El hundimiento de Trump

Nunca antes en la historia de este país un aspirante a la presidencia había osado tratar con semejante menosprecio a los padres de un héroe de guerra.
El hundimiento de Trump
Ghazala Khan dijo que Trump desconoce el significado de la palabra "sacrificio".
Foto: Getty

Durante la pasada Convención Demócrata escuchamos múltiples discursos contra Donald Trump, todos brillantes y con argumentos sólidos. Ninguno, sin embargo, ha resonado tanto como el de Khizr Khan, cuyo hijo era capitán del Ejército de Estados Unidos y murió como héroe en la guerra de Irak.

La breve pero poderosa intervención de Khan, quien al lado de su esposa Ghazala criticó duramente al magnate por su propuesta de prohibir la entrada a este país a todos los musulmanes, ha dejado una impresión indeleble. Con voz firme pese a la emoción que lo embargaba, Khan le echó en cara a Trump el considerar terroristas a todos los musulmanes, sin tomar en cuenta el patriotismo y sacrificios de muchos que viven en Estados Unidos y que, como en el caso de su familia, incluso perdieron a un hijo en el frente de batalla.

Khan subrayó que las propuestas de Trump contra los musulmanes y contra todos los inmigrantes, como la de construir un muro en la frontera sur y descalificar a un juez federal de origen mexicano, no sólo son escandalosas sino anticonstitucionales. Y en un gesto que se convirtió en un golpe demoledor para Trump porque destaca su ignorancia en materia de leyes, extrajo de su saco una copia de la Constitución de Estados Unidos y lo invitó a leerla.

La compasión, el sentido común y la decencia dictaban una respuesta respetuosa y empática.

Cualquier otro candidato hubiese entendido que, en este caso, lo mejor era mostrar solidaridad con los Khan. Pero no Trump. Fiel a su temperamento bravucón optó por atacarlos. Primero criticó que Ghazala permaneciera callada mientras su esposo hablaba en la Convención sugiriendo que se debía a su religión. La madre del soldado caído respondió de manera demoledora: la razón de su silencio fue simplemente su inconmensurable dolor. No conforme con este craso error, Trump atacó a Khizr por poner en tela de juicio su patriotismo y criticarlo en televisión, como si por ser un ciudadano de a pie no tuviera el derecho de hacerlo.

El alud de condenas contra Trump crece a diario. Las críticas no sólo provienen de los demócratas sino de prominentes republicanos como John McCain.

Nunca antes en la historia de este país un aspirante a la presidencia había osado tratar con semejante menosprecio a los padres de un héroe de guerra. Trump ha llegado a otro nivel de bajeza.

Queda por verse si podrá salir ileso de este nuevo revés o si finalmente esta disputa –que deja al descubierto por enésima ocasión su arrogancia e incompetencia- logrará hundir para siempre sus aspiraciones de llegar a la Casa Blanca. Por lo pronto, las encuestas le han dado la espalda.