Piden un sistema de vacunación masiva en las comunidades de minorías de Chicago

Líderes locales quieren que en las comunidades latinas y afroamericanas de Chicago se usen parques, iglesias, tiendas y hasta gimnasios para administrar la vacuna contra el covid-19

Líderes comunitarios piden plan de vacunación masiva contra el covid-19 en los barrios latinos de Chicago. (Belhú Sanabria / La Raza)
Líderes comunitarios piden plan de vacunación masiva contra el covid-19 en los barrios latinos de Chicago. (Belhú Sanabria / La Raza)
Foto: Impremedia

Lorenzo Méndez vende verduras y frutas en la calle 26 del barrio de La Villita. Méndez dice que varias personas del vecindario se han contagiado del coronavirus en ese vecindario. “Nosotros usamos mascarilla para prevenir infectarnos, y aunque estamos aquí trabajando con mucha gente no me he contagiado del virus ni mi familia tampoco”.

Méndez no descarta la posibilidad de ponerse la vacuna cuando haya acceso a ella en su barrio, pero dice que esperará a que muchas personas se la pongan primero. “Quiero saber cómo les va, si hay efectos secundarios, todo esto es nuevo para la gente”.

La primera ronda de vacunas en Illinois se está administrando a trabajadores de la salud de la primera línea y luego seguirán los residentes y el personal de los asilos de ancianos.

Cuando empiecen a poner las vacunas covid-19 a las personas de la tercera edad, Fulgencio Ramírez, de 68 años, dice que cree en la ciencia y se la pondrá porque “es mejor estar seguro”.

Ramírez, residente de La Villita, trabaja dando mantenimiento en un cementerio en el noroeste de Chicago sabe que este virus ha cobrado la vida de muchas personas. Lo ha visto en su trabajo, cuando llegan familias a enterrar a sus muertos después de que perdieron la batalla contra el coronavirus.

Según una encuesta reciente de The Associated Press-NORC Center for Public Health Research, solo la mitad de los estadounidenses dicen que quieren recibir la vacuna contra el covid-19, mientras que una cuarta parte no y el resto no está seguro.

Mayor accesibilidad

Mientras Fulgencio espera a que la vacuna esté disponible en alguna clínica comunitaria de su barrio, líderes y organizadores de La Villita abogan  por lo que consideran un mejor plan de vacunación en el estado de Illinois. Quieren que haya equidad y mayor acceso a la hora de distribuir la vacuna en las comunidades latinas y afroamericanas de Chicago.

Los barrios del lado norte de Chicago tuvieron mayor acceso a sitios de diagnóstico del coronavirus mientras que los barrios pobres del lado sur, de la ciudad donde viven latinos y afroamericanos y done se ha presentado los  mayores índices de contagios y muertes por covid-19, señalan estos líderes locales. A ellos les preocupa que con la distribución de vacunas haya disparidad, por lo que consideran que los gobiernos estatal y municipal deben realizar una campaña de vacunación masiva en las comunidades de minorías.

Byron Sigcho-López, concejal del Distrito 25, apoya la propuesta de estos líderes comunitarios y dijo que el 30% de los residentes de la ciudad de Chicago no tienen auto, cifra que es casi 50% en las comunidades latinas y afroamericanas.

Sigcho dijo a La Raza que ante los problemas de accesibilidad y equidad de sitios para realizarse las pruebas de diagnóstico de coronavirus en las comunidades latinas y afroamericanas se necesitan centros permanentes en cada comunidad donde se  hagan pruebas del coronavirus y se apliquen vacunas contra la gripe y contra el covid-19 cuando se tenga la disponibilidad de acceder a ella.

Por ello, el Caucus Socialista del Concilio de la Ciudad presentó el lunes una resolución a fin de proponer dichos centros permanentes.

Sigcho destacó la importancia de que el Departamento de Salud trabaje con los grupos comunitarios, iglesias y con gente de la comunidad “para poder tener esa confianza que se necesita y difundir la información y no con entidades privadas que no están directamente vinculadas y conectadas con las comunidades latinas”.

Lorenzo Méndez vende verduras y frutas en el barrio de La Villita. (Belhú Sanabria / La Raza)

Los activistas dicen que además de hospitales, clínicas, farmacias y sitios de diagnóstico, lugares que se planea usar para la vacunación, se utilicen también escuelas, parques, gimnasios, tiendas e iglesias en esas comunidades de minorías. Aseguran que un sistema de vacunación masiva contra el covid-19 es la manera “más segura y rápida” de combatir la pandemia.

También instan a que se contraten nuevos trabajadores en el Departamento de Salud Pública para que trabajen en esos lugares.

El doctor Howard Ehrman, profesor asistente de la Universidad de Illinois en Chicago y excomisionado asistente del Departamento de Salud Pública de Chicago, dijo en entrevista con La Raza que hospitales, clínicas y farmacias no tienen la capacidad para vacunar a toda la gente y que se necesita hacer una campaña de vacunación masiva a fin de que el proceso sea más rápido, se salven más vidas y no tome mucho tiempo vacunar a los residentes de Illinois.

“Estamos pidiendo que se abran parques, gimnasios, tiendas, organizaciones comunitarias, iglesias para las pruebas de covid-19, vacunas contra la influenza y en los próximos meses para administrar la vacuna contra el covid-19. Tienen que ser lugares donde la gente de la comunidad se sienta en confianza porque ya los conoce, sitios que le son familiares y con personal latino que hable español”.

“Toda información que se proporcione debe ser clara y que nos la den en nuestro idioma español a través de líderes u organizadores en los que la gente de la comunidad confíe y no tenga miedo”, dijo Dolores Castañeda, organizadora con Vecinos de Mi Villita y Padres Ángeles.

Un evento gratuito de vacunación contra la gripe y pruebas de covid-19 organizado por el grupo comunitario Vecinos de Mi Villita se realizó en el gimnasio de la iglesia Santa Inés de Bohemia, en el barrio de La Villita, el domingo pasado.

Durante ese evento, estos líderes comunitarios destacaron la importancia de abrir más sitios para la vacunación contra el coronavirus. Ehrman, también fundador de People’s Response Network, mencionó como ejemplo a Inglaterra, país en el que ya se están administrando vacunas contra el covid-19 en bibliotecas, gimnasios, escuelas y parques.

Jorge Mújica, organizador estratégico de campaña en Arise Chicago, hizo hincapié en entrevista con La Raza en que toda la información de salud es, por ley, confidencial y que ningún trabajador de la salud puede compartir información de ningún paciente.

“La información que se proporciona en los lugares de prueba para la detención del coronavirus y la que se pedirá para ponerte la vacuna contra el covid-19 es absolutamente confidencial, no se comparte el nombre con ningún tipo de autoridad, los datos se toman para saber a quién vacunaron y a quién no vacunaron, quién se tomó la prueba y quien no se tomó la prueba, pero esa información no va al gobierno federal, no va a inmigración”, dijo Mújica, quien aboga por los derechos de los trabajadores.

La cobertura editorial de La Raza es posible en parte gracias al Chicago Community Trust, la Field Foundation of Illinois, la Robert R. McCormick Foundation, el Lenfest Institute for Journalism/Facebook Journalism Project y la Google News Initiative. Agradecemos su apoyo a nuestro trabajo periodístico.