‘Dreamer’ de La Villita trabaja para la Alcaldía de Chicago

A través del programa One Summer Chicago la Alcaldía tiene como meta establecer 24,000 posiciones de verano para los jóvenes de la ciudad

Pedro Pedroza junto a sus padres María del Socorro y Juan Pedroza en su casa del barrio de La Villita.

Pedro Pedroza junto a sus padres María del Socorro y Juan Pedroza en su casa del barrio de La Villita.

Chicago.- Diplomas, cuadros y fotografías familiares dan brillo a un sótano de una vivienda del barrio de La Villita.

Es la casa de María del Socorro y Juan Manuel Pedroza, padres del ‘dreamer’ Pedro Pedroza, de 30 años, quien desde hace más de dos meses trabaja en la Alcaldía de Chicago.

Sentado junto a sus padres en el comedor de su vivienda, Pedro Pedroza dijo que le encanta su trabajo. “Para mí es una oportunidad única que he esperado tanto tiempo, ni quiero irme al final del día”.

Pedro es originario de Ocampo, Guanajuato y es el tercero de cuatro hermanos. Sólo uno de ellos es nacido en Estados Unidos. Dice que Chicago es su casa, y es que en esta ciudad vive desde que emigró a los 4 años.

El alcalde de Chicago Rahm Emanuel anunció por primera vez en abril pasado la apertura en el verano de 23,000 plazas disponibles en interinato, voluntariado y además oportunidades de empleo para estudiantes indocumentados de la ciudad que cursen estudios secundarios o universitarios.

La Alcaldía también anunció 500 oportunidades de voluntariado e interinato y trabajo durante todo el año, a fin de que jóvenes estudiantes de Chicago, incluyendo ‘dreamers’, adquiriesen una valiosa experiencia en el gobierno municipal.

Para este 2015, la meta es aumentar el número a 1,000 más, pues lo que se busca es alcanzar las 24,000 oportunidades de verano.

Pedro solicitó vía ‘online’ la plaza para trabajar en la Alcaldía. Tras dos meses de espera, tuvo que pasar por varias entrevistas antes de obtener el empleo en el Ayuntamiento de Chicago. “Soy el primer ‘dreamer’ que trabaja tiempo completo para la oficina del alcalde Rahm Emanuel. Esta oportunidad no hubiera podido ser posible sin el liderazgo del alcalde Emanuel, cuando abrió las puertas de la Alcaldía en abril de 2014 a los ‘dreamers’ ”, dijo.

Antes de laborar en la Alcaldía de Chicago Pedro había trabajado en el sector de educación en comunidades de Chicago y suburbios. “Ahora que tengo la oportunidad de hacerlo dentro de la oficina de la Alcaldía, es de veras un sueño, porque qué mejor lugar que la Alcaldía para servir a las comunidades en Chicago”.

Tiene una jornada laboral de 9 am a 5 pm, pero como a él le gusta su trabajo a veces se queda más tiempo. Él asiste a Michael Negrón, jefe de Política de la Alcaldía de Chicago.

Entre las labores de Pedroza está el hacer investigaciones sobre proyectos, ayudar a mejorar programas en servicios sociales y en la traducción al español de documentos. “Empecé a trabajar en la Alcaldía el pasado 28 de octubre, ya tengo casi tres meses. Todavía soy nuevo pero ya me están empezando a dar más proyectos pequeños y luego me van a estar dando más responsabilidad”.

María del Socorro y Juan Manuel Pedroza han estado involucrados en la educación de sus hijos desde pequeños.

Juan trabaja en construcción y María del Socorro se dedica a las labores del hogar. Este padre recuerda haber revisado los libros y cuadernos de sus hijos desde kínder hasta el octavo grado de la escuela.

Cuando María del Socorro escuchaba los sueños de sus hijos, ella anhelaba que todos sus sueños se cumplieran. “Veía a mis hijos llenando aplicaciones [para las universidades], yo no les decía nada, pero pensaba ‘ese es un sueño que a lo mejor no se puede alcanzar’, es que no teníamos nada, más que un papel para llenar… Pero sí se pudo, me siento muy orgullosa de ellos”.

“Mis padres han trabajado duro para nosotros, me siento muy afortunado de haber crecido con ese ejemplo. Nosotros nos dedicamos a sacar buenas notas, esa era la forma de agradecerles lo que han hecho por nuestra educación”, dijo Pedro Pedroza, quien estudió en la escuela primaria Santa Inés de Bohemia y la secundaria en Saint Ignatius College Prep en Chicago.

Pedro Pedroza es el tercero de cuatro hermanos. El mayor es Juan Manuel, quien está estudiando un doctorado en sociología en la Universidad de Stanford. María del Socorro estudió gobierno e historia en la universidad de Harvard.

Pedro ostenta una licenciatura en literatura en español de la Universidad Cornell en Nueva York y Gabriela estudió la misma carrera que Pedro, pero en la Universidad de Illinois Urbana-Champaign.

Este muchacho sufrió un duro revés: en enero de 2008, Pedro estaba viajando es un autobús rumbo a la Universidad de Cornell en Nueva York cuando el vehículo se detuvo en Rochester y agentes de inmigración preguntaron si los pasajeros eran ciudadanos. Él dijo que no. “Me detuvieron por la única razón de ser indocumentado”.

“Estuve en proceso de deportación, pero gracias a que me amparé en el alivio migratorio otorgado por el presidente Barack Obama ahora ya no estoy en peligro de deportación y cuento con un permiso de trabajo”, indicó Pedroza.

El patriarca de los Pedroza dijo que son una familia muy unida. “Celebramos los triunfos, las buenas noticias y hasta los retos, los hemos enfrentado juntos”.

“En esta ciudad, si tu trabajas duro con tu familia y más con el apoyo de diferentes programas, se pueden abrir más oportunidades para ti y para familias inmigrantes en Chicago, hay becas, se ofrecen trabajos, interinatos, voluntariado, son oportunidades que antes no existían. Aprovechemos de los recursos que Chicago ofrece por ser una ciudad amigable con los inmigrantes”, recalcó Pedroza.

En esta nota

Alcaldia Chicago DACA DREAMer indocumentado LaVillita

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain