Lo que costó tener al presidente chino en el club de Trump

Autoridades en West Palm Beach estudian un impuesto especial para financiar los gastos que acarrean las visitas de Trump

Guía de Regalos

Lo que costó tener al presidente chino en el club de Trump

MIAMI – La reciente cumbre Estados Unidos-China que tuvo lugar en Palm Beach (sur de Florida) costó a los contribuyentes 1,5 millones de dólares teniendo en cuenta solo la asistencia que la oficina del alguacil del condado prestó al Servicio Secreto, informó hoy un diario local.

En una entrevista exclusiva con el diario My Palm Beach Post, el alguacil del condado de Palm Beach, Rick Bradshaw, señaló hoy que con ese gasto son 3,5 millones de dólares lo que le ha costado a su oficina las visitas del presidente Donald Trump a Mar-a-Lago, su club privado en Palm Beach, desde que ganó las elecciones presidenciales el pasado 8 de noviembre.

Trump y el presidente chino, Xi Jingping, celebraron el jueves y viernes de la semana pasada en Mar-a-Lago su primera cumbre desde que el magnate inmobiliario está en la Presidencia de Estados Unidos.

“Fue una importante operación (de seguridad)… Cuando tienes a dos de los más importantes líderes mundiales en el mismo lugar, la seguridad es algo a lo que hay que prestar atención”, señaló Bradshaw.

Las frecuentes visitas de Trump a Palm Beach desde que asumió la Presidencia el 20 de enero se han convertido en un quebradero de cabeza para los administradores de las finanzas del condado, pues se han incrementado de manera imprevista los gastos en seguridad y en otros aspectos relacionados.

Hasta ahora Trump ha estado en seis ocasiones en Mar-a-Lago y ya se sabe por las restricciones aéreas anunciadas hoy que la séptima visita tendrá lugar desde el jueves de esta semana.

Las restricciones de acceso a la zona de Mar-a-Lago y los desvíos de tráfico que se producen con cada visita presidencial generan también molestias a los residentes en la zona y perjuicios económicos a empresarios locales, especialmente a un aeropuerto cercano a la propiedad de Trump que debe dejar de operar cuando él está en la zona.

Las peticiones de autoridades municipales y de congresistas que representan a Florida para que la Casa Blanca reembolse los gastos no han tenido respuesta.

Esta semana se conoció que las autoridades locales están pensando en crear un impuesto especial en Palm Beach para financiar los gastos que acarrean las visitas de Trump.

Cada escapada a Mar-a-Lago le cuesta a los contribuyentes más de tres millones de dólares, sin contar los costes locales acumulados por pago de horas extras y salarios a policías, ni los perjuicios a particulares, según informes de prensa.