Durante operativo antidrogas en Boyle Heights, inmigrante mexicana fue detenida por ICE

Pero Teresa Vidal-Jaime no tenía nada que ver con la venta ilícita de narcóticos que se llevaba a cabo en su vecindario
Durante operativo antidrogas en Boyle Heights, inmigrante mexicana fue detenida por ICE
Teresa Vidal-Jaime, de 51 años, está detenida en Chula Vista.

Agentes de la Patrulla Fronteriza arrestaron a una mujer de 54 años el martes por supuestamente estar vinculada a una importante incautación de narcóticos y dinero ilícito en una residencia de Boyle Heights, vecindario del este de Los Ángeles.

Más tarde, se daría a conocer que Teresa Vidal-Jaime, de 51 años, no tenía nexos con la vendimía de drogas que se realizaba desde su apartamento, pero su estatus de indocumentada la mantiene presa en un centro de detención del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de EEUU (ICE).

Su detención fue captado en video:

La detención tuvo lugar mientras se llevaba a cabo una investigación de la Patrulla Fronteriza que involucró una sedán Chevrolet Malibu que los agentes sospechaban que estaba siendo utilizado para el contrabando transfronterizo de narcóticos.

En la investigación también estuvo involucrada personal de las fuerzas del orden con el Equipo de Cumplimiento de las Metanfetaminas de California (Cal-MMET), un grupo multi-agencia de narcóticos, entre ellos el Sheriff del condado de Los Ángeles (LASD).

La investigación llevó a los agentes a un complejo de apartamentos de Boyle Heights en la cuadra 700 S. de la avenida Bernal, donde losuniformados de Cal-MMET descubrieron 15 paquetes de cocaína dentro del Chevrolet Malibu y detuvieron al propietario del vehículo, Hugo Rueda, de 50 años de edad.

Se estima que la cocaína pesa 33 libras.

Otros tres hombres, de edades 49, 46 y 28, en relación con el decomiso. Estos hombres, junto con Rueda, fueron registrados en una cárcel del condado de Los Ángeles y se enfrentan a cargos estatales por estupefacientes.

Pero el registro de viviendas no dio fin con estos cuatro detenidos. Al llegar a la residencia de Vidal-Jaime, Cal-MMET recibió consentimiento por parte de la esposa de Rueda para realizar una búsqueda dentro del apartamento, lo que resultó en el descubrimiento de aproximadamente $600,000 dólares en efectivo y aproximadamente una onza de metanfetamina cristalina.

Las autoridades incautaron 33 libras de drogas en Boyle Heights.

Vidal-Jaime fue arrestada, pero posteriormente liberada debido que ésta no estaba involucrada en el negocio ilícito de narcóticos. Pero cuando agentes de la Patrulla Fronteriza indagaron en su récord personal, descubrieron que ella residía de manera ilegal dentro del país.

Hoy, la mujer se encuentra en Chula Vista en proceso de deportación.

Vidal-Jaime es madre de dos y ha estado viviendo en EEUU desde 2001.

El martes por la tarde un grupo de alrededor de 70 activistas y familiares se reunieron frente al departamento federal del centro de Los Ángeles para pedir su liberación. Una pequeña protesta también se llevó a cabo el martes a favor de Vidal-Jaime fuera de una estación de la Patrulla Fronteriza en San Ysidro, cerca de la frontera.

En la protesta de Los Ángeles, Claudia Rueda, hija de la detenida, estaba rodeada por un grupo de manifestantes quienes dijeron que veían la detención de Vidal-Jaime como retribución por el trabajo de su hija.

Rueda es una activista proinmigrante en Los Ángeles. Ella se enteró de lo sucedido mientras estaba en clases en Cal State LA. El martes se unió a los organizadores para protestar por la detención de su madre, calificándolo de una incursión ilegal que arrastró a una mujer inocente en una investigación criminal.

“Su madre no tuvo nada que ver con esto”, dijo Marcela Hernández, una de las organizadoras. Vidal-Jaime “no sabía nada de nada en el apartamento. Ella los dejó entrar”.

“Creemos que es una represalia contra su madre por el activismo de su hija”, aseveró Hernández.

Para el miércoles en la mañana ya no se veía actividad ni nadie salió a abrir la puerta de su apartamento. Una vecina quien pidió mantenerse en el anonimato dijo que el martes se fueron todos del apartamento.

“Pues como ya se llevaron a la mamá de seguro tenían miedo que se lleven a los demás”, dijo la mujer que vive en el miso edificio. Ella dijo estar muy preocupada por la situación que ocurría en la misma vivienda y ella desconocía.

“Yo no sabía nada de eso…si esta mal”, aseveró.

La comunidad puede reportar actividades sospechosas a la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos llamando al sector de San Diego al (619) 498-9900.