El “golpe en la mesa” de Johh Kelly para terminar con TPS

El jefe de Gabinete presionó la secretaria Elaine Duke
El “golpe en la mesa” de Johh Kelly para terminar con TPS
El jefe de Gabinete quería terminar ya con el TPS para hondureños.
Foto: Drew Angerer/Getty Images

El gobierno del presidente Donald Trump desató una fuerte polémica al eterminar el TPS para nicaragüenses y extenderlo durante seis meses para hondureños, pero el conflicto interno era mayor de lo que se cree, ya que se buscaba terminar con ambos permisos el mismo día.

Fue el jefe de Gabinete, John Kelly, y exsecretario de Seguridad Nacional (DHS), quien presionó a la titular interina de esa dependencia, Elaine Duke para que también anunciara el fin del permiso temporal para los hondureños, reportó el Washington Post, que citó a funcionarios actuales y anteriores de esa dependencia.

“Llamó a la Secretaria en funciones Elaine Duke para presionarla a que los expulsara, según a los funcionarios actuales y anteriores de la administración”, publicó el diario. “Duke se negó a revertir su decisión y se enojó por lo que consideró una intrusión política impulsada por Kelly y Tom Bossert, el asesor de seguridad interna de la Casa Blanca, quien también la llamó sobre el asunto”.

Los funcionarios con conocimiento de los eventos del lunes pasado hablaron con la condición del anonimato para discutir deliberaciones internas.

“Al igual que con muchos problemas, hubo una variedad de puntos de vista dentro de la administración sobre una política. La Secretaria en funciones tomó esas opiniones y consejos sobre el camino a seguir para TPS y tomó su decisión con base en la ley”, dijo Jonathan Hoffman, el portavoz del DHS, refiriéndose a una forma de residencia provisional llamada Estatus de Protección Temporal. “(Es) perfectamente normal para ellos discutir el tema antes de tomar una decisión”.

Un funcionario de la Casa Blanca confirmó las llamadas a Duke el lunes, pero dijo que la frustración de Kelly tenía que ver “con la falta de decisión de Duke”.

El fondo del tema, según las fuentes, es que “el General”, como se le conoce en la Casa Blanca, quería evitar que la aspirante a dirigir el DHS, Kirstjem Nielsen, enfrentara cuestionamientos durante su audiencia en el Senado para su posible confirmación en ese puesto.