Juez ordena distanciamiento social y otras medidas contra el coronavirus en cárcel de Chicago

Juez ordena distanciamiento social y otras medidas contra el coronavirus en cárcel de Chicago
Una sección de la cárcel del condado de Cook, cerca de las calles 26 y la Sacramento.
Foto: Foto Fabiola Pomareda / La Raza

Un juez federal ordenó el pasado lunes al sheriff Thomas Dart que implemente medidas de distanciamiento social y otras medidas de protección para las personas encarceladas en la prisión del condado Cook, en Chicago.

La orden del juez Matthew Kennelly dicta que las personas encarceladas en la prisión ya no sean alojadas en la misma celda con otras personas y que deben dejar de usar las viviendas en los dormitorios.

La decisión también extendió sus órdenes anteriores que requieren que el sheriff Dart garantice la limpieza y las pruebas del coronavirus, y que aplique el distanciamiento social cuando los acusados son admitidos a la cárcel en donde hay una población de 4,300 reos.
Kennely además agregó la distribución de equipo de protección personal a una orden judicial anterior.

En la cárcel del condado Cook, la más grande del país, las autoridades de salud han confirmado que hay 461 personas encarceladas que han resultado positivas para la COVID-19 y otros casos entre guardias y otros empleados que han dado positivo por igual.

Ya han muerto seis reos y una guardia hispana de nombre Sheila Rivera ahí desde que comenzó esta pandemia global que ha disparado focos de infección en varios puntos del país. Entre los más serios han sido las cárceles, los centros de ancianos y ahora también las plantas empacadoras de carne de res, pollo y puerco, donde miles de trabajadores, la mayoría inmigrantes, trabajan en espacios reducidos.

“El fallo de hoy deja en claro que el Sheriff Dart estaba fallando a los detenidos durante la crisis de COVID-19. La decisión pone en práctica medidas que Dart se había negado anteriormente a implementar, incluida la ampliación de las pruebas obligatorias y la prohibición de viviendas compartidas de estilo congregado y celdas dobles. El fallo del juez demuestra que la orden judicial fue absolutamente necesaria para garantizar la protección de la salud de los detenidos”, dijo Locke Bowman del Centro de Justicia MacArthur.

Al comienzo de este mes varias organizaciones y bufetes de abogados demandaron en una acción de clase al Departamento de Correcciones, el cual maneja la cárcel de Cook.

Los grupos desde el inicio de la pandemia han estado exigiendo se deje libres a los reos que no han cometido un crimen violento, pero Dart ha frenado esos intentos por la seguridad de la comunidad.

Alexa Van Brunt, del Centro de Justicia McArthur, dijo en un comunicado que el foco de infección en la cárcel está lejos de ser controlado. Apuntó que en la cárcel solo se han administrado 664 exámenes a la población encarcelada.

“La orden de la corte de hoy requiere que el sheriff lleve a cabo una política de pruebas rápidas de coronavirus de todos los detenidos que exhiben síntomas del COVID-19 y las personas que han estado expuestas al virus, cuando sea médicamente apropiado”, dijo Van Brunt.
Sharlyn Grace, directora ejecutiva del Chicago Community Bond Fund, dijo que estarán monitoreando las condiciones en dicha cárcel.

“Hemos hablado con más de 500 personas encarceladas en la cárcel del condado Cook desde que comenzó la pandemia, y nos han dicho que las condiciones siguen poniendo en peligro la salud de las personas”, finalizó.