Lo que está en juego para las comunidades inmigrantes en la votación sobre la enmienda fiscal justa

Los inmigrantes de todos los orígenes étnicos y diferente estatus legal tienen interés en la votación sobre la enmienda fiscal justa. Esto es lo que algunos defensores de los inmigrantes en Chicago tienen que decir al respecto

Lo que está en juego para las comunidades inmigrantes en la votación sobre la enmienda fiscal justa
Ciudadanos ejercen su voto de modo anticipado en octubre de 2020 en Chicago, Illinois.
Foto: Getty Images
Esta nota publicada originalmente en inglés por Block Club Chicago, está disponible en español gracias al proyecto “Traduciendo las noticias de Chicago”, del Instituto de Noticias Sin Fines de Lucro (INN).

CHICAGO – Este otoño, en la parte superior de la boleta de cada votante de Illinois no figura la carrera presidencial sino una propuesta de enmienda a la constitución del estado: “Se le otorga al Estado la capacidad de aplicar tasas de impuestos más altas a aquellos con niveles de ingresos superiores y tasas de impuestos más bajas a aquellos con niveles de ingresos medios o bajos”.

La terminología puede ser confusa, dijo Fasika Alem, directora de programas de la Organización Africana Unida, que asiste a los inmigrantes y refugiados africanos en Illinois. Pero la parte más importante es la siguiente: “La enmienda parece que va a ser buena para nuestra comunidad”.

Representantes de otras organizaciones de inmigrantes en Chicago coincidieron con su opinión. Aunque la enmienda en sí no establece tasas de impuestos, permitiría que un conjunto de leyes aprobadas el año pasado entraran en vigencia. Basándose en esas leyes, las personas atendidas por las organizaciones de inmigrantes pagarían impuestos a una tasa inferior, pues suelen tener ingresos más bajos (menos de 100.000 dólares).

Al mismo tiempo, el aumento estimado de los ingresos fiscales (que se produciría debido al incremento de los impuestos a las personas con ingresos altos) aliviaría la crisis presupuestaria de Illinois y podría financiar servicios esenciales. “Si esto se aprueba, y aumentan los ingresos estatales, parte de eso se utilizará para proporcionar estos servicios de la red de seguridad del estado”, explicó Alem.

Un servicio que Alem señala como importante para su red es el acceso al idioma, desde el amárico de la comunidad etíope hasta el twi de la comunidad ghanesa. “Podría ayudar a asegurar que los organismos estatales tengan los recursos necesarios para brindar servicios a las personas en el idioma con el que se sientan más cómodos”, dijo.

Alem y otros representantes de la comunidad inmigrante también mencionaron beneficios públicos como la atención médica, el cuidado de los niños, la educación y el seguro por desempleo.

“En Illinois, de marzo a abril, el aumento de las solicitudes de seguro por desempleo entre los asiáticos asciende a un alarmante 1.300%”, dijo Grace Chan McKibben, directora ejecutiva de la Coalición para una Mejor Comunidad chino-estadounidense. “Durante la pandemia, algunos restaurantes reportan una pérdida de ingresos de hasta el 80% o 90%”.

Chan McKibben dijo que esta enmienda podría aliviar la carga fiscal de las poblaciones vulnerables, así como de muchos propietarios de pequeñas empresas en la zona del barrio chino, y apoyar a los residentes que están experimentando dificultades durante la pandemia.

El aumento de los ingresos también beneficiaría los servicios para inmigrantes, dijo Maya Atassi, subdirectora de la Red de la Comunidad Siria. Entre otras organizaciones mencionadas en este artículo, SCN recibe fondos del estado para traducción, divulgación y manejo de casos con la finalidad de que los inmigrantes de bajos ingresos tengan acceso a los beneficios. Muchos clientes de SCN están solicitando la ciudadanía, por lo que la educación cívica y la asistencia en el idioma son fundamentales para ellos.

“Tratamos de asegurarnos de que las personas que son elegibles o necesitan acceso a los beneficios públicos, especialmente en este momento durante el COVID, accedan a este tipo de ayuda cuando la necesiten”, dijo Atassi.

A pesar de estos beneficios para las comunidades de inmigrantes, es un desafío involucrar en el tema a los que pueden votar, sobre todo porque la pandemia ha limitado la típica campaña en el terreno de la temporada electoral.

“Cuando hablamos de la gente que no tiene acceso a los programas de apoyo, la mayoría de las veces se trata de comunidades de inmigrantes, por lo que se contribuye al sistema y rara vez se cosechan los beneficios de este”, dijo Viviana Barajas, una organizadora comunitaria del condado de DuPage con The People’s Lobby, un grupo de base que apoya la legislación progresista.

No se anda de puerta en puerta ahora, dijo Barajas, pero están usando otros métodos como llamar por teléfono y enviar mensajes de texto. “La manera más eficiente de convencer a alguien es teniendo una conversación a fondo y analizando en detalle los puntos que se escuchan en los anuncios de ataque”, dijo.

Además del sistema telefónico, el Centro HANA ha enviado unos 17,000 comunicados en coreano, según el organizador principal del grupo, Youngwoon Han. Cabe mencionar que el gobierno surcoreano tiene un impuesto graduado sobre la renta. “Lo que estamos pidiendo no es nada fuera de lo común”, dijo.

Uno de cada seis coreanos nacido en el extranjero y que vive en los Estados Unidos es indocumentado. Los coreanos son la mayor población de indocumentados de un país de Asia oriental, “por lo que los problemas de estas personas son también nuestros problemas”, dijo Han. La recurrente escasez de presupuesto de Illinois dificulta la ampliación de los servicios para los residentes indocumentados, señaló.

Los defensores de los inmigrantes dicen que la desinformación y la falta de noticias traducidas en torno a la enmienda fiscal son dos grandes amenazas para su aprobación. Mientras que los oponentes de la enmienda la anuncian como un “aumento de impuestos”, a veces la gente no sabe que sólo aplica para quienes tienen altos ingresos.

“Vivo en Pilsen, que es un barrio 80% latino. No he recibido la más mínima información, ni a favor ni en contra, en español”, dijo Jorge Mújica, organizador de campañas estratégicas de Arise Chicago, un grupo de derechos laborales. Él sabe que la enmienda sería de beneficio para los trabajadores con bajos salarios a los que brinda asistencia su grupo, pero dijo que está frustrado por la falta de información traducida para los votantes. Y eso no se limita a esta enmienda, sino que se aplica a otras elecciones, como la de los jueces, dijo.

Pero Adilene Barragán, que hace campaña por la enmienda a través de su trabajo en el Consejo Comunitario de Brighton Park, dijo que cuando la gente obtiene información sólida, entiende el beneficio de este cambio en el código fiscal. “La gente estaba enojada por lo poco que paga Trump de impuestos”, dijo. “Quiero que la gente sepa que hay algo que puede hacer con ese descontento para cambiar esto…Estamos cobrando impuestos a los ricos y permitiéndoles empezar a pagar lo que deberían haber estado pagando todos estos años, [y] ese dinero también puede ser reinvertido en nuestras comunidades”.

Añadió: “Puede que esto no resuelva todas las desigualdades de ingresos en Illinois… pero es un paso en la dirección correcta”.

Este artículo fue producido por el City Bureau, un laboratorio de periodismo cívico con sede en Bronzeville. Obtenga más información y participe en citybureau.org.

Traducido por Beatriz Oliva

This article first appeared on Institute for Nonprofit News and is republished here under a Creative Commons license.