La Víbora: La gran diferencia entre El Potrillo y Keanu Reeves

¿Por qué Alejandro Fernández sale con una joven de 23 años? Nuestra serpiente tiene su propia teoría
La Víbora: La gran diferencia entre El Potrillo y Keanu Reeves
Alejandro Fernandez y Ana Paula Valle en el reciente GP de México de Fórmula 1.
Foto: Grosby Group

Ay, hombres, hombres, nunca dejan de sorprendernos. Lo que son las cosas: mientras el guapote de Keanu Reeves revienta las redes sociales mostrando a su novia de 46 años de edad, con cabello sin gota de tinte, con poquísimo maquillaje y con una sonrisa encantadora, Alejandro Fernández vuelve a hacer el ridículo. No, no por una borrachera nueva, no se preocupen. Tampoco por posar afeminadamente en la fiesta de algún amigo. Y menos por haber moqueteado a un paparazzi.

El Potrillo ahora está en boca de todos porque tiene una nueva conquista. Ya saben, un chica de esas que parece que se van a romper si las tocas, con cara de muñeca de porcelana, y con expresión de que no tiene nada en el cerebro más que aire dando vueltas.

Pero bueno, eso no es lo más importante de la nueva relación, créanme. La verdadera noticia es que la muchachita en cuestión tiene 23 años, o sea, 25 años menor que él. Casi igual que Thalía y Tommy Mottola, aunque claro, Alejandro todavía no se ha hecho las 45 cirugías plásticas que se ha hecho Tommy.

El caso es que Ana Paula Valle, como se llama la chica, que por supuesto se dedica al modelaje porque esa carrera no implica ningún tipo de esfuerzo físico ni mental, es tres años menor que el hijo mayor del Potrillo, que tiene 26 años. Y es tan solo dos años mayor que las gemelas –América y Camila– del cantante. ¡Válgame!, es que ni siquiera me quiero imaginar cómo será una reunión entre todo ese clan, incluyendo a Ana Paula y al chavorruco de Alejandro.

Acá entre nos, yo tengo una teoría. Creo que los hombres ya maduros que insisten en salir con mujeres tan jóvenes tienen, además de un cable cerebral medio torcido, algo muy escabroso que esconder. Ustedes imaginen qué es. Y la razón por la que se inclinan por chicas mucho menores es porque a esa edad se las pueden hacer mensas bien fácil. Les pueden decir que el cielo es rosa y ellas se lo van a creer. Les pueden decir que la moda es andar eternamente de la manita y ella se lo van a creer. Porque claro, ellos son unos labiosos y ellas están mensitas. O mejor dicho, están enamoradas. Lo que no saben es que esos hombres viven atorados en una edad mental veinteañera, pero en cuerpos de cincuentones o sesentones.

Ya verán que pronto termina ese idilio, y no por él, sino porque no debe ser fácil aguantar a un hombre con mentalidad de adolescente, como se ve que es Alejandro. Es evidente que las mujeres de más edad e inteligentes lo intimidan, y esa es la gran diferencia entre celebridades como él y Keanu Reeves.

Dale click a la estrella de Google News y síguenos