Cuidado con los trucos cuando vas a comprar auto

Los concesionarios utilizarán todo tipo de tácticas para hacerte comprar los costosos extras

Guía de Regalos

Cuidado con los trucos cuando vas a comprar auto
Al comprar un auto es importante saber con cuáles es más fácil negociar.

Una vez que hayas acordado el precio del vehículo con el vendedor, te pasarán con el gerente de Finanzas y Seguros del concesionario, a veces denominado «representante de F&I». Es quien determina qué condiciones crediticias te ofrecerán y redacta el contrato de préstamo o alquiler (lease).

El gerente de F&I es, en realidad, otro vendedor. Su mercancía incluye servicios de seguro y préstamo, pero también ítems con costo adicional como garantías extendidas y otros intangibles. Si bajas la guardia, corres el riesgo de arruinar lo que, de otro modo, podría haber sido un gran negocio para ti.

Financiación del concesionario

Una de las propuestas del representante de F&I será financiar tu auto a través del concesionario. Es posible que valga la pena considerar esto si el fabricante ofrece una modalidad de financiación especial con una tasa de interés baja o un alquiler subvencionado (con subsidio). Pero ya deberías haber investigado las condiciones disponibles en otros lugares para poder tomar una decisión informada.

Si no tienen una opción subsidiada por el fabricante, es probable que te ofrezcan un préstamo con un costo más alto que el que puedes encontrar en otros sitios. Si no realizaste tu investigación financiera con anticipación y ves que ahora dependes de lo que te ofrezca el concesionario, puedes suspender la transacción hasta que hayas tenido tiempo para comparar las tasas de otras fuentes.

Si hay un incentivo por venta disponible, tal vez tengas que elegir entre una tasa de interés baja para la financiación y un reembolso en efectivo. Este se puede aplicar a tu desembolso inicial y así reducir el capital del préstamo. Calcula los números en ambas direcciones para ver qué opción te da un beneficio mayor. Puedes usar una calculadora en línea.

Garantía extendida

Casi con toda seguridad, el representante de F&I intentará venderte una garantía extendida o un plan de mantenimiento. En la mayoría de los casos, estos planes son una mala idea. Una encuesta realizada por el Centro de Investigación Nacional de Consumer Reports a fines de 2013 demuestra que es así. Encuestamos a 12,000 dueños de vehículos fabricados en los años de modelos de 2006 a 2010 que fueron cubiertos por planes de mantenimiento extendido.

El 55% de los dueños que compraron una garantía extendida no la habían usado para reparaciones durante el período de vigencia de la póliza, aunque el precio promedio pagado por la cobertura fuera un poco más de $1,200.

En promedio, los que sí la usaron gastaron cientos de dólares más por la cobertura que lo que ahorraron en costos de reparación. Entre los participantes de la encuesta que usaron su póliza, el ahorro promedio en gastos generales de reparaciones cubiertos por las garantías extendidas de todas las marcas fue de $837. Sobre la base de un costo inicial promedio de $1,214, queda una pérdida neta de más de $375.

Si se tiene en cuenta a aquellos que no usaron su póliza, el promedio de ahorro total fue de cero. Y esto puede ayudar a explicar en parte por qué el nivel de satisfacción con las garantías extendidas para autos está entre los más bajos respecto de todos los productos y servicios evaluados por Consumer Reports, y por qué menos de un cuarto de los encuestados manifestaron que volverían a adquirirlas.

Cómo funcionan

Las garantías extendidas, disponibles tanto para vehículos nuevos como usados, normalmente se promocionan como una seguridad extra para los compradores de autos al reducir el riesgo de reparaciones costosas que podrían no estar cubiertas por la garantía de fábrica. Efectivamente, la tranquilidad fue la razón más frecuente que recibieron nuestros encuestados para comprar la cobertura, y para muchos ese puede ser motivo suficiente.

Se ofrecen muchos tipos de planes, tanto a través de los concesionarios como de otras fuentes, como clubs de autos y empresas de seguro. Y la mayoría de los proveedores de servicios de garantía extendida ofrecen más de un plan y abarcan de todo, desde la cobertura total hasta una protección más dirigida para el tren motriz únicamente o componentes específicos. Los planes también pueden tener diferentes duraciones; la mayoría ofrece coberturas de 3 a 5 años.

Los resultados de nuestra encuesta indican que los costos son similares independientemente de a quién le compres la cobertura; la diferencia entre los programas de fábrica y de terceros no superó los $100. Entre los que contrataron una garantía extendida, el 86% lo hizo al mismo tiempo que compró el auto. Uno de los motivos para hacer esto es la conveniencia de incluir el costo en el préstamo del auto. No obstante, cuesta más dinero a largo plazo, porque hay que pagar intereses sobre el cargo de la garantía.

car buying tricks

Los encuestados que compraron una cobertura respaldada por el fabricante de auto mediante un concesionario estuvieron notablemente más satisfechos con la póliza que los que contrataron la cobertura de un tercero, donde un 53% y un 41%, respectivamente, manifestaron estar muy satisfechos. Pero ni siquiera esos clientes tenían mucho más probabilidades de contratar nuevamente dicha cobertura. De hecho, menos del 30% de todos los encuestados que contrataron una garantía extendida dijeron que definitivamente lo harían.

Más del 60% de los encuestados que contrataron una garantía extendida optaron por la cobertura total, y los compradores de ese tipo de cobertura estuvieron más satisfechos que los que optaron por los otros planes menos completos.

Además de cubrir una mayor cantidad de posibles fallas, las garantías totales tienen más probabilidades que las garantías de tren motriz de incluir extras útiles, como reintegros relacionados con reparaciones por gastos de grúa o cobertura de alquiler de auto. También descubrimos que los encuestados que contrataron una garantía extendida tenían más probabilidades de reparar su auto durante el período de vigencia de la póliza que los que no compraron la cobertura. Esto puede deberse a que quienes optaron por la cobertura tendieron a ser más meticulosos respecto del mantenimiento, o puede significar que simplemente querían hacer valer el dinero que gastaron.

Tanto los resultados de nuestra encuesta como nuestro análisis de fiabilidad recalcan que la forma inteligente de gastar el dinero apunta a simplemente comprar un auto confiable y mantenerlo adecuadamente. Con un cuidado diligente y siguiendo las pautas del manual del usuario, cualquiera de los autos que relucen en nuestras Calificaciones de Fiabilidad debería aumentar tus probabilidades de una conducción prácticamente sin problemas, sin los costos agregados de una garantía extendida.

En lugar de comprar la garantía, invierte esos $1,200 en una cuenta que pague intereses. De esa forma, tendrás un fondo de emergencia si surge un problema después del período de garantía. Y si tu auto no necesita reparaciones costosas, tendrás al menos una parte del dinero para el desembolso inicial de tu próximo auto.

Si decides contratarla. La tranquilidad tiene precio. Si optas por una garantía extendida, ten en cuenta estos consejos de compra inteligente.

No compres bajo presión. Con frecuencia, los concesionarios intentan vender la conveniencia de incluir la cobertura en el préstamo del auto nuevo, pero eso quiere decir que puedes estar pagando por adelantado la cobertura que ya tienes con la garantía de fábrica. Puedes contratar una garantía extendida después de comprar el auto, aunque es posible que notes que el costo aumenta con los años del auto.

No tengas miedo de regatear. Entre los que contrataron una garantía extendida, solo un tercio de nuestros encuestados trataron de negociar un precio mejor para su contrato. La mayoría de los que sí regatearon tuvieron éxito, y ahorraron alrededor de $325 en promedio.

Compara precios. No estás obligado a contratar una garantía extendida mediante un concesionario. De hecho, puedes encontrar una oferta mejor a través de tu club de autos o empresa de seguro. Pero ten en cuenta esto: En nuestra encuesta, la satisfacción fue mayor entre quienes compraron una garantía respaldada por el fabricante de autos.

Incluye todo. Nuestra encuesta notó muy poca diferencia de costo entre las coberturas limitada y total; donde la segunda tiene más probabilidades que los planes de tren motriz de incluir reembolso por gastos de grúa, viaje y alquiler de auto. Si vas a contratarla, pide la protección completa.

Lee la letra chica. Antes de firmar, asegúrate de comprender qué está cubierto y a dónde puedes llevar tu auto para recibir servicios autorizados. Las garantías de terceros, en particular, pueden tener restricciones notables acerca de los talleres aprobados. Teniendo en cuenta la cantidad de concesionarios que cerraron en los últimos años, la disponibilidad de talleres de reparación participantes es una cuestión importante.

Piensa en una garantía extendida a largo plazo. Todos los autos tienden a ser menos confiables con el tiempo, de modo que puede valer la pena considerar una garantía extendida si estás planeando mantener tu vehículo mucho tiempo después de que se agote la garantía de fábrica.

Seguro

Otro discurso de venta que puedes escuchar del representante de F&I es el del seguro. A continuación, te presentamos algunas de las pólizas que te pueden ofrecer:

Seguro GAP. Esta es una protección fundamental si alquilas un vehículo nuevo. Cubre la diferencia entre los pagos realizados durante la vigencia del contrato de alquiler y el valor restante del vehículo si es robado o declarado como pérdida total en un accidente. La mayoría de los contratos de alquiler ya incluyen el seguro GAP y unen la prima a los pagos mensuales. Otros te lo pueden cobrar como parte del desembolso inicial que pagas al firmar el contrato. El costo puede variar ampliamente, de modo que si no es parte de tu contrato de alquiler, averigua precios.

Seguro de vida para garantizar el pago de deuda. Garantiza que tu familia pueda cancelar la deuda del vehículo si mueres antes de completar los pagos de tu auto. El costo puede parecer modesto, pero si ya tienes seguro de vida, estás cubierto. Incluso si no lo tienes, lo más probable es que tus herederos no necesiten esta protección de todos modos. Algunos concesionarios pueden decirles a sus clientes que con malos antecedentes crediticios, el seguro de vida para garantizar el pago de la deuda es obligatorio. No lo es.

Seguro por discapacidad para garantizar el pago de deuda. Esta cobertura es importante para cualquier persona cuyos ingresos sean utilizados por sus dependientes para el sostén de la casa. Es posible que ya tengas cobertura por discapacidad a través de tu empleador; de no ser así, deberías poder contratarla por menos dinero en otro lugar.

Extras del concesionario

Antes de que te dejen salir con tu auto nuevo, los concesionarios también pueden intentar que compres servicios extra a precios excesivos. Estos incluyen:

Capa anticorrosiva. No te molestes. En la actualidad, los vehículos se fabrican con una buena protección contra la corrosión. De hecho, las Encuestas Anuales sobre Autos de Consumer Reports demuestran que los problemas de corrosión prácticamente han desaparecido en los vehículos modernos. Las garantías contra corrosión integral para la mayoría de los vehículos nacionales e importados 5 cinco años o más, y muchas te ofrecen cobertura por una cantidad ilimitada de millas durante el período de la garantía.

Protección de la tapicería. Este es el Scotchgard más caro que pueda ver tu tapizado. En su lugar, gasta unos dólares en una lata de protector de tejido y rocíala tú mismo.

Sellador de pintura. El concesionario te puede decir que la aplicación de esta capa transparente protegerá tu auto durante años, pero no es más que una cera con un alto sobreprecio. Simplemente, compra un buen protector en cualquier tienda de autopartes y aplícala tú mismo.

Grabado del VIN. Se trata de un servicio que graba el VIN en las ventanillas del vehículo para desalentar los robos. Algunos estados les exigen a los concesionarios que les ofrezcan este servicio a los clientes, pero ninguno exige que lo compres. No es extraño encontrar un cargo por la grabación del VIN preimpreso en el contrato de compraventa, como si fuera de suponer que pagarás el servicio. Te recomendamos que rechaces este cargo y, si está impreso en el contrato, que taches la entrada con una línea. Incluso si decides que quieres la grabación del VIN, puedes obtener este servicio por menos dinero en otro lugar, y hasta hacerlo tú mismo con un kit que cuesta alrededor de $25, o menos.

Sistema de seguridad o contra robo. Tu concesionario puede decirte que un sistema de alarma o un dispositivo antirrobo reducirán tus costos de seguro; es verdad. Pero es posible que el descuento, que puede oscilar entre un 10 y un 30% de tu prima de seguro contra todo riesgo, no justifique un costoso sistema instalado por el concesionario. Compara el precio del sistema con lo que ahorrarás gracias al descuento en el seguro.

También podrías recibir un discurso de venta sobre LoJack o algún sistema similar que rastree y localice vehículos robados y pueda ayudar a la policía a recuperar tu auto antes de que lo desarmen y vendan las piezas.

Gastarás mucho menos si compras un sistema antirrobo o de recuperación de vehículos en un taller especializado en seguridad de autos que en el concesionario. Pero asegúrate de instalar uno que esté autorizado para tu vehículo. Si no lo está, te arriesgas a invalidar tu garantía.