Trabajan para mitigar efectos del coronavirus en el Censo en Illinois

El comisionado del Condado de Cook Luis Arroyo Jr. sugiere usar el marketing y las redes sociales para impulsar la participación del Censo 2020, pues el COVID-19 será difícil el contacto puerta a puerta
Trabajan para mitigar efectos del coronavirus en el Censo en Illinois
El Censo 2020 impactará a cada residente en el Condado de Cook durante los próximos 10 años. /Cortesía
Foto: Cortesía

El comisionado del Condado de Cook Luis Arroyo Jr. (8° Distrito) cree que la pandemia del coronavirus podría afectar el proceso y recuento exacto de la población en el Censo 2020 no solo en el condado Cook y en Illinois sino también en todo Estados Unidos.

De continuar con dicha pandemia, ¿qué medidas de prevención se tendrían para evitar el contagio entre trabajadores del Censo y residentes del condado Cook? “Nosotros en el Condado estamos aprendiendo a medida que avanzamos también. Estamos aprendiendo todos los días los efectos del coronavirus”, respondió Arroyo Jr.

En cuanto al Censo, Arroyo Jr. mencionó que antes de que surgiera ese virus ya iba ser un desafío el hecho de correr la voz y hacer que las organizaciones comunitarias contactaran a las personas. “Muchas personas mayores y muchos hogares de habla hispana no tienen internet, no tienen acceso a la computadora. Entonces ya iba a ser un desafío, pero ahora que el coronavirus está aquí, creo que estamos esperando recibir noticias día a día de los profesionales médicos sobre cómo podemos hacer esto. Este va ser un momento difícil porque también se está practicando la distancia social”, comentó el comisionado.

Cabe destacar, que no solo se podrá participar en el Censo a través de internet sino también por teléfono y por correo. Y solo si un hogar no responde a ninguno de ellos se le hará una visita,

Para impulsar la participación del Censo 2020 Arroyo Jr. sugiere usar el marketing y las redes sociales puesto que debido al Covid-19 va ser difícil tener contacto puerta a puerta y contacto personal con los residentes.

Frente a la pandemia del Covid-19 y para prevenir una ampliación adicional del coronavirus en las comunidades, la Oficina del Censo suspendió el miércoles pasado las actividades de campo hasta el 1 de abril.

Hasta el momento, la Oficina del Censo no ha pospuesto o cancelado la salida de encuestadores programados para comenzar a mediados de mayo.

Mientras se hacen los ajustes necesarios para hacer frente a esta pandemia, el Condado de  Cook exhorta a sus residentes a participar del proceso vía web, teléfono y por correo.

Y es que el condado Cook busca asegurarse de que todos sus residentes sean contados en el Censo 2020 por lo que ha destinado $3 millones para el alcance del Censo lo que incluye subvenciones a organizaciones comunitarias, comercialización, educación y movilización.

Trabajarán también para que se tenga un conteo exacto especialmente en áreas que son poco reportadas por considerarse ‘difíciles de contar’ en el Condado. Un tramo del Censo se considera “difícil de contar” si cae dentro de una tasa de retorno del 60%.

El Censo 2020 impactará a cada residente en el Condado de  Cook durante los próximos 10 años por lo que es de suma importancia para el bienestar y futuro de ese condado un conteo exacto del mismo.

Funcionarios del condado instan a los inmigrantes a participar en el censo y enfatizan que la información recopilada no se compartirá con el las autoridades de Inmigración y Aduanas ya que ésta solo se utiliza con fines estadísticos.

¿Qué está en juego con el censo?

Los datos recopilados por el Censo se utilizarán para distribuir miles de millones en fondos federales para ayudar a las comunidades locales en áreas como transporte, atención médica, vivienda asequible, Medicaid y el Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP) por mencionar algunos. Un mal conteo censal afectaría la distribución de los funcionarios electos, incluida la representación del Congreso, funcionarios del condado y de la ciudad y a los vecindarios locales.

Es muy importante que los residentes participen en el Censo porque ya sea ciudadano o no, se trata de contar a la población desde bebés hasta adultos mayores, dijo Arroyo Jr. a La Raza. “Al ser contados lo que esto hace es ayudar a asignar fondos para nuestras escuelas, bomberos, policía, para proyectos de transporte e infraestructura”, comentó el comisionado.

Y es que lo que sucede cada 10 años con el Censo se redistribuye. Lo que eso significa es representantes no solo en el Congreso y en Washington sino incluso senadores estatales, representantes estatales, concejales y también comisionados del condado, puntualizó Arroyo Jr.

El Jefe de personal del Comisionado, Rudy Urian, indicó que han estado reuniéndose con funcionarios electos del 8° Distrito, líderes de la comunidad y organizaciones comunitarias a fin de colaborar y establecer contactos y para que por el limitado financiamiento no se dupliquen esfuerzos.

Entre otras cosas, una de las visiones estratégicas del comisionado Arroyo Jr. es trabajar estrechamente con los directores de todas las escuelas de su distrito. Él asegura que la clave para contar a todos es preparar a la generación joven de todos los niveles para que ayuden a los residentes a completar las encuestas del Censo.

****

La cobertura editorial de La Raza es posible en parte gracias al apoyo de la Field Foundation of Illinois y otras iniciativas. Agradecemos su apoyo a nuestro trabajo periodístico.