Trump y republicanos acuerdan excluir protección de “Dreamers” en ley de gastos

Trump renovó su llamado a que el Congreso elimine la "lotería de visas", repitiendo falsedades sobre el programa
Trump y republicanos acuerdan excluir protección de “Dreamers” en ley de gastos
Rommel Sandino dijo que el "Dream Act" no debe financiar la "maquinaria de deportación". Foto: María Peña/Impremedia

WASHINGTON – El presidente Donald Trump y varios senadores republicanos descartaron este jueves la inclusión de protecciones para los “Dreamers” en la ley de gastos pendiente de aprobación el mes próximo, y de inmediato grupos proinmigrantes tildaron de “traidor” al mandatario.

Trump se reunió a puerta cerrada con siete senadores republicanos, la mayoría de los cuales favorece una “mano dura” contra los inmigrantes indocumentados y restricciones a la inmigración ilegal. Sus declaraciones prácticamente eliminan un arreglo para los “Dreamers” este año.

Un portavoz de la Casa Blanca, Hogan Gidley, dijo que Trump “tuvo una discusión fructífera sobre cómo reformar nuestro sistema migratorio para fortalecer la seguridad nacional y proteger a los trabajadores estadounidenses”.

La reunión incluyó a los senadores John Cornyn, Lindsey Graham, Chuck Grassley, Thom Tillis,  James Lankford, Tom Cotton y David Perdue, éstos dos últimos autores del proyecto de  ley “RAISE Act”,  que entre otros elementos, elimina la “lotería de visas”.

Nada para “Dreamers”, punto

Ninguno de los senadores hizo declaraciones al salir de la Casa Blanca pero, algunos sí hablaron al regresar al Capitolio, donde indicaron que acordaron con Trump no incluir protecciones para los “Dreamers” en la ley de gastos que debe aprobarse para el próximo 8 de diciembre.

Cotton dijo que los republicanos “definitivamente” han descartado incluir cualquier tipo de medida para los “Dreamers” en la ley de gastos, o en cualquier medida de aprobación obligatoria este año.

“Punto. Final del cuento”, afirmó Cotton.

No habrá nada para los “Dreamers” en la iniciativa de gastos “y tampoco se hará como un proyecto de ley por sí solo… creo que todos entienden eso, pero quieren negar la realidad. Pero eso es lo que va a ocurrir”, dijo por su parte, Cornyn, republicano por Texas, donde hay  124,300 “Dreamers”.

Otra fuente legislativa, que pidió el anonimato, confirmó a este diario el contenido de la reunión entre Trump y los republicanos.

La inflexibilidad republicana probablemente provocará un cierre parcial del gobierno porque, desde que la Administración Trump anunció el pasado 5 de septiembre la eliminación de DACA, los demócratas han dicho que no votarán por una ley de gastos si  no incluye protecciones para los jóvenes indocumentados.

Algunos demócratas habían expresado voluntad de acercar posiciones con los republicanos para incluir en la ley de gastos fondos para ciertos aspectos de la seguridad fronteriza, menos el muro.

El programa de “acción diferida” (DACA) de 2012 amparó a unos 800,000 jóvenes indocumentados de la deportación, dándoles acceso a permisos de trabajo, educación superior, y licencias de conducir en algunos estados, entre otros beneficios.  En la actualidad, la cifra es de cerca de 700,000, porque muchos ajustaron su estatus migratorio, no renovaron sus permisos, o les fue revocados.

Afuera de la Casa Blanca, sin saber lo que tramaban los republicanos,  decenas de “Dreamers” reiteraron su exigencia de que el Congreso apruebe un “Dream Act” sin ataduras de ningún tipo para Navidad, y que permita la legalización de los jóvenes indocumentados. Ese proyecto de ley está patrocinado por los senadores Dick Durbin, demócrata por Illinois, y Lindsey Graham, republicano por Carolina del Sur.

La “Dreamer” salvadoreña, Fátima Coreas, teme lo que pasará si el Congreso no aprueba el “Dream Act”. Foto: María Peña/Impremedia

“Estamos oyendo muchos rumores, y no sabemos lo que va a pasar, pero allá adentro están discutiendo mi futuro y el de miles de jóvenes. Vinimos acá a pedir a Trump que nos apoye, porque él nos dijo que lo haría”, dijo Fátima Coreas, una “Dreamer” salvadoreña de 24 años, amparada al “DACA”.

A su lado, el activista nicaragüense, Rommel Sandino, organizador comunitario de “CASA de Maryland” dijo que el Congreso debe aprobar un “Dream Act” sin aportar ni un centavo más para la “maquinaria de deportación“.

Loading the player...

Con megáfono en mano, Greisa Martínez,  activista del grupo “United We Dream”, dijo que la aprobación del “Dream Act” es apenas el primer paso hacia una eventual reforma migratoria que legalice a toda la población indocumentada.

Una  inconfundible “traición”

Cuando Trump anunció la eliminación gradual de “DACA”, dio plazo al Congreso hasta el 5 de marzo de 2018 para encontrar una solución consensuada para  los “Dreamers”.

En esa y otras ocasiones, Trump afirmó que “DACA”, puesto en marcha por su antecesor, Barack Obama, fue un abuso de autoridad y que sólo el Congreso puede aprobar leyes de inmigración.  Pero también elogió a los “Dreamers”,  y les prometió una solución “con corazón”.

Su negativa a codificar protecciones para ellos dentro de una medida obligatoria,  fue tildada como una “traición” por parte de los “Dreamers”, líderes demócratas, y decenas de grupos pro-inmigrantes en todo el país.

Grupos como “CHIRLA”,  la Unión de Libertades Civiles de EEUU (ACLU),  el “Centro Nacional de Leyes de Inmigración” (NILC),  el “Movimiento para una Reforma Migratoria Justa” (FIRM), y “America´s Voice”, entre otros, destacaron que el “Dream Act” tiene vasto apoyo popular, y el Congreso debe corregir el problema que ha causado la Administración al desmantelar “DACA”.

Trump repite condena de “lotería de visas”

En otra reunión con líderes del Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes, Trump otra vez pidió eliminar “de inmediato”  la “lotería de visas”, porque la considera “un desastre” y un “programa muy inseguro” para EEUU.

También volvió a insistir en un sistema de visas con base a “méritos”, y pidió el fin de la “migración en cadena” que,  a su juicio, fomenta el sistema actual al permitir la reunificación familiar.

“Queremos un sistema que en última instancia se base en méritos, para traer gente que ayude a nuestro país, lo haga crecer y sea seguro”, subrayó Trump, obviando estudios que destacan las contribuciones de los inmigrantes.

Trump repitió imprecisiones sobre la lotería de visas, que cada año concede 50,000 tarjetas de residencia permanente a inmigrantes de países con baja representación en EEUU.

Haciéndose eco de grupos ultraconservadores, Trump dijo que la “lotería de visas”  supone “vulnerabilidades para la seguridad nacional”, nadie sabe quiénes solicitan, no atrae “a los mejores” de entre los extranjeros, y escoge a gente por vínculos familiares.

La realidad es que el programa, puesto en marcha hace 27 años y ha sido apoyado por presidentes republicanos, impone los mismos requisitos y proceso de revisión de antecedentes que se usan para el resto de solicitantes de visa, además de que atrae a personas con talentos y altas destrezas laborales.