La reapertura económica en fase 4 genera expectación entre dueños de negocios en Chicago

Aunque con limitaciones, gimnasios y cines vuelven a abrir y se reanuda el servicio dentro de restaurantes. Las playas, con todo, continuarán cerradas hasta nuevo aviso

La reapertura económica en fase 4 genera expectación entre dueños de negocios en Chicago
Stephanie Cabrera, de Las Esperanzas Restaurant en Back of the Yards. (Belhú Sanabria / La Raza)
Foto: Impremedia

En tanto se reduzcan los casos de personas infectadas con el coronavirus, autoridades de los gobiernos estatal y local indicaron que se aflojarían las restricciones destinadas a mitigar la propagación del covid-19 y se darían pasos a una mayor reapertura de la economía en Chicago.

Así, la Ciudad de los Vientos ingresó a la fase 4 de reapertura el pasado viernes 26 de junio junto al resto de Illinois y se espera que los residentes continúen adoptando las medidas necesarias de precaución para prevenir contagios del virus, como son el distanciamiento social y el uso de mascarillas.

El ingreso a la fase 4 según el plan de reapertura del gobernador J.B. Pritzker significa, por ejemplo, que con ciertas restricciones se puede ir al gimnasio, comer dentro de un restaurante y disfrutar de un juego de beisbol sin dejar de usar la mascarilla y mantener la distancia social.

Según el estado de Illinois, en esta fase 4, con límites a la capacidad del 50% y en algunos casos del 20%, se podrá disfrutar de deportes juveniles, centros de salud y gimnasios, campamentos durante el día, salas de cine, deportes al aire libre, teatros, zoológicos, museos, actividades recreativas, interiores de bares y restaurantes además de reuniones de hasta 50 personas que incluyen bodas, funerales y reuniones de negocios.

El gobernador Pritzker tiene la intención de mantener el estado en la fase cuatro hasta que haya una vacuna o un tratamiento para el virus.

Funcionarios de salud pública advirtieron que mayores restricciones podrían ser establecidas de nuevo y las aperturas ser revertidas si se dan aumentos sustantivos en la cantidad de casos de coronavirus o en las tasas de hospitalización.

“No tengo miedo de proteger a la gente de Illinois moviendo una región a una fase anterior si vemos un aumento en contagios del virus”, dijo Pritzker en conferencia de prensa.

Oscar Urbina, cliente del gimnasio Planet Fitness del barrio de Back of the Yards. (Belhú Sanabria / La Raza)

Gimnasios y restaurantes

La Asociación Nacional de Restaurantes estima que entre el 20% y el 25% de los restaurantes en todo el estado podrían no volver a abrir, lo que significaría una pérdida de al menos 125,000 empleos en Illinois debido a la pandemia.

Gabriel López, gerente del Planet Fitness del barrio de Back of the Yards, dijo que su gimnasio reabrió las puertas a la clientela el pasado 26 de junio.

López mencionó que le ha llegando gente, pero no como antes de la pandemia y poco a poco acuden a entrenar. “Todos tienen que usar mascarilla, les damos una botella desinfectante que la tienen que llevar a todos los lugares que vayan para desinfectar la máquina que están usando, estamos practicando la distancia social para el uso de máquinas, los clientes no pueden estar juntos uno del otro”, añadió López.

Oscar Urbina dice que ganó 10  libras desde que dejó de entrenar en el gimnasio cuando se dio la orden estatal de permanecer en casa. Y ahora que el gimnasio ha abierto piensa perder el peso ganado. Urbina cuenta que no tiene temor al contagio porque usa su mascarilla y en ese gimnasio, al que asiste desde hace un año, él dice que se están tomando las medidas necesarias de salubridad para prevenir contagios del coronavirus.

En cuanto al campo restaurantero, ahora los clientes también pueden consumir al interior de los restaurantes en la fase 4, aunque con limitaciones al número de personas dentro y con requisitos de separación de mesas, distanciamiento social y uso de mascarillas.

Un ejemplo es Las Esperanzas Restaurant, en Back of the Yards, que tiene más de una década en ese barrio al suroeste de Chicago.

Stephanie Cabrera, hija de la propietaria del negocio, dice que ha habido pérdidas a raíz de la pandemia. “Aunque ha aumentado nuestra clientela en la fase 4 y atendemos adentro del restaurante, todavía no nos hemos recuperado, estamos en números rojos, hay que pagar la hipoteca, insumos del  restaurante, luz… Pero estamos confiados que saldremos adelante, somos un negocio de años y tenemos clientela que nos apoya desde que se abrió el restaurante en la comunidad”.

****

La cobertura editorial de La Raza es posible en parte gracias a la Field Foundation of Illinois, la Robert R. McCormick Foundation, el Lenfest Institute for Journalism/Facebook Journalism Project y la Google News Initiative. Agradecemos su apoyo a nuestro trabajo periodístico.