La mejor defensa contra Trump

Estos son los principales consejos migratorios del año de los abogados y expertos que participaron en la serie interactiva de #Conoce tus DerechosLaOpinion durante 2017.
La mejor defensa contra Trump
Conocer sus derechos es el primer paso para la protección de su familia
Foto: EFE

Estar informados, preparados y con acceso a los recursos y ayudas disponibles para inmigrantes en este país, es quizá la mejor arma existente para defenderse  en tiempos de crisis como los que ahora se viven.

La información es, sin duda, la mejor arma en la era de Trump.

Es por eso que este año, La Opinión llevó a cabo una serie interactiva que informó a la comunidad por sus diversas plataformas: el periódico impreso, Facebook Live, Twitter, su página web http://www.laopinion.com sobre temas como las redadas, la protección de sus hijos, los fraudes migratorios, y sus derechos como propietario, entre otras.

En una decena de especiales, entrevistamos a expertos, abogados y activistas y respondimos a las preguntas de nuestros lectores.

El presente artículo resume los mejores consejos que se dieron este año en nuestra serie “Conoce tus Derechos con La Opinión“, sobre diversos temas de protección para las familias inmigrantes.

Todos estos seguirán siendo relevantes, y quizá más, el próximo año.

(Nota de la autora y del editor: Los siguientes no son consejos legales del periódico o periodista, sino que están basados en entrevistas realizadas a abogados con licencia para operar en un estado de la unión americana y como consejo genérico e informativo. Consulte directamente a un abogado para obtener consejos sobre su situación específica)

Los inmigrantes, aún los indocumentados, tienen derechos y protecciones legales en este país. Conocer su situación, estar preparado para cualquier eventualidad -como una redada o arresto- puede hacer la diferencia entre una tragedia mayor y una manejable.

Este año, un nuevo gobierno en la Casa Blanca escaló las redadas y arrestos a inmigrantes con órdenes de deportación pendientes, reabrió casos cerrados, canceló programas temporales y, en general, intensificó la cacería de indocumentados y otros inmigrantes potencialmente “deportables”.

A continuación algunos de los consejos más importantes que los expertos dieron a nuestros lectores en el transcurso del año.  Estos expertos incluyeron Ángela Sambrano, abogada y líder comunitaria;  la abogada de inmigración Meredith Brown,  la abogada de inmigración Delia Franco,  el director legal de Carecen Daniel Sharp, Liz González, especialista en temas legales de custodia y tutela familiar de Bet Tzedek Legal Services , la abogada Bertha Sánchez-Hayden, Bet Tzedek y Dulce Matuz, agente de bienes raíces, “dreamer” y activista.

¿Qué hacer en caso de redada?

No abrir la puerta si no sabe quién está tocando.

Los agentes de ICE usualmente llegan en horas de la mañana buscando a alguien en particular. A menudo anuncian que son “policía” pero la policía y ICE tienen uniformes muy distintos.

Pida que le muestren o deslicen bajo la puerta una orden judicial firmada y no abra a menos que haya una orden con el nombre de alguien que reside en la casa.

Si lo interrogan agentes de ICE solo diga su nombre. Usted tiene derecho a guardar silencio, no se deje intimidar. Tenga a mano una tarjetas de “derechos que distribuyen grupos pro inmigrantes y entréguesela al agente en cuestión.

Aquí el video del FB live sobre redadas, con Angela Sanbrano, abogada y activista.

¿Qué pasa si usted tiene una orden de deportación?

De acuerdo a cifras del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) de los Estados Unidos, cerca de un millón de extranjeros tiene una orden de deportación vieja o pendiente que no se ha cumplido. Las autoridades migratorias afirman que estas personas están en su lista de prioridades en estos momentos.

Si hay una combinación de orden de deportación y un record criminal puede que vayan a recogerlo. Para averiguar si tiene una orden pendiente, hay un número de teléfono al que puede llamar y le contesta una computadora del departamento de justicia y le da el estatus de su caso por medio de su número de extranjero o “A” Number o número de registro. El número a llamar es el 1 800 898 7180.

En caso de tener una orden pendiente lo mejor es consultar a un abogado ya que pedir su expediente de ICE puede ser algo delicado porque es posible que eso pueda alertar a las autoridades y le pongan atención a su caso.

En algunos casos es posible pedir reapertura del caso y otro beneficio, si tiene un hijo,  salió y entró de nuevo con “advanced parole”, etc.

La gente dice que es muy caro un abogado, pero hay organizaciones comunitarias en todas partes que tiene abogados que pueden ayudar, tienen supervisión de abogados excelentes y le pueden dar un análisis de su caso.

Si tiene una cita periódica con inmigración, está en peligro de arresto. Antes de ir, hable con un abogado.  ICE tiene recursos limitados. No abrir la puerta es la mejor defensa ya que rara vez tienen orden de cateo oficial.

Aquí el FB live sobre órdenes pendientes de deportación con la abogada Meredith Brown.

¿Qué pasa si un inmigrante tiene antecedentes penales (criminales)?

El sistema penal y el sistema de inmigración son dos procesos de justicia separados y diferentes.  Los tribunales penales son separados de los migratorios, sin embargo, el ser convicto -y hoy en día incluso solo acusado- de un delito puede afectar su situación migratoria de diversas maneras y hacer más fácil que el gobierno federal logre deportarlo, incluso siendo residente legal.

Es preciso consultar a un abogado. Un delito puede prevenir que sean elegibles para alivio migratorio y también dificultar que se compruebe lo que llaman “buen carácter moral”, que es un requisito para obtener beneficios migratorios.

Uno de los consejos más importantes en este caso es no declararse culpable de un delito, por pequeño que parezca, si realmente no lo es.  Hay personas inocentes que se declaran culpables, incluso por consejo de un abogado para poder salir de la cárcel o para ir a trabajar.  Pero las consecuencias para un inmigrante, incluso residente legal, son mucho peores.

Es preciso consultar a un abogado de inmigración y otro criminalista para evaluar si es posible lograr un alivio post-convicción que reduzca o limpie un record penal.

Tener cuidado como residente legal de salir del país si tiene un delito en su pasado. Muchas veces lo identifican al entrar de nuevo al país y podrían arrestarlo y quitarle la green card.

Siempre pagar las multas y si no lo ha hecho, contrate a un abogado que se presente por usted a la corte a pagarlas o a audiencias.

Es posible perder la residencia por ciertos delitos, especialmente aquellos que tienen una condena de prisión o parole de 365 días o más. Por eso es importante que el abogado que represente un caso penal sepa las consecuencias migratorias de una declaración de culpabilidad.

La Visa U para personas que han sido víctimas de un delito es un alivio ideal para personas que tienen algo en su pasado y detenciones en la frontera, ya que si califica, perdona la mayoría de los casos del pasado.

Aquí el FB live con la abogada Delia Franco, sobre antecedentes penales.

¿Cómo proteger a los hijos en caso de que deporten a los padres?

Ante la posibilidad de deportación a padres indocumentados, se presenta la interrogante: ¿llevarse o no llevarse a sus hijos a un país que quizá ni siquiera recuerden?

Los padres tienen la opción de llevarse a sus hijos consigo o dejarlos aquí a cargo de alguien. Si uno de los padres se queda en Estados Unidos, este tendrá la custodia legal.

En principio, los padres indocumentados deben identificar a una persona (o más de una) que pueda hacerse cargo temporalmente de sus hijos en caso de que lo deporten.

Esa persona podría asegurarse de que sus hijos vayan a la escuela, tengan sus citas médicas, no les falte lo necesario y también trabajar con el consulado de su país para enviar a sus hijos donde está usted si hace falta.

Para que alguien se ocupe temporalmente de las necesidades de sus hijos, hace falta llenar un “Caregivers Affidavit”, una declaración jurada que autoriza a una persona que usted designe a inscribir a los niños en la escuela, llevarlos a una clínica, etc.

Cuidado con abogados o notarios que le pidan dinero para hacer una “carta de poder”. Estas no tienen validez en muchos estados.

Aquí el FB live con la abogada Liz González, de Bet Tzedek Legal Services

¿Cómo proteger a sus hijos con necesidades especiales en caso de deportación?

Lo más importante para un padre que tiene un hijo, menor o mayor de edad, con necesidades especiales del desarrollo, es asegurar que este va a seguir recibiendo el cuidado, los recursos y la ayuda que necesita en caso de que esos padres falten, por la razón que sea.

Asegurar que recibe los servicios disponibles: En California, los discapacitados tienen derecho a servicios de parte del estado, que se dispensan por medio de organizaciones locales llamadas los centros regionales

Buscar grupos de apoyo de otros padres y de su comunidad, para compartir información y ayuda. Un ejemplo es el grupo Fiesta Educativa, que tiene sucursales en varias ciudades de California.

Hacer un plan de familia: los clientes de los centros regionales por medio de su trabajadora social hacen cada año un plan familiar donde se incluyen los servicios que el niño recibirá ese año. Allí puede incluirse el nombre de un contacto de emergencia que puede ocuparse temporalmente de ese hijo, en caso que falte el padre

Si se trata de un discapacitado menor de edad, puede necesitar un “caregiver affidavit” o una nominación condicional para que alguien más de la familia o conocido pueda ocuparse de las necesidades de su hijo si hay separación familiar. La organización Bet Tzedek legal Services en Los Ángeles ofrece clínicas de auto ayuda para este fin. Para más información sobre donde y cuándo se realizan estas clínicas puede llamar al número (323) 939-0506

¿Cómo proteger su propiedad si se tiene que ir?

De los 11 millones de indocumentados que viven en este país, casi una tercera parte (3.4 millones) son propietarios de vivienda y hoy en día, una de las preguntas más urgentes es: ¿cómo proteger esa inversión en caso de ser deportados?

Aunque usted sea deportado, su propiedad sigue siendo suya, siempre y cuando siga pagando su hipoteca –si la tiene-, sus impuestos de propiedad y manteniéndola en buenas condiciones.

El problema está en que la deportación trae consigo la pérdida de ingresos para el inmigrante. Esto quiere decir que debe tomar decisiones en cuanto a disponer de su casa, sea rentarla o venderla.

Varios especialistas sugirieron proteger la propiedad usando un “living trust”, que es un documento legal por medio del cual su propiedad o bienes inmuebles están protegidos para su beneficio y usted decide de antemano qué pasará con su propiedad si acaso usted no estuviera presente en los Estados Unidos para tomar las decisiones y designa a un sucesor para que pueda actuar en consecuencia. 

Un abogado especializado en “real estate” está capacitado para asesorar y ayudar con un “trust”.

Otros aconsejan protegerse además dando a una persona de confianza un “poder” legal,  para hacer transacciones en su nombre, tales como por ejemplo alquilar la vivienda y manejar todo lo relacionado a las finanzas, etc.

Defenderse de un fraude migratorio y escoger un buen abogado

Caer en las garras de un fraude migratorio, que le ofrece un “permiso de trabajo” sin explicarle qué beneficio está pidiendo, le pide dinero para un “seguro contra la deportación”, le ofrece milagros por la “ley de los diez años” o alguno de los muchos engaños creativos que existen, puede ser mucho peor que seguir indocumentado y fuera del radar de las autoridades migratorias.

Sólo dos tipos de persona pueden dar asesoría migratoria.

Un ABOGADO con licencia de su barra de abogados estatal (la barra es una organización profesional que regula a los abogados) o un REPRESENTANTE acreditado que no es abogado, pero tiene entrenamiento y trabaja con supervisión de abogados, generalmente en una organización sin fines de lucro que cuenta con una credencial del Departamento Federal de Justicia para hacer este trabajo.

Con respecto a los llamados “notarios” o “consultores” migratorios, que no tengan estas características, los expertos insisten:  “huya de ellos lo más rápido que pueda. El remedio puede ser peor que la enfermedad”.

Se aconseja que para escoger un abogado busque referencia de parte de una organización profesional (barra de abogados de su condado) o que contacte a una organización pro inmigrante en su ciudad o condado, donde le puedan referir a un abogado si es que no tienen asistencia legal allí para ofrecerle, ya que muchas están abrumadas de casos.

Si un abogado ofrece un camino aparentemente muy sencillo para un permiso de trabajo o beneficio, es mejor consultar una segunda opinión, como hacemos en un asunto de salud.

Cuidado con las promesas garantizadas y la oferta de que el proceso le dará un permiso de trabajo por sí mismo. Un permiso es parte de otro beneficio migratorio, como un TPS, o DACA, o un ajuste a residente por medio de un familiar. No hay tal cosa como un “permiso de trabajo” solo. Si le ofrecen eso, entérese bien de qué es exactamente lo que está solicitando.

Muchos consultores y notarios inescrupulosos le ofrecen el famoso permiso de trabajo sin decirle que en realidad están presentando un caso de asilo para el que la persona no califica ni de casualidad. Mientras el caso está en curso, puede que le den un permiso, pero al final, probablemente terminará de regreso en su país de origen.

Algunos asesores legales le dicen a personas con más de 10 años en el país y con hijos ciudadanos que pueden calificar para esta ley de 10 años que sí existe, pero que es EXTREMADAMENTE difícil de lograr y además requiere estar en proceso de deportación.

Con Daniel Sharp, director legal de Carecen, en Los Angeles.