Resumen de la semana del presidente de EEUU: los ataques aéreos contra Siria y las relaciones con China

Lo más destacado de la semana en la Casa Blanca: ataque aéreo en Siria, cumbre EEUU-China en Mar-a-Lago, y continúa la controversia por investigación sobre injerencia de Rusia en las elecciones
Resumen de la semana del presidente de EEUU: los ataques aéreos contra Siria y las relaciones con China

WASHINGTON.- El presidente Donald Trump cumplió once semanas en el poder celebrando su primera victoria política con la confirmación del juez Neil Gorsuch a un puesto vitalicio en el Tribunal Supremo, pero también rompió una promesa electoral al ordenar un arriesgado ataque aéreo en Siria.

La semana, como las anteriores, no estuvo libre de controversias: generó titulares por la inesperada expulsión de su principal estratega político, Steven Bannon, del Consejo de Seguridad Nacional, y la continua investigación sobre la injerencia de Rusia en las elecciones de EEUU el año pasado.

Su secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, desató críticas tanto de los legisladores demócratas como de defensores de los inmigrantes, cuando defendió en una audiencia en el Senado, el que agentes de Inmigración puedan entrar a los tribunales a arrestar a inmigrantes indocumentados, así sean testigos o víctimas de crímenes, y la separación de madres y niños en la frontera, en situaciones extraordinarias.

A continuación, un resumen de los sucesos más destacados de la onceava semana de Trump en el poder:

Expulsión de Bannon del Consejo de Seguridad Nacional.-  Hasta esta semana, el ideólogo ultraconservador Steve Bannon, principal estratega de Trump, ha gozado de una enorme influencia en los corredores de la Casa Blanca, generando críticas por su inusual inclusión en el Consejo de Seguridad Nacional (NSC, en inglés).

Para sorpresa de muchos, Trump sacó a Bannon de un influyente comité del NSC, un puesto a nivel de Gabinete que da acceso a la toma de importantes decisiones sobre seguridad nacional.

Al parecer, Trump cedió a las presiones de su asesor de Seguridad Nacional, H.R. McMaster, quien quería eliminar a Bannon de los procesos internos del NSC.

La Casa Blanca insistió en que el cambio era una “evolución” natural y que Bannon ya había cumplido su misión de seguir de cerca al anterior asesor de Seguridad Nacional, Mike Flynn, quien fue obligado a renunciar en febrero pasado porque mintió sobre sus contactos con Rusia.

Independientemente de las verdaderas razones, Bannon ha cultivado enemigos dentro y fuera de la Casa Blanca por sus posturas nacionalistas extremas, quienes ahora celebran su salida del NSC.

Confirmación de Neil Gorsuch al Tribunal Supremo.-  Antes de iniciar un receso de dos semanas, los republicanos en el Senado dieron a Trump su primera victoria política al confirmar este viernes a Gorsuch como el 101 juez del Tribunal Supremo, tras una cruenta batalla política con los demócratas.

Los demócratas habían bloqueado el voto final sobre Gorsuch y, para lograr su confirmación, los republicanos recurrieron a la llamada “opción nuclear”, alterando las reglas parlamentarias en el Senado.

Así, los republicanos solo necesitaron una mayoría simple de 51 votos, y no 60, para la confirmación de un juez en la máxima corte del país. La votación final fue de 54-45.

Aunque Trump y sus aliados conservadores elogian a Gorsuch por su trayectoria e independencia jurídica, su confirmación fue rechazada por grupos cívicos que temen que éste emitirá dictámenes que pondrán en riesgo los derechos de las mujeres, los inmigrantes y las minorías en el país.

 Defensa de combate contra inmigrantes indocumentados.- El secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, defendió en una audiencia en el Senado que los agentes de Inmigración puedan entrar a los tribunales para arrestar a inmigrantes indocumentados, incluso a víctimas o testigos de crímenes.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) explica que los tribunales no son “sitios sensibles”  o excluidos de redadas, como lo son las escuelas, iglesias, y hospitales. Una decena de senadores demócratas promueve una legislación para prohibir redadas en esos sitios.

A insistencias de la senadora demócrata por California, Kamala Harris, Kelly tampoco se comprometió a poner por escrito que sus agentes no separarán a madres y niños en la frontera. Kelly afirmó que ha girado instrucciones “verbales” para que solo lo hagan en casos excepcionales, cuando la madre no está en condiciones de cuidar de sus hijos.

 Diplomacia a orillas de la playa en Mar-a- Lago.- Trump tuvo su primer cara a cara con el presidente chino, Xi Jinping, para repasar un amplio abanico de espinosos temas de interés bilateral, incluyendo la amenaza nuclear norcoreana y el déficit comercial de EEUU con el gigante asiático.

Tras dos días de conversaciones, sin embargo, no hubo acuerdos de consideración, aunque Trump afirmó que sí hubo “tremendo progreso”.

Lo único concreto del encuentro entre los dos países adversarios fue un acuerdo sobre un plan de 100 días en el que ambos países tratarán de superar sus diferencias en torno a asuntos de índole comercial.

Primer ataque aéreo contra Siria.- Desde al menos 2013, y también durante la campaña presidencial del año pasado, Trump criticó la política exterior de su antecesor, Barack Obama, en Siria, que vive un sangriento conflicto civil en los últimos seis años.

Trump afirmó el año pasado que no apoyaba una intervención de EEUU en Siria, pero el ataque del régimen de Bashar al Assad con gas sarín contra civiles lo obligó a dar un giro de 180 grados en su política hacia ese país.

La noche del jueves, Trump ordenó ataques aéreos contra una base militar en Siria, desde donde se realizó el ataque con armas químicas, que el martes pasado dejó 70 muertos, incluyendo 20 niños.

El ataque aéreo  de EEUU fue condenado por Rusia, que apoya al régimen sirio y lo considera un aliado clave en su eje de influencia en Medio Oriente.

Ahora, sin quererlo ni buscarlo, Trump se ve infrascado en un conflicto civil en el que prometió no meterse. Los próximos días determinarán si el ataque logrará frenar la represión contra civiles en territorio rebelde o si, por el contrario, desata una escalada del conflicto.