Tras azote de huracán Irma, en Barbuda no queda nadie

Por primera vez en 300 años no hay ni una sola persona sobre la isla, declarada inhabitable
Sigue a La Raza en Facebook
Tras azote de huracán Irma, en Barbuda no queda nadie
Irma dejó un panorama desolador en Barbuda.

Por primera vez en 300 años no hay ni una sola persona sobre Barbuda, una isla declarada inhabitable por el gobierno de Antigua y Barbuda después de que fuera arrasada la semana pasada por el huracán Irma.

“Está vacía ya que todos los habitantes tuvieron que ser evacuados a Antigua, a solo 30 millas (unos 48 kilómetros) de distancia después del paso del ciclón que diezmó la isla”, según asegura en una entrevista con Efe el embajador plenipotenciario ante Estados Unidos y la Organización de Estados Americanos (OEA) de Antigua y Barbuda, Ronald Sanders.

Al hecho de que el ciclón devastara la isla, no ayuda que es completamente plana por lo que a su paso el ciclón no encontró resistencia, ni la calidad inferior de las edificaciones.

Además, Barbuda estuvo muy cerca del ojo del huracán no como Antigua que estaba en los anillos exteriores.

Su cercanía al ojo del ciclón con vientos de 185 millas por hora (unos 297 kilómetros por hora) “no dieron ninguna oportunidad a Barbuda” para mantenerse en pie ante el temporal “más feroz, cruel y despiadado que se haya vivido en la isla”, agregó Sanders.

A su vez indicó que “no se precisa de mucho para que los edificios que aun quedan en pie se terminen de caer” y “no hay nada en Barbuda para poder vivir ya que no hay ni electricidad ni agua”.

“Las áreas agrícolas que un día produjeron cultivos para el consumo local ahora son tierras pantanosas y desafortunadamente la isla está llena de animales muertos y moscas que crean el riesgo de infección”, explicó.

Por ello -continuó- no hubo más remedio que “evacuar a toda la población de Barbuda hacia Antigua, lo que representa una gran carga para Antigua, ya que la población aumentó de un día a otro en un 10 % “.

Sanders dijo a Efe que afortunadamente Antigua no fue golpeada por el ojo de la tormenta, y por lo tanto está abierta para los negocios.

“Si hubiéramos sido golpeados, me estremezco de solo pensar en cómo habríamos tenido que lidiar con esta crisis humanitaria”, manifestó.

Además reveló que Antigua ha pasado por ocho huracanes en siete años y que a medida que se fue superando cada uno de ellos la reconstrucción “fue mejorando con estándares de construcción cada vez más fuertes y mejores, a diferencia de Barbuda que de alguna forma siempre los esquivó”.

El costo estimado de la reconstrucción de Barbuda de acuerdo con cifras reveladas a Efe por el primer ministro de Antigua y Barbuda, Gaston Browne, será de más de $300 millones.

Pero, “lo que está claro es que es que lo que queda no puede ser reconstruido y debe ser abandonado”, remarcó.

“Ahora tenemos que darnos cuenta de que las tormentas están aumentando en intensidad y que hay que construir edificios para resistirlos, lo que significa que todos los códigos de construcción deben ser revisados al alza y cualquier cosa que construyamos va a ser costosa”, dijo el primer ministro a Efe.

Sin embargo, dijo, que su Gobierno no puede abandonar Barbuda ni se le puede negar a su población la posibilidad de regresar.

“Aquí es donde están enterradas sus familias y donde tienen una vida social, donde todo lo que tenían significa todo para ellos por lo que quieren regresar desesperadamente a su patria”, señaló.

“Debemos hacer todo lo posible para facilitar eso, pero no es algo que Antigua pueda hacer solo. Este desastre y crisis humanitaria necesitan encontrar una respuesta apropiada dentro de la comunidad internacional”, concluyó en declaraciones a Efe.