La creencia que Estados Unidos es un país excepcional está a prueba bajo la pandemia

La creencia que Estados Unidos es un país excepcional está a prueba bajo la pandemia
Un letrero en la planta de procesamiento de carne de Smithfield Foods en Sioux Falls, Dakota del Sur.
Foto: Getty Images

Una creencia nacional nos enseña que Estados Unidos es un país excepcional casi en todo. Tiene una democracia ininterrumpida por 244 años. Fue el primer país en enviar un hombre a la luna. Inventó la primera bomba atómica, ganó la Segunda Guerra Mundial y logró inventar la vacuna contra el polio.

Y, por si fuera poco, el país fue clave en el desmoronamiento de la antigua Unión Soviética.

¿Entonces qué pasa con la pandemia del coronavirus en donde tenemos más casos confirmados y más muertes que cualquier otro país?

Esta es la pregunta que muchos ahora se hacen en el país y en el resto del mundo, uno que muchas veces ha puesto sus ojos en Estados Unidos para encontrar soluciones.

Ha sido una decepción muy grande ver que el gobierno federal de la actual administración no actuó a tiempo ante la pandemia y le dejo la responsabilidad a los estados.

Y ahora la pandemia está llegando a las plantas de comida del país, potencialmente creando una futura crisis alimenticia si no se controla rápido.

En las plantas de comida ya se han contagiado más de 2,200 trabajadores en 48 plantas del país.

Y además un 25% de las plantas procesadoras de carne de res, pollo y de puerco ya han sido cerradas, así poniendo en riesgo el suministro de comida a la población.

En la planta Smithfield Foods, de Sioux Falls, en Dakota del Norte, se han reportado 900 casos de Covid 19 cuando esta columna se escribió. Y los casos están aumentando.

La planta de Smithfield Foods en St. Charles, Illinois, también fue cerrada por el Departamento de Salud del Condado Kane después que 20 trabajadores resultaron positivos con el coronavirus.

En la planta Tyson Foods de Waterloo, del vecino estado de Iowa, 150 trabajadores se reportaron infectados con el virus,según las autoridades de salud pública.

Quizás una razón porque la actual administración no puso más atención a estas plantas es que ahí la mayoría de los trabajadores son inmigrantes hispanos y de minorías de varios países.

Mark Perrone, el presidente de la United Food and Commercial Workers Union (UFCW), envió una carta a la Casa Blanca exigiendo acción inmediata.

“Los trabajadores de procesamiento de alimentos y empacadoras de carne de Estados Unidos están en peligro extremo, y el suministro de alimentos de nuestra nación enfrenta una amenaza directa del brote de coronavirus”, dijo Perrone. “Si los trabajadores en estas plantas son tan esenciales como dicen nuestros líderes electos, entonces es hora de que nuestros líderes electos les brinden las protecciones esenciales que necesitan”.

En la carta Perrone le exigió a la Casa Blanca tomar medidas de seguridad en las plantas de carne, aumentar las pruebas para detectar el virus, entregar equipo protector a los trabajadores y obligar a las plantas a obedecer las medidas del distanciamiento social. El país que lucho para “hacer al mundo seguro para la democracia” ahora está en medio de una crisis de identidad, polarizado y sin liderazgo eficaz.