Vecinos de Logan Square y Humboldt Park se unen para conservar sus viviendas

Para prevenir el desplazamiento en los alrededores del parque 606, organizaciones comunitarias realizan una campaña para educar a los inquilinos.
Vecinos de Logan Square y Humboldt Park se unen para conservar sus viviendas
A Juanita Barraza le encanta la idea del Parque 606, donde puede pasar tiempo en familia, pero le preocupa que esta atracción eleve los impuestos a la propiedad de su casa.
Foto: Belhú Sanabria / La Raza
El parque público 606 que lleva ese nombre en relación a los tres primeros dígitos del código postal de la Ciudad de Los Vientos.
El parque 606 cuenta con una extensión de 2.7 millas.

Chicago.- Niños, jóvenes y adultos gozan de esparcimiento en el parque sendero Bloomingdale ubicado en el noroeste de Chicago. Este parque es el primero en su tipo en esa ciudad y está construido sobre las líneas de un tren abandonado con una extensión de 2.7 millas que une los vecindarios de Logan Square, Humboldt Park, Bucktown y Wicker Park.

El parque público 606, que lleva ese nombre en alusión a los tres primeros dígitos de los códigos postales de la Ciudad de Los Vientos, también ha despertado el interés de desarrolladores inmobiliarios que han encontrado en los alrededores del sendero un “área perfecta para invertir”, según dicen propietarios e inquilinos de Logan Square y Humboldt Park. Ante ello, comunidades de esos barrios han decidido tomar acción para prevenir ser desplazadas del área por el desarrollo urbano.

“Tras el anuncio del alcalde Rahm Emanuel de que se iniciaría esta obra, vimos cómo desarrolladores comenzaron a ver esta comunidad como un área perfecta para invertir y empezar el desplazamiento de la gente que vive aquí”, dijo Delia Ramírez, de la Asociación de Vecinos de Logan Square (LSNA), una de las organizaciones que lidera la campaña de puerta a puerta.

Por 25 años, Juanita Barraza ha sido propietaria de una vivienda de Logan Square que se ubica a tres cuadras del nuevo parque elevado 606.

A ella le encanta la idea de tener un sitio donde recrearse y pasar tiempo en familia, pero lo que le preocupa es que esta singular atracción eleve los impuestos a la propiedad de su casa.

“El área está mejorando muchísimo, pero el hecho de que suban los impuestos a la propiedad nos afecta mucho a los propietarios y si me afecta a mí tengo que aumentar la renta al inquilino y no quiero que se me vaya”, mencionó Barraza.

“Los desarrolladores inmobiliarios ven esto como una manera de poder invertir y sacar dinero, compraron hace dos años los lotes bien baratos y después están haciendo condominios y el lote que lo compró a $100 mil ahora es un desarrollo de seis condominios comenzando a $350 mil, a $400 mil. ¿Quién está pagando esto? Nosotros no”, hizo hincapié Ramírez a La Raza.

Para Jennifer Velázquez, de 21 años,  los departamentos de lujo que están construyendo los desarrolladores inmobiliarios en el área “por los precios elevados no están dirigidos a familias hispanas o afroamericanas”.

Velázquez ha vivido en Logan Square toda su vida, sus padres compraron la vivienda que ahora habita hace poco más de 10 años. Actualmente su madre no trabaja y su padre radica en México, ella tiene tres hermanos y depende de su ingreso laboral y del pago de la renta de sus inquilinos para pagar los impuestos de su propiedad.

Jennifer Velázquez es residente del barrio de Logan Square por más de dos décadas
Jennifer Velázquez es residente del barrio de Logan Square desde hace más de dos décadas

 Campaña de puerta a puerta

Ramírez, cuyo domicilio está a una cuadra del parque 606 en el tramo que conecta con el barrio de Humboldt Park, enfatizó que el propósito de la campaña es preservar y sostener la diversidad que hay “en nuestra área que está alrededor del parque”.

Líderes juveniles participan en la campaña para prevenir el desplazamiento por lo que tocan puertas para promover en parte la vivienda asequible y para preservar la diversidad étnica a lo largo del sendero, indicaron los organizadores.

Lynda López, miembro de Grassroots Illinois Action, otra de las organizaciones que trabaja en la iniciativa, destacó que la campaña busca tratar de mantener la estabilidad del área. “Hemos visto especialmente el área de Logan Square y Humboldt Park cambiar mucho en los últimos años, mucha gente latina ha tenido que irse a otros lugares porque están aumentando los impuestos a la propiedad y la renta“.

López destacó que la intención de la campaña consiste también en educar y asistir a los residentes “proveyendo talleres para apelar la evaluación de impuestos a la propiedad y creando y abogando por políticas para ayudar a la gente que vive en esta área”.

El Asesor del Condado de Cook le enviará por correo una notificación a los dueños de propiedades sobre el monto de impuestos a pagar y se da un mes para apelar. Si pertenece a la zona del Este de Kedzie (West Township) y la notificación la recibió el 17 de julio la fecha límite para apelar es el 17 de agosto y si está establecido al Oeste de Kedzie (Jefferson Township) y la notificación la recibe el 14 de agosto podrá apelar hasta el 14 de septiembre.

Gabriela Román, directora ejecutiva de Spanish Coalition for Housing, instó a los residentes de esas áreas a participar de los talleres que son gratuitos y a sacar ventaja de los mismos, en vista de que “apelar la evaluación de impuestos de su propiedad se realiza una vez al año”.

¿Cómo apelar?

Habrá talleres sobre cómo apelar la evaluación de impuestos de su propiedad en el 1922 N. Pulaski Road, en Chicago, el jueves 30 de julio, de 5 pm a 7 pm y el jueves 27 de agosto de 3 pm a 5 pm. Ambos talleres son patrocinados por la Junta de Revisión del Condado de Cook y por Spanish Coalition for Housing.

Los talleres contarán con personal capacitado, bilingüe y el servicio será gratuito. Es importante traer una copia de su factura de impuestos de propiedad segunda cuota o contar con el número de índice de la propiedad (PIN). Para más información llamar al teléfono (773) 342-7575.

 

Vivienda asequible

Según el Centro de Pedagogía Urbana, la vivienda asequible tiene una definición técnica asignada por el gobierno. Es la vivienda por la cual las familias de ciertas categorías de ingresos pueden pagar el 30% de sus ingresos o menos.