Miles de manifestantes se preparan para “recibir” a Trump en Phoenix

Se esperan multitudes en contra de Trump y también grupos a favor, alrededor del controversial evento "tipo electoral" que realizará el presidente el martes. El rumor es que anunciará perdón presidencial para el Sheriff Arpaio, convicto de desacato criminal.
Miles de manifestantes se preparan para “recibir” a Trump en Phoenix
El rumor es que Trump usará el evento del martes para anunciar formalmente un perdón presidencial para el convicto Sheriff Arpaio (Photo by Scott Olson/Getty Images)

Víctimas del reino de terror del Sheriff Joe Arpaio en Arizona  y grupos activistas de toda clase se movilizarán este martes en torno al primer evento popular que el presidente Donald Trump realizará en el oeste del país desde su toma de posesión.

Miles de personas y diversos grupos han anunciado su presencia en torno al evento, y el alcalde de Phoenix expresó su preocupación ante la posibilidad de que la retórica del presidente “caldee los ánimos”, en momentos en que el país aún se está recuperando de los eventos de Charlottesville.

El alcalde Greg Stanton había pedido que se pospusiera el evento, pero la Casa Blanca no tiene planes de hacerlo.

Trump convocó a sus seguidores a un evento estilo electoral en el Phoenix Convention Center el martes por la noche, que se realiza en medio de fuertes rumores de que parte de su objetivo es anunciar un perdón presidencial para el controversial Arpaio.

Un juez federal declaró al ex sheriff del condado de Maricopa, culpable de desacato criminal hace pocas semanas, y Trump filtró su intención de perdonarlo pocos días después.

Grupos locales pro inmigrantes y latinos que por años organizaron contra Arpaio se preparan para una marcha y manifestación a la que han confirmado su asistencia miles de personas a través de medios sociales.  No son los únicos que planean un evento.

Carlos García, director ejecutivo de la organización Puente, Arizona, dijo este lunes en una conferencia telefónica a la que se sumó el congresista de la zona, Raul Grijalba y otros activistas, que “al venir en este momento a Phoenix, en momentos de crisis nacional, el presidente Trump está reforzando los fanatismos”.

Agregó que un perdón a Arpaio, que la Casa Blanca no ha anunciado oficialmente, “implicaría que la ley y el orden ya no se aplican a los inmigrantes y a las personas de minorías”.

 

En los anuncios y en la teleconferencia, los participantes señalaron a Trump como “el líder de los movimientos de odio y la supremacía blanca”.

El mítin organizado por Puente ha sido bautizado “White Supremacy will not be pardoned”.

El Congresista Grijalba dijo que perdonar a Arpaio sería una muy mala señal de parte del presidente.

“Arpaio es culpable de aplicar la ley selectivamente, discriminando a la gente por raza e ignorando las órdenes de un tribunal”, dijo Grijalva. “Durante sus últimos años como Sheriff, se erigió en un símbolo de la “alt-right” (ultra-derecha) y de los grupos de odio alrededor de esta”.

No hay duda, dijo Grijalva, que en vez de unir al país, el presidente ahondará el martes en sus ataques contra los inmigrantes, que hablará del muro y usará “su retórica usual”.

“Para nosotros, las cosas que Trump dice no son mensajes subliminales (dog whistle) sino una declaración directa contra grupos de la población que, según él, no deberían estar en este país”, dijo Grijalva.

Otros grupos han planeado manifestarse en Phoenix, incluyendo grupos de pastores cristianos, activistas judíos, Arizona Stands (afiliados a los grupos nativos que protestaron en Standing Rock) y el grupo anarquista Antifa o “Acción-anti fascista”.

Al parecer, muchos manifestantes también pensaban pedir boletos para asistir al mítin de Trump y protestar adentro, o salirse en masa, pero otros alegaban que lo mejor era manifestarse en otra parte, para evitar confrontación y violencia.

También habrá un par de grupos “pro-Trump” en las manifestaciones externas.

El propio Sheriff Arpaio dijo a los medios que no estaba claro que Trump anunciaría perdón alguno y que  nadie lo había invitado al evento.

Noemi Romero, víctima de una redada de Arpaio en 2013 mientras trabajaba en un supermercado, dijo que perdón o no perdón, el daño causado por Arpaio a muchas familias inmigrantes de Maricopa no se borrará fácilmente.

“Vaya o no a la cárcel, eso no va a cambiar”, dijo Romero, quien explicó que a raíz de la redada fue convicta por “robo de identidad” (por usar la identidad de su mamá para trabajar) y no pudo optar por DACA.

Alejandra Gomez, activista local de la organización “LUCHA”, djio que Trump “representa todo lo que combatimos aquí en Arizona”.