Comunidades fronterizas se preparan para el “tratamiento Trump”

En vísperas de una audiencia en el Congreso que prepara reforzar aún más la frontera, activistas, residentes y policías de la zona describen la existente militarización y temen a lo que está por venir.
Sigue a La Raza en Facebook
Comunidades fronterizas se preparan para el “tratamiento Trump”

Aunque las historias apócrifas sobre el retiro de visas en cruces fronterizos por un “meme” sobre Trump no han sido comprobadas, sí es correcto que las autoridades de inmigración en la zona “están revisando e interrogando más que nunca” a quienes cruzan y viven en la frontera, señalaron activistas de la zona.

“Bienvenidos a nuestro mundo”, dijo este lunes Andrea Guerrero, directora ejecutiva de la Alianza San Diego y co-directora de la Coalición de Comunidades Fronterizas del Sur. “Nosotros llevamos años experimentando interrogatorios, revisión de nuestros celulares y computadoras, etc”.

En vísperas de una audiencia en la Cámara de Representantes en la que se discutirán nuevas medidas para reforzar la frontera, un ranchero fronterizo, un jefe de policía, residentes y activistas de la zona expresaron este lunes sus dudas y temores ante lo que pasaría si se refuerza aún más la presión migratoria.

Las comunidades fronterizas se preparan para lo peor, ante una política proveniente de la Casa Blanca que dará aún más mano libre a las autoridades migratorias y promete contratar a miles de agentes más para un área que ya está saturada de ellos.

Poderes extraordinarios de agentes fronterizos

La intensidad de interrogatorios y revisiones a propiedad privada de los transeúntes en la frontera se ha intensificado, dijo Guerrero, quien junto a otros activistas lleva años denunciando el tipo de autoridad casi sin límites que se ha otorgado a las autoridades fronterizas en años recientes.

Las poblaciones fronterizas ya están entre las más vigiladas por las autoridades . Hace varios años que el Congreso y el Presidente aprobaron una ley (US Code title 8 section 1357) que permite poderes casi ilimitados a agentes fronterizos para detener, interrogar y buscar a indocumentados.

Estos poderes operan no sólo cerca de la línea sino hasta 100 millas de la misma.

“Esto incluye parar a quien quieran para pedir papeles, buscar en vehículos, montarse en autobuses y entrar a propiedades privadas –aunque no en las casas o apartamentos- a interrogar a presuntos extranjeros”, dijo Guerrero.

Esto da mayor autoridad a las agencias bajo el Departamento de Seguridad Nacional (incluyendo CBP y ICE) que la que tiene, por ejemplo, el FBI, que aún debe tener una “sospecha razonable” para hacer este tipo de interrogatorios.

El previsto aumento en el número de agentes y las órdenes ejecutivas dictadas por Trump, así como la directiva de intensificar deportaciones resultará en una aplicación más agresiva de estas regulaciones existentes, anticiparon.

“Veremos de nuevo a niños detenidos en autobuses públicos por agentes migratorios”, dijo la activista. “Esto ya pasó y estamos seguros que volverá a pasar”.

Las palabras de un ranchero en Nogales

John Anthony Sedgwick tiene ranchos a 7 millas y media de la frontera en Nogales, Arizona.  Desde una de sus propiedades se ve el muro fronterizo que según Trump aún hay que construir.

“Tenemos un muro que se ve desde mi propiedad, es un muro de concreto de 20 a 25 pies de alto”, dijo Sedgwick, quien además indicó que “la militarización de la zona lleva ya mucho tiempo”.

Las autoridades tienen tecnología punta en la frontera, incluyendo equipo que ve “a través de las paredes” y torres transmisoras con un potencial “tremendo contra la salud humana”, dijo.

“El gobierno me compró una parcela de mi propiedad por 500 dólares para poner una torre enorme”, dijo Sedgwick . “No entiendo para qué tanto gasto si en realidad la migración ilegal está a niveles bajísimos. Los que están viniendo son refugiados que se entregan en la frontera”.

La zona ya está viviendo el impacto económico de la era de Trump, dijo el ranchero.

“Ya estamos viendo a negocios que cierran porque los mexicanos están cruzando menos y boicoteando a negocios del lado estadounidense”, dijo. “Además, si eliminan fábricas o maquilas que están del lado de méxico, van a quitar trabajos a un millón de personas y de pronto tendrás a un montón de desempleados a pocas millas del muro, sin otra opción que buscar irse”.

Sedgwick es republicano, pero no votó por Trump. “Yo soy un conservador de verdad y creo en la experiencia. Esta persona solo tiene experiencia como conductor de televisión”.

Sub-Jefe de Policía de Tucson: “necesitamos apoyo para combatir la delincuencia real”

Ramón Batista, jefe asistente del Departamento de Tucson, dijo que su departamento ha tenido que hacer un trabajo “tremendamente difícil” para combinar la aplicación de las cláusulas que quedan de la Ley de Arizona y al mismo tiempo mantener las relaciones con la comunidad.

“No es fácil, es una ley dura que obliga a que hagamos de agentes migratorios donde hay causa de investigación criminal”, dijo Batista. “Lo que necesitamos realmente es apoyo del gobierno federal para contratar y entrenar a más policías y obtener tecnología”.

Aún así, dijo, su departamento ha desarrollado una relación con las autoridades locales de CBP. “Aquí tenemos una situación que no es como en el resto del país, localmente están tratando de establecer lazos con la comunidad local. Mi ciudad es latina en más del 50%”.

Jorge Rodríguez, estudiante de doctorado de la universidad de Nuevo México que ha vivido en la zona fronteriza toda su vida, dijo que personas como él han vivido “bajo sospecha” toda su vida, y pasando constantes retenes e interrogatorios migratorios.

“Mi mera existencia justifica una sospecha de las autoridades”, dijo Rodríguez. “Y a pesar de eso, creo que es justo repetir que las comunidades fronterizas están entre las más seguras del país”.