FBI obtuvo una orden de FISA para vigilar al ex asesor de Trump Carter Page

El FBI y el Departamento de Justicia obtuvieron la orden contra Page por la sospecha de que este estuviera actuando como agente de una potencia extranjera, en este caso Rusia, según The Washington Post
Sigue a La Raza en Facebook
FBI obtuvo una orden de FISA para vigilar al ex asesor de Trump Carter Page

El pasado verano, el FBI obtuvo una orden judicial secreta del Tribunal de Vigilancia de Inteligencia Extranjera de los Estados Unidos (FISC, por sus siglas en inglés), para supervisar las comunicaciones de Carter Page, asesor del candidato presidencial Donald Trump, como parte de una investigación sobre posibles vínculos entre Rusia y la campaña, dijeron funcionarios policiales y otros funcionarios estadounidenses al diario capitalino The Washington Post.

El FISC es un tribunal federal creado bajo la Ley de Vigilancia de la Inteligencia Entranjera (Foreign Intelligence Surveillance Act, FISA), en 1978 que supervisa solicitudes de vigilancia contra presuntos agentes de inteligencia extranjeros dentro de los Estados Unidos por las agencias de seguridad federales y funciona con independencia jurisdiccional propia. Solo en 2015, que el último reporte disponible, el FISC autorizó 1,456 solicitudes de órdenes FISA que incluían la autorización para realizar vigilancia electrónica de individuos u organizaciones.

Esta es la evidencia más clara hasta el momento de que el Buró Federal de Investigaciones tenía razones para creer que la campaña presidencial del entonces candidato Donald Trump mantenía contactos sospechosos con posibles agentes del gobierno ruso. Contactos que están ahora en el centro de una investigación federal para determinar si existió algún tipo de coordinación con los servicios de inteligencia y espionaje de esa nación para influir en la elección de Estados Unidos, lo que de ser confirmado podría significar para algunos de los implicados enfrentar cargos por alta traición.

Aunque Page no ha sido acusado de ningún crimen, el Departamento de Justicia podría buscar cargos contra él u otros en relación con la intromisión de Rusia en las elecciones presidenciales de 2016. La investigación de contraespionaje sobre los esfuerzos rusos por influir en las elecciones estadounidenses comenzó en julio, dijeron funcionarios.