Los Angeles Rams vence en tiempo extra a Saints y es el primer invitado al Super Bowl

Vienen de atrás para ganarle a los Saints con un gol de campo de 57 yardas y van al gran juego de la NFL
Los Angeles Rams vence en tiempo extra a Saints y es el primer invitado al Super Bowl
El pateador de Los Angeles Rams Greg Zuerlein celebra el pase al Super Bowl.
Foto: DAN ANDERSON / EFE/EPA

NEW ORLEANS, LA – Los Angeles Rams apostaron todo para tratar de llegar al juego de campeonato de la NFL en esta temporada y en estos momentos celebran el gran logro gracias a una patada descomunal y a un error de arbitraje no menor.

Greg Zuerlein conectó un gol de campo histórico de 57 yardas en tiempo extra para que los Rams derrotaran 26-23 a los New Orleans Saints y se coronaran campeones de la Conferencia Nacional.

Será el primer Super Bowl para un equipo de L.A. desde que los Raiders lo hicieron en 1984, y el primero de los Rams desde 2002 cuando estaban en San Luis.

Pero el desenlace fue antecedido por una serie de eventos dramáticos y polémicos, incluyendo un empate carnero en la agonía del tiempo regular.

Jared Goff completó pases de 19 yardas a Josh Reynolds y de 16 a Robert Woods en una serie de enorme manufactura contra el ruido y el reloj. Restando 15 segundos vino Zuerlein para conectar desde 48 yardas y enviar el juego a tiempo extra 23-23.

Los Saints ganaron el volado para el inicio de la prórroga, pero en la cuarta jugada de la primera serie, el quarterback Drew Brees fue golpeado al momento de lanzar por Dante Fowler y el pase salió descompuesto, siendo localizado por el safety John Johnson en la yarda 46 de Los Ángeles. Fue el primer regalo del legendario quarterback en tiempo extra en su carrera.

Pases de Goff al ala cerrada Tyler Higbee de 12 y 6 yardas acercaron lo suficiente a los Rams, que en cuarta oportunidad fueron por el triunfo con la confiable pierna de Zuerlein. La patada fue por el centro y tuvo potencia de sobra, en un momento inolvidable y de redención para Zuerlein, que esta temporada y la anterior batalló con lesiones de espalda e ingle.

“Realmente no estaba pensando mucho”, dijo Zuerlein sobre su heroico gol de campo, nada menos que la patada de mayor longitud para ganar un juego de postemporada en la historia de la NFL. “Sabía que iba a tener la distancia porque le pegué con muy buen poder. No quería pegarle hacia un lado o el otro”.

El Superdome quedó finalmente en silencio tras una tarde en la que el contador de decibeles con frecuencia llegó a los 110. Ahí empezó la celebración de los Rams, que aprovecharon un error arbitral en la recta final del cuarto periodo.

Luego que los Rams recorrieron 84 yardas para empatar el juego a 20 con un gol de campo de 24 yardas restando 5:03, cuando el entrenador Sean McVay sorprendió a todos al no jugársela en cuarta oportunidad desde la yarda 1, Nueva Orleáns marchó hasta muy profundo ayudado por un pase de Brees a Ted Ginn de 43 yardas. Luego, en tercera oportunidad y 10 desde la yarda 13, vino un pase a la banda buscando al receptor Tomylee Lewis. Pero antes de que llegara el balón, el receptor fue golpeado por el profundo Nickell Robey-Coleman, en una clara interferencia de pase. Incluso el golpe fue a la cabeza, pero el pañuelo no cayó, haciendo enfurecer a casi todos los 70,000 aficionados en el estadio.

“No creo que Nueva Orleáns pueda digerirlo jamás”, dijo Sean Payton, entrenador de los Saints sobre la controversial jugada, revelando que el jefe de arbitraje de la NFL le llamó para decirle que se equivocaron los jueces.

De haberse marcado el castigo, hubiese sido primera y gol restando 1:48 minutos. El equipo de casa pudo haber consumido entonces casi todo el tiempo antes de un corto gol de campo. En cambio, Wil Lutz puso arriba a los Saints 23-20, pero con 1:41 minutos por jugar y los Rams lograron empatar para forzar la prórroga.

Así es el deporte en ocasiones. Los árbitros se equivocaron, y los Rams hicieron su parte.

Genialidad de McVay

Algo que más allá de la polémica no se puede soslayar es que los Rams supieron navegar contra la adversidad. Fue un inicio lento de partido para el equipo visitante, con los Saints tomando ventaja de 13-0 en el primer periodo.

Mucho hizo la defensa limitando el daño, sobre todo después de un pase interceptado en la 16 de Los Ángeles en la primera serie del partido cuando el pase de Goff no pudo ser atrapado por Todd Gurley. Esos 13 puntos incluyeron un pase de touchdown a Garrett Griffin de 5 yardas.

Los Rams estaban dormidos, pero despertaron impulsados por la chispa de su entrenador. En cuarta oportunidad y 5 por avanzar desde su yarda 30, McVay envió una jugada de engaño con su pateador Johnny Hekker, que en vez de patear lanzó un pase a Sam Shields, bueno para mover las cadenas. McVay entendió que el escenario se estaba poniendo demasiado negro y se la jugó. La ofensiva sacó sus primeros tres puntos en esa serie y luego dominó el resto de la primera mitad, incluyendo un pase de Goff a Brandin Cooks (7 rec., 107 yds) de 36 yardas que antecedió la carrera de Gurley de 6 yardas para el primer touchdown de L.A. que puso el marcador 13-10.

En el tercer periodo los equipos intercambiaron anotaciones, primero de los Saints en pase de Brees (26 de 40 para 249 yardas) a Taysom Hill desde la yarda 2 y luego de los Rams al conectar Goff (25-40, 297) con Higbee desde la 1 para acercar a los Rams 30-17 antes del cuarto periodo de locura y polémica.

La respuesta de los Rams

Jugada crucial

El pase interceptado a Brees

El gane