. Nació el 19 de marzo de 1949, es uno de nueve hermanos y habla español. Cupich fue ordenado como sacerdote por la Arquidiócesis de Omaha, en Nebraska, el 16 de agosto de 1975. Es considerado de línea moderada dentro de la Iglesia católica, a diferencia de su predecesor en Chicago, el cardenal Francis George, de tendencia más conservadora.

Cupich fue designado obispo de Rapid City en Dakota del Sur el 21 de septiembre de 1988 y hasta antes de su nombramiento era obispo de Spokane en Washington, cargo que ocupó desde el 3 de septiembre de 2010.

Tras el nombramiento del Vaticano, Cupich se instaló formalmente como arzobispo de Chicago, siendo el noveno de esta ciudad, el 18 de noviembre.

Según reportes, el cardenal Francis George fue diagnosticado con cáncer de vejiga en 2006 y en 2012 volvió a luchar contra la enfermedad cuando el cáncer se alojó en su riñón e hígado. El cardenal George se encuentra bajo tratamiento experimental para tratar el cáncer de riñón en la Universidad de Chicago.

George, de 77 años, presentó su carta de renuncia en 2012 siguiendo el procedimiento regular que exige a los obispos dimitir al cumplir los 75 años, según se indicó en reportes de prensa. Después de 17 años como arzobispo de Chicago, el cardenal George dejó la batuta de la Arquidiócesis de Chicago a Cupich, quien fue consagrado arzobispo durante una misa especial el 18 de noviembre.