Un accidente no frenó sus sueños de futbolista

Rudy Ernesto Lara defiende a su equipo con un pie, el otro se lo destrozó cuando era niño
Sigue a La Raza en Facebook
Un accidente no frenó sus sueños de futbolista
Un accidente a los seis años no frenó los sueños del futbolista Rudy Ernesto Lara. (Javier Quiroz / La Raza)
Foto: Javier Quiroz / La Raza

Un accidente a la edad de seis años dejó a Rudy Ernesto Lara imposibilitado para volver a caminar e incluso jugar como los demás niños.

El incidente ocurrió en su ciudad natal de Soyapango, El Salvador: jugando en la calle, su mejor amigo le cayó encima de la pierna derecha y le partió en dos el fémur.

“Y ya de ahí fue pura negligencia médica, no me pudieron operar y me pusieron un yeso con la pierna quebrada y así me la dejaron”, contó Lara.

Como consecuencia, el fémur derecho soldó y quedó empalmado y así vivió hasta los 10 años. “Yo tenía como otra rodilla aquí”, señala apuntando arriba de la pierna.

La solución fue cortarle el hueso sobrante y desde entonces la pierna derecha es un poco más corta y no puede flexionarla.

Convertido en un duro atacante del equipo Douglas Boy, Rudy corre dando brincos y lucha cuerpo a cuerpo para recuperar el balón poniendo el ejemplo y “banqueando” a compañeros.

¿Cómo convences a un dirigente?

Con el juego. Desde chiquito aunque tenía la pierna así siempre destacaba, no me importaba porque soy aguerrido y así soy.

¿Qué les dices a los que tienen dos piernas sanas?

Si son de mi equipo me enojo, porque siento que le pongo muchas ganas.

Rudy recordó que en su natal Soyapango cada vez que jugaba el entrenador sentaba en la banca a niños sanos. “Desde las infantiles siempre he ‘banqueado’ a quien sea”, cuenta, y aquí en Chicago sigue haciendo lo mismo.