Polvo y residuos de la demolición en planta Crawford no implicarían mayor riesgo a la salud: reporte

Polvo y residuos de la demolición en planta Crawford no implicarían mayor riesgo a la salud: reporte
La demolición el sábado 11 de abril en la Planta de Carbón de Crawford generó una nuve de polvo que cubrió La Villita. (Captura de video / YouTube-Alejandro Reyes)
Foto: Cortesía

Autoridades de Chicago han dado a conocer los resultados de análisis de muestras tomadas en la antigua planta de carbón Crawford, donde una demolición provocó el pasado 11 de abril que se esparciera una nube de polvo y residuos en el barrio de La Villita y otros lugares, agudizando los problemas que enfrentan  sus comunidades a causa de la pandemia de coronavirus.

De acuerdo a un comunicado de la Alcaldía, el 11 de abril el Departamento de Salud Pública de Chicago (CDPH) tomó muestras del polvo en 14 barrios para identificar la posible presencia de asbesto plomo, cadmio, selenio, níquel, zinc, cromo y arsénico. El 13 de abril se tomaron también muestras de suelo para identificar asbestos, hidrocarburos aromáticos policíclicos, bifenilos policlorados y pesticidas. El 14 de abril se instalaron recolectores  adicionales para identificar partículas en el aire.

Análisis de esas muestras realizados por CDPH y la Agencia Federal de Protección Ambiental (EPA) concluyeron que éstas no contenían partículas en niveles que fueran inseguros para la salud humana ni superaron los estándares federales de calidad del aire.

Con todo, sí se detectaron niveles bajos de compuestos orgánicos volátiles, residuos que son liberados durante la quema de combustibles. Esos materiales pueden afectar la salud, por lo que las autoridades están revisando los datos con expertos para identificar los riesgos e impactos.

“La salud y seguridad de los residentes de Chicago en todos sus 77 barrios permanece como nuestra mayor prioridad durante estos tiempos sin precedentes, lo que incluye considerar el bienestar medioambiental en toda la ciudad”, dijo la alcaldesa Lori Lightfoot.

No se hallaron, se informó, restos de asbesto en las muestras tomadas en lugares donde cayó la nube de polvo provocada por la demolición en la planta Crawford. Sí se hallaron pequeñas concentraciones de plomo y bario, en niveles bajos y que especialistas consideran que no serían de riesgo para la población.

En las muestras de suelo en torno al lugar de la demolición se hallaron arsénico, bario, plomo y mercurio, lo que era de esperar, se indica en el comunicado, por la naturaleza del lugar (una antigua planta eléctrica a base de carbón), y también se encontraron pequeños niveles de esos materiales en muestras del suelo en barrios puntos de la ciudad. Pero expertos también consideraron, de acuerdo al comunicado de la Ciudad,  que no son un riesgo para la salud en las comunidades.

Las autoridades señalaron que continuarán vigilando la situación e informaron que se ha multado a los responsables de la planta Crawford con $68,000. Toda demolición en ese sitio se ha pospuesto y a escala de la ciudad se ha establecido una moratoria de seis meses para demoliciones-implosiones.

Dudas sobre el reporte oficial

“Tenemos enormes preocupaciones sobre el anuncio de la ciudad” en relación a los resultados de las pruebas relacionadas con el incidente en la planta Crawford y la nube de polvo y residuos que arrojó sobre La Villita y otras áreas, comentó a La Raza Kim Wasserman, directora ejecutiva de la  Organización de Justicia Medioambiental de La Villita (LVEJO).

“Aunque apreciamos la información [publicada por la ciudad] hay muchos detalles y contenido faltante que no muestra cómo la Ciudad arribó a la conclusión sobre los niveles seguros… El gobierno federal, estatal, del condado y la ciudad a veces tienen estándares diversos sobre cuánta exposición de humanos [a contaminantes] es permisible. Hemos tenido que pelear contra la EPA de Estados Unidos en el pasado para demandar niveles más estrictos de los que estaba recomendando. Dada nuestra experiencia en ciencia comunitaria y como comunidad de justicia medioambiental demandamos ver todos los datos  para poder interpretarlos nosotros mismos antes de que cualquier acción adicional se realice o se determinen cualquier clase de niveles aceptables”, concluyó Wasserman.

Más sobre la respuesta de la Ciudad de Chicago al incidente en la planta Crawford en chicago.gov/crawfordstationresponse.

****

La cobertura editorial de La Raza es posible en parte gracias al apoyo de la Field Foundation of Illinois. Agradecemos su apoyo a nuestro trabajo periodístico.