El mayor aumento de casos de covid-19 en Chicago está en el suroeste, donde grupos suplican por más pruebas

En dos códigos postales mayoritariamente latinos, uno de cada 18 residentes ha dado positivo en coronavirus. Se necesitan más pruebas para ayudar a los residentes del área  —muchos de los cuales son trabajadores esenciales— a “sobrevivir a esta pandemia”, dijeron líderes locales

El mayor aumento de casos de covid-19 en Chicago está en el suroeste, donde grupos suplican por más pruebas
El sábado pasado, docenas de personas hicieron fila para hacerse la prueba de COVID-19 en la iglesia católica Santa Clara de Montefalco, ubicada en Gage Park, desde antes de las 10 am. (Mauricio Peña/Block Club Chicago)
Foto: Cortesía
Este artículo, publicado originalmente en inglés por Block Club Chicago, está disponible en español gracias al proyecto “Traduciendo las noticias de Chicago”, del Instituto de Noticias Sin Fines de Lucro (INN).

GAGE PARK — El suroeste está siendo golpeado más fuertemente por la segunda oleada de coronavirus en Chicago, y los líderes locales dicen que esta área nunca se recuperó del todo de la primera ola devastadora de la pandemia.

En los códigos postales 60629 y 60632  —que incluyen partes de Gage Park, West Elsdon, Marquette Park, Chicago Lawn, West Lawn, Brighton Park y Archer Heights — se han reportado 11,300 casos confirmados y 225 personas han muerto de coronavirus. Uno de cada 18 residentes ha tenido un caso confirmado, según datos de la municipalidad.

Los códigos postales 60632 y 60629 también tienen las tasas de positividad más altas de la ciudad, con 27.5 y 27.9, respectivamente. Esto es casi el doble de lo que los códigos postales enfrentaron a mediados de agosto.

Los líderes locales del área, que es mayoritariamente latina y el hogar de muchos trabajadores esenciales y personas indocumentadas, dijeron que se necesitan más recursos para ayudar a los residentes que están luchando para acceder a pruebas, alimentos y ayuda financiera.

“Cuando las cifras de la ciudad comienzan a aumentar, las personas de la clase trabajadora y quienes mantienen las industrias funcionando, están siendo afectadas a un ritmo desproporcionado”, dijo Antonio Santos, cofundador del Concilio Latinx de Gage Park.

El grupo está trabajando desesperadamente para llevar recursos a los residentes del suroeste que más lo necesitan.

En el área hay una gran demanda de pruebas, pero ha sido servida principalmente por sitios móviles que son temporales.

El sábado pasado, en un sitio móvil de pruebas de coronavirus ubicado en la iglesia católica Santa Clara de Montefalco en Gage Park, cerca de 100 conductores hicieron fila para hacerse la prueba, mucho antes de que el sitio abriera a las 10 a.m.

Con mascarillas, docenas más hicieron fila a pie.

En un evento reciente donde se hicieron pruebas, los organizadores tuvieron que rechazar a los residentes porque el sitio se quedó sin pruebas.

“Sabemos que hay más [casos de] COVID en esa comunidad”, dijo la Dra. Allison Arwady, comisionada del Departamento de Salud Pública de Chicago, durante una conferencia de prensa realizada la semana pasada. “También significa que tenemos que impulsar [a que haya] recursos adicionales para pruebas”.

Desde el comienzo de la pandemia, el código postal 60629, que incluye partes de Gage Park, West Elsdon, Marquette Park, Chicago Lawn y West Lawn, ha tenido el mayor número de personas con resultados positivos que cualquier otro código postal en Chicago, con más de 6,100 casos confirmados.

También es el código postal donde se ve el mayor aumento en nuevos casos, con 365 casos reportados del 11 al 17 de octubre, un aumento del 75 por ciento de la semana anterior.

En el código 60632, que incluye partes de Gage Park, Brighton Park y Archer Heights, se han reportado 5,200 casos confirmados, el tercer sitio donde se presentan la mayoría de casos que en cualquier otro código postal de la ciudad. Con 264 casos reportados, también ha visto un aumento del 65 por ciento en nuevos casos, semana tras semana.

La demanda de pruebas ‘aumenta rápidamente’

Se necesitan pruebas consistentes en el área, donde muchos trabajadores esenciales no pueden trabajar desde casa, dijo Santos.

En mayo, la municipalidad anunció sus planes para abrir varios sitios fijos, incluyendo uno en Senka Park, ubicado en el 5656 S. St. Louis Ave., en Gage Park. Pero hasta la fecha, ese sitio no se ha concretado.

El Departamento de Salud Pública de Chicago no respondió a las preguntas sobre el sitio de Senka Park o si tenía planeado abrir un sitio fijo en el barrio.

Santos dijo que su grupo había sido contactado por personas que quieren saber dónde pueden hacerse la prueba. El sitio fijo de pruebas más cercano está en el Centro de Salud Esperanza, ubicado en el 4700 S. California Ave. en Brighton Park, dijo Santos.

El sitio de pruebas fijo de la municipalidad más cercano, está en la escuela María Saucedo, ubicada en el 2850 W. 24th Blvd. en el barrio de La Villita. La semana pasada, la municipalidad realizó allí cuatro eventos de pruebas móviles de un día, pero los sitios cambian diariamente.

Las filas en los sitios móviles han sido largas, compartió Santos.

Un trabajador del sitio de pruebas móviles en la iglesia Santa Clara, dijo que en el área la demanda de pruebas es alta.

El sábado, el sitio se preparó para realizar 1,200 pruebas. Un día antes, limitaron la inscripción en línea a 1,100, en previsión de los que acudieron ese día sin registro previo, contó el trabajador.

El fin de semana pasado, los que acudieron sin registro previo a la clínica móvil del suroeste fueron rechazados luego que el sitio de pruebas llegara a su capacidad, agregó el trabajador.

Patrick Brosnan, director ejecutivo del Concilio Comunitario de Brighton Park, dijo que la gente tiene que esperar hasta dos días para programar una cita porque no hay suficientes pruebas disponibles.

Los datos de la municipalidad muestran que en el código postal 60629, 1,327 personas se realizaron la prueba entre el 11 y el 17 de octubre, un aumento del 34 por ciento desde la semana anterior.

El código postal 60633 tuvo un aumento del 9 por ciento en comparación con la semana anterior, con 947 personas que se realizaron la prueba.

Los códigos postales más adinerados del norte de la ciudad han tenido tantas o incluso más pruebas, a pesar de que han tenido mucho menos casos confirmados y muertes.

Y los códigos postales 60629 y 60632 se han quedado rezagados o simplemente se han mantenido estables con la tasa global de pruebas de la municipalidad —que mide la tasa de pruebas por cada 100,000 personas— a pesar de estar entre las áreas más afectadas por el COVID-19.

Rosalba Valdez, coordinadora de divulgación de CORE, dijo que están tratando de aumentar la capacidad a más de 1,200 pruebas al día, esto a medida que más personas se están haciendo las pruebas y los casos positivos van en aumento.

CORE es una organización voluntaria que trabaja con el Departamento de Salud Pública de la municipalidad para ofrecer pruebas gratuitas.

Debido a los aumentos [de casos], Valdez destacó que está abogando para que haya sitios móviles semanales en la comunidad.

“Hace dos semanas, no estábamos realizando pruebas a plena capacidad, pero los números están aumentando muy rápido”, destacó Valdez. “Las tasas de positividad son altas”.

El concejal Raymond López (distrito 15), cuyo distrito incluye partes de los barrios de Brighton Park, Gage Park y Las Empacadoras, dijo en un correo electrónico que la municipalidad ha sido “lenta para dar pruebas y socios de pruebas semipermanentes para el público en general”. Un crítico frecuente de la alcaldesa Lori Lightfoot, López hizo un llamado a la municipalidad a tener un alcance más “sólido” en el área.

El sábado 21 de octubre de 2020, aproximadamente un centenar de autos hicieron fila cerca de la iglesia católica Santa Clara de Montefalco, ubicada en Gage Park, desde antes de las 10 am. (Mauricio Peña/Block Club Chicago)

‘El lujo de trabajar desde casa’

A principios de septiembre, Arwady dijo que el suroeste tuvo números preocupantes de casos de coronavirus, en parte porque tenía una mayor porción de residentes que son trabajadores esenciales y que son más propensos a vivir en viviendas multigeneracionales con más gente.

Santos destacó que los trabajadores esenciales de Gage Park y las comunidades de color de los alrededores, siguen siendo los más afectados por la pandemia.

La semana pasada, el grupo de Santos trabajó para conseguir víveres y conectar a una familia de Gage Park con recursos, esto después de que el padre de familia dio positivo en coronavirus. El padre, que es indocumentado y trabaja en un restaurante de Hyde Park, sólo viajaba hacia y desde su trabajo, agregó Santos.

Desde marzo, el Consejo Latinx de Gage Park ha recaudado dinero para familias indocumentadas que se han quedado sin trabajo y que han sido afectadas por el coronavirus.

Los grupos comunitarios locales están llenando un vacío que no está siendo atendido por el Ayuntamiento, aseguró Santos.

“Nuestra comunidad ha sido mayormente afectada por este virus y no hemos visto una afluencia de recursos para la comunidad, a pesar de que es sabido que desde hace bastante tiempo, tenemos algunos de los números más altos en la ciudad”, agregó Santos.

López dijo que las personas de otras partes de la ciudad que están desobedeciendo las directrices de coronavirus, están poniendo en peligro su propia salud y la salud de los trabajadores esenciales, que viajan a través de la ciudad para trabajar y están trayendo el virus a sus hogares y comunidades.

“Estas comunidades están hechas de personas [que] no tienen el lujo de trabajar desde casa”, destacó López. “Muchos trabajan en bares, restaurantes, donde muchos más consumidores privilegiados han dado por hecho las precauciones de seguridad”.

El representante estatal Aarón Ortíz, quien representa al área y quien nació y creció en Gage Park, dijo que muchos residentes del suroeste son trabajadores de primera línea que no tienen la “opción o el lujo” de trabajar desde casa.

Muchos de los residentes de la zona son indocumentados y no tienen seguro, agregó.

La municipalidad realiza la prueba a los residentes independientemente de su estado residencial o de su seguro. Pero muchas personas son cautelosas de acceder a los sitios de pruebas gratuitas debido a su estatus migratorio, compartió Ortíz.

Ortíz dijo que debe haber una “presencia constante de pruebas” más confiable en el vecindario.

Si el área tenía un sitio fijo, “la gente irá”, aseguró.

Una ‘respuesta mínima’

Durante meses, los funcionarios advirtieron de un posible aumento de casos este otoño, pero algunos líderes del área dicen que la municipalidad no hizo lo suficiente para preparar a comunidades como Brighton Park y Gage Park con más pruebas y recursos.

“No ha habido una respuesta sólida por parte de la municipalidad”, dijo Brosnan. “Ha sido una respuesta mínima. Se necesitaba haber hecho mucho más… La realidad es que debería haberse previsto que iba a haber un gran aumento en Chicago y en estas comunidades, debido a todos los factores que vimos en la primavera. No debería haber un tiempo de espera de dos días en los sitios [de pruebas] de la municipalidad, porque ya deberían haber aumentado [el número de] las pruebas”.

Los líderes del consejo se han centrado principalmente en obtener asistencia en efectivo y otros recursos para los trabajadores que han sido despedidos o aquellos que están sin trabajo.

Debido al tipo de industrias en las que muchos residentes trabajan, no son elegibles para el desempleo o licencia de enfermedad pagada, por lo que siguen poniéndose en riesgo, aseguró Brosnan.

Los grupos locales han trabajado para llenar el vacío para las familias que están en dificultades.

El Consejo Latinx de Gage Park estableció ayuda mutua y campañas semanales de alimentos, pero la necesidad ha sido mucho mayor de lo que los miembros pueden satisfacer.

El Concilio Comunitario de Brighton Park ha ayudado a unas 600 familias con ayuda mutua o las ha conectado con otras fuentes de financiación, dijo Maribel Martínez, gerente de desarrollo económico del grupo.

Próximamente el grupo participará en una iniciativa estatal para pagar hasta $5,000 en alquiler o hipotecas a las familias que se han quedado rezagadas, destacó Brosnan.

La necesidad de más ayuda es una realidad aleccionadora, dijo la comisionada del Condado de Cook, Alma Anaya.

Durante los últimos meses, Anaya y otros funcionarios han realizado entregas de alimentos y equipo de protección personal. Anaya contó que ha visto a personas esperar hasta dos horas antes de los eventos de distribución en Gage Park y las comunidades circundantes.

“Lo que esto me dice es que no hay suficiente infraestructura o sistemas de apoyo”, en la comunidad para satisfacer las necesidades de los residentes, resaltó Anaya.

Santos dijo que está frustrado por la falta de esfuerzos para atender las necesidades básicas en las comunidades afroamericana y latina.

“Han pasado siete meses y aún no se ha hecho nada para aumentar el acceso a los recursos en nuestra comunidad”, agregó Santos.

“No ha habido una abundancia de sitios de pruebas. No ha habido una despensa de alimentos establecida por la municipalidad. No ha habido ningún tipo de alivio para el alquiler. No hemos visto las cosas que hemos estado pidiendo para que nuestras comunidades puedan sobrevivir a esta pandemia”.

This article first appeared on Institute for Nonprofit News and is republished here under a Creative Commons license.