Cómo tomar buenas fotos de tu auto para ponerlo a la venta

Consejos sencillos, pero funcionales

La idea de mostrar las fotos de tu auto cuando lo quieres vender es la de atrapar la atención de esa persona que anda en plena búsqueda. Aunque que cabe mencionar que la más importante de todas es la primera que aparece, a todas hay que ponerle empeño.

Lo que debes evitar a toda costa es que las imágenes estén fuera de foco. Nada peor que no poder apreciar bien lo que podrías estar comprando. Piensa que la nitidez de la imagen es de las primeras cosas que debes atender.

–          Si no tienes una cámara “decente”, vale la pena pedir una prestada. A pesar de que en la actualidad los teléfonos tienen cámaras muy avanzadas, nunca se podrá comparar con la calidad de fotos que se toman con una cámara “de verdad”.

–          Antes que inicies con el shooting, no puedes dejar de lavar el auto. Nada peor que presumir un auto sucio, por muy off-road que éste sea.

–          Aprovecha la hora con mejor luz natural. Hay quienes prefieren cuando se está metiendo el sol y hay quienes prefieren hacerlo muy temprano, cuando sale el “astro rey”. Nosotros preferimos el de la mañana.

–          Evita a toda costa las sombras. Esos cambios de luz sobre la carrocería no dejan ver los detalles y pareciera que estamos “escondiendo algo”.

–          No olvides ponerle algún abrillantador de neumáticos y se tomar las fotos (exterior) siempre con las ventanillas cerradas.

–          Un punto que también es muy importante es el de la locación. Mientras más lindo el entorno, más atractivo el shooting. Evita distractores como otros autos, personas, letreros y cosas por el estilo ya que no aportan nada, sino todo lo contrario.

–          Hay fotos casi obligadas desde algunos ángulos: frontal, trasero, lateral, tres cuartos, detalles como los juegos ópticos, neumáticos y rines, motor, tapicería, tablero, portaequipajes, volante…

–          Tampoco nos volvamos locos subiendo 50 fotos. Si lo hacemos bien, con 12-16 tomas es más que suficiente.

–          Destaca los puntos fuertes de tu auto: si es convertible, destácalo; si tiene rines deportivos, destácalos; si tiene un mejor equipo de audio, destácalo.

–          No ocultes sus “detallitos” como rayones, golpes, etcétera. Lo mejor es la honestidad a la hora de vender tu auto.

–          No exageres con las fotos como si estuvieras trabajando con una súper modelo. Si utilizas rebotes de luz, flashes calculados y cosas muy profesionales, estarás levantando sospechas.