Establecen nuevas normas de seguridad ante coronavirus en autobuses de Chicago

Establecen nuevas normas de seguridad ante coronavirus en autobuses de Chicago
Un autobús de CTA en Chicago. (Facebook/TheCTA)
Foto: Cortesía

Para mantener el distanciamiento social y la seguridad para los pasajeros y los trabajadores del sistema de transporte público de Chicago (CTA), la alcaldesa Lori Lightfoot anunció que a partir de este jueves 9 de abril el ingreso de personas a los autobuses de CTA deberá hacerse por la puerta trasera, a fin de reducir las concentraciones de personas en un solo punto del autobús a la hora del abordaje.

Se  trata de una medida temporal, que sigue los lineamientos sobre transporte público del Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), para ayudar a frenar la epidemia de Covid-19 y que se mantendrá hasta nuevo aviso.

El objetivo es proteger la salud tanto de los conductores de autobuses como de los pasajeros, en especial en las áreas del Sur y Suroeste de Chicago, donde se realiza el mayor tránsito de autobuses públicos durante la presente emergencia en el contexto de la orden de quedarse en casa para frenar la epidemia de coronavirus.

“Con estas nuevas medidas aseguramos aún más la salud y seguridad tanto de nuestros residentes más vulnerables como de los empleados de CTA, que transportan a nuestros policías, bomberos, paramédicos y trabajadores de la salud de la primera línea de esta lucha hasta sus hogares”, comentó la alcaldesa Lightfoot en un comunicado.

Las personas que requieran el uso de las rampas o del descenso del autobús para abordar podrán seguirlo haciendo por la puerta delantera. Dispositivos lectores de tarjetas serán colocados junto a las puertas traseras de los automóviles para facilitar el pago por el servicio de transporte, pero no se exigirá ese pago en el caso de autobuses que no tengan esos sistemas instalados junto a las puertas traseras.

Otras medidas establecidas para los autobuses de CTA es que en caso de que en la unidad llegue a una cantidad de pasajeros, el conductor solo podrá hacer paradas para el descenso de personas y podá omitir detenerse en otras. Eso sucederá si hay 15 o más pasajeros en un autobús estándar de 40 pies de largo y 22 o más en las unidades articuladas de 60 pies de largo.

Eso permitirá que dentro de los autobuses se establezca el necesario distanciamiento social.

En ese sentido, se recomienda a las personas que necesitan usar el autobús para trayectos que no son al trabajo o a labores esenciales que lo hagan fuera de las horas de mayor tráfico (que son de 7 am a 9:30 am y de 3:30 pm a 6 pm). Viajar en horas distintas a esas permitirá al pasajero abordar un autobús con menos personas a bordo.

Finalmente, se informó que todos los vehículos y estaciones de CTA se someten a desinfección diariamente para reducir la posible acumulación de coronavirus en sus superficies.

Más sobre Chicago y la epidemia en www.chicago.gov/coronavirus.

****

La cobertura editorial de La Raza es posible en parte gracias al apoyo de la Field Foundation of Illinois. Agradecemos su apoyo a nuestro trabajo periodístico.