Cada persona tiene que hacer su parte para acabar con el covid-19

Cada pequeña cosa que hagamos para mitigar esta crisis ayuda a la sobrevivencia de todos los demás

Cada persona tiene que hacer su parte para acabar con el covid-19
Una enfermera con su equipo de protección contra el COVID-19.
Foto: AFP / Getty Images

Durante el actual repunte del coronavirus, las comunidades hispanas del suroeste y noroeste de la ciudad se están viendo altamente afectadas por lo que es necesario que todos desarrollen un gran sentido de obligación, consideración y solidaridad con los demás.

Por ejemplo, en la zona postal 60608, que incluye a Pilsen, hasta el 16 de noviembre al redactar esta columna se habían  registrado 4,363 casos del coronavirus con un índice de 55 casos por cada 1,000 personas. En la zona postal 60623, que incluye a La Villita, a la misma fecha había 6,552 casos registrados del coronavirus con un índice de 76 casos por cada 1,000 personas.  En la zona postal 60632, que incluye Brighton Park, había 7,571 casos con un índice de 83 casos por cada 1,000 personas.

Y en el norte, en la zona 60639, que incluye el vecindario de Hermosa, había hasta la misma fecha 7,685 casos de covid-19 con un índice de 83 casos por cada 1,000 personas, uno de los más altos.

Lo que muestra que quizás la población hispana está tomando las medidas de mitigación contra el covid-19 muy a la ligera o quizás es que la mayoría de los hispanos son trabajadores esenciales y más vulnerables al contagio.

Pero aun en los sitios de trabajo, la orden ejecutiva número 43 del gobernador J.B. Pritzker está vigente y protege a los trabajadores esenciales. Todas las fábricas tienen la obligación de proveer el distanciamiento social y proveer cubrebocas a todos los empleados. Las fábricas y sitios de trabajo deben asegurarse que todos los espacios en donde se congregan los empleados tales como vestidores y cafeterías permitan el distanciamiento social.

A los patrones además les aconseja el estado disminuir las operaciones como los turnos, bajar la velocidad a la línea de producción y operar solamente lo más esencial para poder permitir el distanciamiento social en el sitio de trabajo.

Y hasta donde sea posible, las compañías, tiendas y fábricas deben permitir a los empleados trabajar en casa durante la pandemia. Además, si algún empleado está enfermo a causa del coronavirus, las fábricas, compañías y negocios deben permitir a dicho empleado permanecer en casa hasta que se recupere sin el riesgo de perder su empleo.

Estos no son tiempos normales y cada persona en la ciudad además tiene la obligación de contribuir su parte para erradicar el coronavirus. La ciudad recomienda que por los próximos 30 días no salga de casa a menos que vaya a la tienda por comida, a la farmacia por sus medicinas o a una cita con su doctor. Y por favor evite congregarse en grandes grupos.

Por ahora, sugieren las autoridades de salud, evite las reuniones familiares, las fiestas, los cumpleaños. No invite a personas fuera de la familia a su casa y proteja a los más vulnerables como los ancianos y los que tienen precondiciones médicas.

No hay necesidad de mencionarlo, no vivimos solos en el planeta, todos somos parte de la ciudad, el estado y el país. Cada pequeña cosa que hagamos para mitigar esta crisis ayuda a la sobrevivencia de todos los demás. No se rinda, paisano.