John Lee Bishop, el narco pastor encarcelado en California por traficar droga del CJNG de “El Mencho”

En cuestión de semanas, John Lee Bishop se embolsó más de $50,000 dólares
John Lee Bishop, el narco pastor encarcelado en California por traficar droga del CJNG de “El Mencho”
En la imagen de 2007 se observa a John Bishop bautizando a un congregante.
Foto: (Archivo / AP)

Ciudad de México – John Lee Bishop era un pastor famoso en Estados Unidos. Su congregación Living Hope había logrado atraer en poco tiempo a unas 8 mil personas y llegó a considerarse como la séptima iglesia en crecimiento en ese país. Cobijado bajo la religión, nadie sospechó que ese hombre también trabajaba para uno de los cárteles más poderosos de México traficando marihuana y heroína.

La historia de cómo el ex pastor protestante terminó bajo custodia federal de los Estados Unidos comenzó el 11 de diciembre de 2017 cuando fue detenido en el cruce de la frontera de Tijuana, México, al suburbio de San Diego en San Ysidro, California.

Conducía un Volkswagen gris 2014 Passat que contenía 105 paquetes de marihuana escondidos en los parachoques del automóvil, el asiento trasero, el tablero de instrumentos y en una llanta.

El obispo inicialmente le dijo a la policía que había transportado marihuana a través de la frontera 15 veces desde abril de 2016. Pero una revisión de los registros de la frontera de Bishop mostró que cruzó la frontera de Estados Unidos y México en el Volkswagen más de 57 veces, entre el 24 de enero de 2017, hasta su arresto en diciembre de ese mismo año. Las autoridades también se enteraron que había contemplado el transporte de heroína mexicana a Vancouver.

Los documentos presentados ante el Tribunal de Distrito de Estados Unidos en San Diego alegan además que Michelle Bishop, su esposa, y su hijo David, de 33 años, estaban involucrados en el tráfico de drogas y que los obispos gastaron los ingresos en cosas como las vacaciones en crucero y un viaje a un parque temático de Disney. Ni Michelle Bishop ni David Bishop han sido acusados de un delito federal, según reportó el diario estadounidense The Columbian.

El obispo se declaró culpable en febrero de 2018 y el 21 de noviembre fue condenado a cinco años de prisión por un cargo federal de narcotráfico. En diciembre apeló su sentencia.

Independientemente del resultado de su caso de drogas, más procedimientos federales pueden esperar a John Bishop. Cuando fue expulsado de Living Hope de Vancouver, Washington, hubo denuncias de que había malversado a la iglesia. El FBI previamente le dijo al diario The Columbian que estaba al tanto de esas acusaciones, pero en ese momento no diría si la agencia estaba investigando.

Bishop ha negado repetidamente cualquier irregularidad financiera asociada con la iglesia y dijo que nunca tuvo acceso a cuentas bancarias ni robó nada.

DE PASTOR A NARCO

John Lee Bishop se había establecido como uno de los pastores más exitosos de Estados Unidos. Su mega iglesia, Living Hope, fue una de las congregaciones de más rápido crecimiento en ese país: más de 8 mil miembros se congregaban en una supertienda de Kmart de 85 mil pies cuadrados en Vancouver, Washington, un suburbio de clase trabajadora que se encuentra a orillas del río Columbia desde Portland, Oregon, según consigna la revista Vanityfair.

La mega iglesia del obispo era una especie escaparate para aquellos que otras iglesias rechazaron: adolescentes gay, drogadictos, personas sin hogar, cualquier persona que se sintiera excluida. “Bienvenido a Living Hope”, les decía a sus feligreses. “Somos una iglesia para todos los demás”.

Su inusual manera de dirigirse a las personas, lejana a la de los obispos tradicionales, le valió adeptos. Tenía cabello largo vestía pantalón de mezclilla y su actitud era “relajada”. Diversos medios estadounidenses dan cuenta que predicaba como un showman de Las Vegas.

Una vez trajo a un tigre de Bengala a un escenario. Otra, según un informe del periódico The Columbian, publicitaba una serie de sermones con la palabra “sexo” frente a una calle concurrida.

A diferencia de una cadena de restaurantes, dijo la revista Vanityfair, Bishop midió su éxito en el número de almas que salvó. “Administrar una mega iglesia también brindaba una vida digna, suficiente para pagar una casa de 5 mil pies cuadrados con un garaje para tres autos, así como una casa de vacaciones de tres habitaciones en una comunidad cerrada en Cabo San Lucas, Baja California Sur”, es ahí donde comenzó su relación con el narcotráfico.

Durante un viaje a México, el obispo decidió establecer una tienda en una antigua sinagoga. Apodada Laguna Cabo, la iglesia organizó servicios para comerciantes locales en una carpa improvisada en la playa. “Incluso tomé cerveza, porque a los mexicanos les gusta beber cerveza los sábados por la noche”, dijo Bishop a la revista. Durante ocho meses, mientras construía la iglesia, viajaba de ida y vuelta a Cabo. Entonces, una noche, el peligro vino a él.

Miembros del Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG) tocaron a su puerta para indagar sobre sus visitas a México. Creían que traficaba droga para un grupo rival.

Ente su vida en México y Estados Unidos, la suerte de Bishop cambió en noviembre de 2015: de ser un pastor respetable fue despedido de su congregación al igual que el resto de su familia.

Sin dinero y con una familia que mantener, Bishop contó a la revista VanityFair que aceptó una propuesta de un amigo que era taxista en México: contrabandear marihuana y heroína para el CJNG.

Según la revista, durante repetidas veces Bishop pudo cruzar a los Estados Unidos sin incidentes. A medida que sus carreras se hicieron más rutinarias, se congració con el cártel convirtiéndose en su pastor no oficial.

En cuestión de semanas, Bishop se embolsó más de $50,000 dólares. Le envió mucho a Michelle, su esposa, diciéndole que estaba ganando dinero vendiendo autos. Hasta llegó a pensar en tener su propio grupo de contrabando.

Sin embargo su exitosa carrera como contrabandista del cártel terminó el 11 de diciembre de 2017 cuando fue detenido en el cruce de la frontera de Tijuana, México. Sobre él pesa una sentencia de cinco años por delitos relacionados con el narcotráfico.