Activistas lanzan advertencia a demócratas sobre voto del “Dream Act”

El Congreso tiene hasta el 22 de diciembre para aprobar la ley de gastos y evitar cierre de gobierno
Activistas lanzan advertencia a demócratas sobre voto del “Dream Act”
Si existe vida después de DACA y posibilidades de ajuste migratorio aparte del "Dream Act" (Foto: archivo)

WASHINGTON— Cansados de los “discursos” de los demócratas, activistas del movimiento de los Dreamers les pidieron este jueves que exijan la inclusión del “Dream Act” en la ley de gastos que debe aprobarse la próxima semana o, de lo contrario, sufrirán las consecuencias en las urnas en 2018.

Legisladores demócratas y republicanos negocian una ley de gastos para evitar un cierre del gobierno el próximo 22 de diciembre, pero no está claro que incluyan el “Dream Act” en esa medida, como han venido exigiendo los activistas y grupos pro-inmigrantes en todo el país.

Grupos del movimiento de los “Dreamers” han suscrito una carta firmada ya por más de 120 organizaciones para que los demócratas apoyen a los “Dreamers” al exigir la aprobación del “Dream Act” la próxima semana.

El temor es que el liderazgo demócrata en el Congreso, concretamente el senador Chuck Schumer y la congresista Nancy Pelosi, estén abandonando su exigencia anterior de aprobar el Dream Act antes de fin de año y como parte de las negociaciones para la ley de gastos del gobierno.

Durante una conferencia telefónica, activistas de grupos como “United We Dream”, “CREDO”, y “Moveon.org”, dijeron que mantendrán la presión sobre ambos partidos pero en particular sobre los demócratas porque, a su juicio, éstos sí pueden influir en las negociaciones en curso.

Cristina Jiménez, cofundadora y directora ejecutiva de “United We Dream”, dijo que si los demócratas no exijen la inclusión de un “Dream Act” sin ataduras relacionadas a la seguridad fronteriza estarían, de hecho, votando por la futura deportación de los “Dreamers”.

El presidente Donald Trump creó esta “crisis” al desmantelar el programa de “acción diferida” (DACA) de 2012 en septiembre pasado, pero ahora los demócratas tienen uno de dos caminos: “votar para deportar a los Dreamers, o protegerlos”, sentenció Jiménez.

Murshed Zaheed, director político de CREDO, añadió que los demócratas no pueden dar la espalda a los inmigrantes en sus distritos y que al no mantener la presión sobre los republicanos estarían ayudándoles a “avanzar la agenda xenofóbica” de Trump.

Por su parte, Angel Padilla, director político del grupo “Indivisible”, dijo que el Congreso tiene el deber de frenar los excesos de la Administración y, en concreto, los “demócratas pueden y deben hacer más”.

“No necesitamos más discursos, más tuiteos, o botones (de apoyo) a los Dreamers… usen el poder de su voto”, dijo Padilla, al insistir en que los demócratas deben votar en contra de la ley de gastos del gobierno si no incluye el “Dream Act”.

Neil Sroka, director de comunicaciones de “Democracy for America”, dijo que sería una “estupidez política” si los demócratas aceptan una ley de gastos sin el “Dream Act” a cambio de una “vaga promesa” republicana de estudiar el asunto más adelante.

Los republicanos “están desesperados por aprobar el presupuesto” del gobierno y necesitarán el apoyo de al menos diez demócratas en el Senado para reunir los 60 votos mínimos, señaló Sroka.

El líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, sí puede influir en las negociaciones, y puede apoyarse en que el “Dream Act” tiene amplio apoyo entre los votantes estadounidenses, enfatizó.

Trump y los republicanos han insistido en que el Congreso apruebe la ley de gastos sin añadirle otras medidas, y los demócratas están divididos sobre si provocar un cierre del gobierno a cambio de la protección de los Dreamers.

Desde que la Administración Trump inició el desmantelamiento del programa de “acción diferida” (DACA) de 2012, unos 12,034 “Dreamers” han perdido sus permisos y han quedado expuestos a su posible deportación. Por cada día de inacción del Congreso, 122 “Dreamers” sufren ese mismo destino, según los activistas.

Como parte de la campaña de presión,  activistas de “UWD” tenían previsto realizar una protesta en la oficina del senador demócrata por Florida, Bill Nelson, ataviados en pijamas y portando sacos de dormir.

Mientras, un grupo de legisladores demócratas de ambas cámaras del Congreso también urgió al Congreso a que apruebe sin demora el “Dream Act” y otras prioridades como el “Programa de Seguro de Salud para Niños” (CHIP),  y fondos para centros de salud comunitarios.