Cultura e internet: grupos culturales latinos de Chicago encaran al covid-10 con contenido digital

Artistas, organizaciones y promotores culturales reinventan de modo virtual su oferta y su programación y utilizan las redes sociales para difundir sus actividades y contactar a sus audiencias

Una de las clases virtuales vía Zoom de Sones de México Ensemble. (Cortesía Juan Díes, Sones de México Ensemble)
Una de las clases virtuales vía Zoom de Sones de México Ensemble. (Cortesía Juan Díes, Sones de México Ensemble)
Foto: Cortesía

Todos los domingos a través de la plataforma Zoom, una nieta y su abuelo se reúnen para aprender a tocar la guitarra con Juan Díes, cofundador y director ejecutivo de Sones de México Ensemble, conjunto de música folclórica mexicana de Chicago nominado a múltiples premios Grammy. Aunque solo puedan verse por pantalla, el abuelo y su nieta disfrutan de esta actividad y tiempo juntos porque entre ellos existen más de 1,800 millas de separación. El abuelo participa en la clase desde Zacatecas, México, y ella reside en Chicago.

Este año, la escuela de música de Sones de México ofreció clases en línea por primera vez para reducir el número de estudiantes que participan en persona y seguir las reglas impuestas por la orden ejecutiva del gobernador JB Pritzker. Debido a la pandemia de covid-19, en Illinois no se permitieron las reuniones en persona a partir del 30 de abril de 2020. La orden ejecutiva del gobernador obligó el cierre de museos, salas de cine y espacios culturales hasta el 26 de mayo, cuando entró en vigencia la fase 3 del plan ‘Restore Illinois’. Durante esa fase solamente se permitió la reunión de un máximo de 10 personas en espacios cerrados.

El 26 de junio el estado pasó a la fase 4 del plan y se abrieron algunos espacios, entre ellos museos y salas de cine, para reuniones de 50 personas o 25% de la capacidad del sitio. Debido al aumento de casos de covid-19, el gobernador anunció el regreso a las restricciones del tercer nivel del plan a partir del 20 de noviembre. Bajo estas nuevas pautas, cines, museos y otros espacios recreativos debían permanecer cerradas al público.

Representantes de diferentes sectores culturales platicaron con La Raza sobre los obstáculos financieros y tecnológicos que han enfrentado durante la pandemia y los nuevos proyectos que han surgido. Siguen optimistas y con esperanza, mientras se ocupan en el mercadeo y la adaptación de sus programas a una versión virtual. Cumplir con las nuevas demandas pese a las circunstancias a las que se enfrentan no ha sido fácil, pero quienes laboran en esas instituciones culturales han respondido y se han capacitado.

Planes interrumpidos

Las compañías de teatro que dependen de la venta de boletos están sufriendo y buscando maneras creativas para sostener la vitalidad de esta forma de expresión artística y mantener a sus artistas y a su equipo técnico activos. Antes del cierre de los espacios de teatro, la Alianza de Teatro Latino de Chicago (Chicago Latino Theater Alliance o CLATA, por sus siglas en inglés) estaba coordinando los últimos detalles de su festival anual y colaborando con los gigantes del teatro en Chicago para aumentar la presencia latina.

Varias organizaciones que tenían programación gastaron sus fondos en boletos de avión, cuartos de hotel y honorarios para invitados especiales de eventos que nunca vieron la luz del día.

Ensemble Español Spanish Dance Theater, la compañía de danza flamenca con sede en la Universidad Northeastern, suspendió las tres presentaciones del Festival Español Estadounidense de Danza y Música (American Spanish Dance and Music Festival) porque las regulaciones complicaron el viaje de artistas internacionales y la venta de boletos. El teatro con capacidad de 800 personas prometió guardar el depósito de la organización y permitirá que el festival se realice el año entrante si las reglas locales y estatales lo permiten. También se congeló, hasta previo aviso, la gira nacional y los ingresos de estas presentaciones.

“Pudimos cubrir las pérdidas porque no estamos haciendo el mismo tipo de gastos y con el apoyo de fundaciones e inversionistas privados hemos sostenido la compañía de baile”, dijo a La Raza Jorge Pérez, director ejecutivo y artístico del Ensemble Español.

El Festival Flamenco de Chicago, que el Instituto Cervantes de Chicago ha realizado los últimos 18 años en febrero y marzo, acababa de ser inaugurado en 2020 cuando azotó la pandemia. Justo en la tercera semana del festival, con todos los artistas en Chicago, el Instituto Cervantes debió suspender el festival, uno de sus eventos más importantes. Además, se pospuso la programación del Día Internacional del Teatro, la conmemoración del Día de la Mujer, los eventos relacionados con el Día Internacional del Libro y su participación en el Festival Poesía en Abril, que organizan la Universidad DePaul y la revista Contratiempo.

“La pandemia ha impactado el presupuesto cultural y habrá que reinventarse y producir cosas de gran interés con muy pocos recursos económicos y falta de conocimiento en la parte de multimedia y mercadeo”, dijo a La Raza Teresa Hernando Rojo, gestora cultural del Instituto Cervantes.

Ensemble Español continuó con sus ensayos y clases en persona durante la pandemia. (Cortesía Ensemble Español)

El covid-19 apagó las pantallas grandes y el Festival de Cine Latino de Chicago (Chicago Latino Film Festiva o CLFF, por siglas en inglés) se quedó sin su plataforma para proyectar largometrajes y cortometrajes originarios de países latinoamericanos. Los organizadores habían confirmado la presencia de 25 directores de cine y el estreno de más de 100 películas latinoamericanas para la edición 36 del festival anual.

El festival optó entonces por el ámbito virtual. Eso presentó obstáculos. Según Pepe Vargas, fundador y director ejecutivo del Centro Cultural Internacional Latino de Chicago (International Latino Cultural Center of Chicago o ILCC) y del Festival de Cine Latino, fue simple encontrar una plataforma en línea asequible y fácil de navegar para lanzar la versión virtual del festival de cine y proveer acceso a los cinéfilos. El reto fue competir contra la nueva realidad de que “la gente en confinamiento tiene una cantidad de preocupaciones, hay una avalancha de contenido gratis y tendríamos que compartir el espacio digital con las plataformas comerciales, como Netflix y Amazon”, dijo Vargas.

“No deja de ser un gran reto, pero lo que ofrecemos es bueno”, añadió Vargas sobre el Festival de Cine Latino, cuya audiencia es en gran parte personas mayores de 40 años de edad. “Después de lanzar la nueva plataforma, nos encontramos con que nuestro público no está acostumbrado a las nuevas tecnologías y no es algo que manejen con los ojos cerrados como las nuevas generaciones”.

De acuerdo a las cifras de la plataforma, 10,000 personas vieron las películas del festival en comparación a las más de 30,000 que típicamente acuden a las salas de cine. Aunque perdieron casi $200,000 en ingresos, Vargas asegura que “probamos la nueva tecnología, funcionó y aprendimos mucho”. La pérdida económica fue importante, pero el aprendizaje y el alcance logrado por el festival virtual fueron mucho más relevantes y abren la puerta a posibilidades futuras.

Hace 15 años, la Universidad Popular concibió un evento que apela al paladar de los amantes del mole y promueve la gastronomía cultural de México a través de las diferentes versiones de este platillo típico. De este evento comunitario anual surgieron 10 emprendedoras que se matricularon en el programa de empoderamiento de la mujer y certificación para manipular alimentos, vender sus productos y desarrollar su microempresa.

Este año se suspendió esa feria del mole porque “llega gente mayor y más vulnerable durante la pandemia y por protocolos no los podemos invitar por el momento, y es muy difícil hacer las clases por Zoom porque es gente que no conoce la tecnología”, explicó Lilia Segoviano, coordinadora de programación para la Universidad Popular, que tiene instalaciones en las comunidades de La Villita y West Lawn.

En lugar de los eventos presenciales, Segoviano se está concentrando en apoyar a personas que necesitan ayuda para navegar el mundo virtual. “Nos comunicamos con nuestros clientes por WhatsApp y Messenger y los entrenamos en computación y en el uso de aplicaciones para adaptarlos a la tecnología”, anotó Segoviano.

Los museos comunitarios de Chicago son más sostenibles porque no dependen de la venta de boletos de entrada para sobrevivir. Sin embargo, su responsabilidad social e impacto en las comunidades son más profundos. Además de exhibiciones de arte, esos museos organizan talleres informativos, foros de salud, presentaciones de libros y preservan la memoria e identidad de la comunidad que representan a través de ferias culturales, como el Barrio Fest y el Día del Niño.

El Museo Nacional de Arte y Cultura Puertorriqueña (National Museum of Puerto Rican Arts & Culture o

NMPRAC, por sus siglas en inglés) canceló el 20 aniversario de Barrio Fest, la feria anual donde artistas locales exhiben, promueven y venden sus obras, y también las celebraciones del 25 aniversario de la arteria principal del barrio puertorriqueños, el Paseo Boricua y sus banderas.

“Los artistas no tienen espacios para vender su arte porque se cancelaron los festivales y están cerrados los lugares donde pondrían su arte de venta”, dijo a La Raza Billy Ocasio, presidente y principal ejecutivo del Museo Nacional de Arte y Cultura Puertorriqueña, con sede en el barrio de Humboldt Park.

La gran apertura de la exhibición del artista puertorriqueño Samuel Lind en NMPRAC estaba programada para el 16 de marzo, el mismo día que el gobernador del estado de Illinois anunció la limitación de reuniones de 50 personas o más. Las obras de arte siguen colocadas en las paredes del museo esperando la apreciación de los espectadores. Y en el primer piso, la galería está vacía y lista para recibir las pinturas del artista puertorriqueño Antonio Martorell, de 80 años de edad.

“El artista prefiere instalar sus propias obras, pero a su edad estaría arriesgando su salud y con las restricciones no podrá viajar a Chicago”, explicó Ocasio.

Reinventarse o morir

Al principio del aislamiento, grupos culturales redescubrieron contenido y subieron grabaciones de conciertos y espectáculos antiguos o convirtieron a sus actores, bailarines y artistas en camarógrafos independientes para transmitir presentaciones originales desde sus hogares por Facebook o YouTube. Casi un año después, algunos sectores culturales están produciendo contenido original acentuado por intercambios virtuales con colegas internacionales.

“Bienvenidos, ahora de momento en línea y, en cuanto se pueda, de manera presencial”, dijo a La Raza Juan Díes. De esta manera es como la mayoría de las organizaciones culturales latinas, con sede en Chicago, encaran los obstáculos que surgieron por la pandemia del covid-19.

Al verse forzados a cerrar las puertas de sus instalaciones, estos grupos se dieron a la tarea de reinventarse para sobrevivir y mantenerse vigentes para ofrecer contenido esencial y de calidad a un público acostumbrado a salir a ver un espectáculo de flamenco en un auditorio o un largometraje extranjero en las salas de cine.

Desde las reuniones familiares hasta juntas empresariales y conciertos, cada día se organizan más eventos virtuales. Entre ellos el espectáculo musical en línea en celebración del 50 aniversario del periódico La Raza, un concierto de villancicos y canciones navideñas de los siglos XVI al XIX, titulado ‘Niño dulce y sagrado: antiguos cantos de Navidad’, interpretado por los músicos mexicanos Manuel Mejía Armijo (laúd) y Nadia Ortega (soprano).

Ese concierto fue transmitido el 22 de diciembre de 2020 en las plataformas de YouTube y Facebook de La Raza, con el apoyo de Facebook Journalism Project, Lenfest Institute for Journalism y la empresa ComEd.

Otras instituciones también decidieron enfocar sus recursos y el tiempo de sus equipos de trabajo en la planificación de versiones virtuales de sus eventos principales.

Según Díes, el Departamento de Asuntos Culturales y Eventos Especiales de la Ciudad de Chicago está planeando una posible versión virtual de la celebración del Año de la Música.

Las presentaciones del grupo musical Sones de México Ensemble fueron interrumpidas y quizás permanezcan en pausa hasta 2022, según Díes, pero la escuela de música y la promoción y apreciación de la música tradicional mexicana sigue en pie.

“Puedes tener muchos vehículos para promover la música y cuando regresemos quizás vaya a ser de una forma híbrida, con un concierto y un público virtual, pantallas sobre el escenario donde aparecen los ‘chats’ y el público puede responder al instante”, dijo Díes a La Raza.

La pandemia ha empujado a músicos a acelerar el proceso de reinvención. Hace cinco años, Sones de México dejó de ser solo un grupo musical. El grupo fundó una escuela de música y se convirtió en un recurso para la educación y promoción de la música folclórica mexicana para así diversificar sus ingresos. Cuando se suspendió la programación presencial en las escuelas y se cancelaron los conciertos debido al covid-19, Díes enfocó sus esfuerzos hacia las clases virtuales y programación que estimule la educación e impulse la cultura.

Entre ensayos virtuales por Zoom, talleres de enriquecimiento para los bailarines y clases en línea para los estudiantes de ‘After School Matters’, el programa después de la escuela de las Escuelas Públicas de Chicago, los 40 bailarines de la compañía de baile Ensemble Español no perdieron el ritmo y arrancaron a toda marcha actividades virtuales al cancelarse la programación presencial.

“Se alimentan con cursos encabezados por cinco artistas, con sede en España, Miami, México y Washington, y hasta presentaron un estreno mundial de coreografía titulado ‘Duquelando’, en honor a las víctimas de covid-19 y en solidaridad con la comunidad afroamericana y la lucha por justicia social”, dijo Pérez.

El elenco de la compañía de teatro Colectivo El Pozo comparte sus memorias sobre la temporada navideña en ‘Mini Tesoros’, una colección de anécdotas virtuales disponible en Facebook. (Cortesía CLATA)

‘Charlando’, una serie de conversaciones virtuales, es como CLATA mantiene una conexión directa entre las compañías de teatro, sus artistas y colegas a nivel nacional. Estas charlas virtuales, o encuentros por Zoom, son espacios de desahogo e intercambio de ideas y opiniones, para conversar sobre la representación afrolatina e indígena y el activismo en el teatro, y claro, para mitigar el impacto de la pandemia y transitar al mundo digital.

Además, CLATA invitó al público a las casas de artistas para el proyecto de nombre ‘Mini Tesoros’. A través de Facebook, ‘Mini Tesoros’ invita a varios artistas latinos del mundo del teatro a compartir sus mejores memorias de la temporada navideña.

“Tenemos que invertir en tecnología y conocimiento para transformar y levantar todos nuestros programas virtualmente y proveer un servicio de valor al público”, dijo Ocasio, quien reclutó y ofreció salarios a artistas para crear contenido alternativo para la página YouTube del museo puertorriqueño.

Ocasio formó una colección de videos pregrabados que rescatan la cultura y conectan al espectador con artistas de origen puertorriqueño. En su página YouTube se podrá aprender a dibujar o a preparar el platillo típico de pavochón y arroz con dulce. ‘Raíces’, la gala anual del museo, también se transmitió por las redes sociales. En vez de música en vivo, Ocasio preparó cápsulas didácticas sobre las tradiciones puertorriqueñas y las combinó con escenas de celebraciones navideñas en Puerto Rico. Además, Ocasio entrevistó al cantautor José Feliciano, quien está celebrando 50 años del lanzamiento de la canción navideña ‘Feliz Navidad’. Durante la grabación se le presentó el premio Ceiba por su gran trayectoria musical.

“Las instituciones comunitarias buscan maneras de ser más creativas”, dijo Carlos Tortolero, fundador y presidente del Museo Nacional de Arte Mexicano (National Museum of Mexican Art o NMMA, por sus siglas en inglés) con sede en el barrio de Pilsen.

Pero aunque las experiencias virtuales son atractivas, “nunca podrán reemplazar o reproducir la emoción que se vive durante una obra teatral presencial”, dijo Tortolero, quien considera que es importante fortalecer la conexión con la comunidad y ofrecer contenido de calidad.

Por medio de sus contribuciones al mundo digital, el Museo Nacional de Arte Mexicano transporta a sus seguidores de sus sofás a las décadas de 1930 y 1940 para aprender danzón, y en otro video pregrabado los ponen a bailar con ‘Miniconciertos’ encabezados por músicos latinos interpretando una variedad de géneros musicales. Las invitaciones dejaron de ser para eventos en persona y ahora el museo convoca a los artesanos locales e internacionales a compartir sus talentos en talleres virtuales titulados ‘En casa’, que están disponibles de manera gratuita en el YouTube del NMMA.

“Fuimos los primeros en Chicago que realizamos ‘virtual live tours’, recorridos virtuales de sus exhibiciones”, contó Tortolero. El NMMA organizó más de 140 recorridos de la exhibición ‘Sólo un poco aquí: Day of the Dead’, en los que un docente y un camarógrafo respondieron a las preguntas de los grupos de visitantes virtuales en tiempo real.

Y por primera vez desde la suspensión de toda su programación y conciertos por covid-19, grandes cantantes de la Lyric Opera en Chicago retomaron el escenario y a través de las redes sociales Facebook y YouTube estrenaron el concierto virtual ‘Pasión Latina’.

“Aunque no estemos en el mismo espacio, ellos van a sentir lo que nosotros sentimos al grabar”, dijo a La Raza Denis Vélez, soprano mexicana que se incorporó al ensamble musical de la Lyric Opera de Chicago en julio.

Tener ensayos consistentes es de mayor importancia para los músicos y artistas y después de varios meses sin presentarse en vivo, Vélez admitió que estaba muy nerviosa al volver a grabar y presentarse ante un público. Pero el concierto fue un éxito y contó con notable talento.

Proyectos innovadores: colaboración multidisciplinaria

La suspensión de eventos dejó libres a los artistas para innovar y utilizar los medios sociales como vehículo para presentar soluciones creativas de manera inmediata a una audiencia amplia. Antes de la pandemia, Díes grabó un concierto en vivo con Billy Branch, un armonicista y cantante estadounidense de Chicago blues, y otro con la Escuela de Música Irlandesa de Chicago, que planea enriquecer con entrevistas e información sobre la historia común entre la música blues, irlandesa y mexicana.

Al cerrarse las puertas de los teatros, CLATA pospuso la cuarta edición del Festival Internacional de Teatro Latino de Chicago (Chicago International Latino Theatre Festival) . La versión al aire libre del festival ‘Destinos’ se logró realizar en el otoño. Varias organizaciones latinas se unieron para un espectáculo único al aire libre, cuyo boleto de entrada también ofreció un descanso de la cuarentena. En celebración del Mes de la Herencia Hispana, CLATA junto al Museo Nacional de Arte Mexicano, ILCC, la Alianza Puertorriqueña para las Artes (PRAA, por sus siglas en inglés) y el Teatro Goodman organizaron ‘Destinos al Aire’, un gran despliegue cultural que se vivió en el estacionamiento de ChiTown Movies en Pilsen. Más de 500 personas se reunieron para festejar desde sus automóviles y deleitarse con la presentación de artistas del Teatro Aguijón, la compañía Repertorio Latino, Teatro Vista y la compañía UrbanTheater. Además, hubo música en vivo a cargo del conjunto Cielito Lindo y se proyectó la película ‘American Curious’, una selección del Festival de Cine Latino de Chicago. El ‘stream’ del evento en vivo fue visto más de 1,800 veces por audiencias alrededor del mundo.

‘Destinos al Aire’, la primera aventura en vivo de CLATA desde la suspensión de la temporada teatral en marzo, hizo posible la contratación de equipos de trabajo para el desarrollo de escenografía, luces y audio.

“Este evento fue importante porque pudimos ofrecer trabajos a profesionales y salarios generosos a compañías latinas de sonido y luces, que han tenido dificultad consiguiendo contratos durante este tiempo”, dijo a La Raza Sara Carranza, asistente ejecutiva y gerente de medios digitales para CLATA.

El conjunto Cielito Lindo fue uno de los grupos latinos que participó en ‘Destinos al Aire’, un festival cultural al aire libre de la Alianza de Teatro Latino en Chicago. (Cortesía CLATA)

El Festival de Cine Latino organizó otro evento presencial para marcar el inicio de su versión virtual con la proyección de dos películas en el restaurante Joe’s Sports Bar, donde se permitió la entrada a 50 personas. “Esa efervescencia humana que sucede en semana y media del festival no se puede rehacer”, compartió Vargas en alusión a la enorme afluencia de personas que en años pasados acudía a las salas de cine para ver las películas del festival.

La Universidad Popular se acercó a la Bibliotecas Públicas de Chicago para repartir ‘kits’ o estuches de actividades y materiales a familias en casas. Según Segoviano, es importante tener paciencia y ser bilingües para retener a las personas interesadas en los programas virtuales.

Yollocalli Arts Reach, iniciativa juvenil del Museo Nacional de Arte Mexicano, también preparó ‘kits’para sus estudiantes.

Por su parte, tres de las exhibiciones del Museo Nacional Puertorriqueño quedaron grabadas y están disponibles al público tras una colaboración con Google Arts & Culture.

Cuando para desacelerar la propagación del covid-19 se suspendieron muchos de los eventos presenciales, algunos pudieron ser adaptados a un formato digital y otros se cancelaron por completo. Tortolero consideró suspender el aniversario 17 del ‘Queer Prom’, una fiesta inclusiva para jóvenes de la comunidad LGBTQ y sus aliados, porque pensó que no se lograría el mismo entusiasmo virtualmente. Pero dos jóvenes que habían participado en la fiesta en años anteriores lo convencieron de que valía la pena organizar un evento donde los jóvenes pudieran interactuar y convivir aunque fuera solamente a través de Zoom.

El Instituto Cervantes ha adaptado sus encuentros en persona con científicos e investigadores a Zoom, donde presentan trabajos innovadores e intercambien proyectos. Además, el Instituto realiza una serie virtual de intercambios entre los consulados de los países hispanohablantes en Chicago, que permite la participación de la comunidad latina.

En colaboración con la UNAM Chicago y varias otras organizaciones culturales, el Instituto Cervantes lanzó una serie de exposiciones virtuales, encuentros con cineastas y un ciclo de cortos en homenaje al movimiento estudiantil de 1968 en México y para recordar a las víctimas de la masacre de Tlatelolco.

“La parte positiva de esta forma de trabajar nos ha permitido colaborar con otras instituciones internacionales, lo que en otras ocasiones hubiese resultado mucho más complicado, y tener acceso a un público de México, España, Argentina y Colombia que en otras circunstancias hubiese sido muy difícil, al igual que contar con invitados de diversos profesiones y experiencias que nos hubiese resultado definitivamente imposible traer en persona a Chicago”, dijo Hernando Rojo.

La UNAM Chicago también realizó presentaciones culturales y conciertos en su página de Facebook.

Y, ciertamente, las presentaciones digitales favorecen la colaboración internacional. El primer concierto virtual organizado por el periódico La Raza en celebración de su aniversario número 50, titulado ‘Niño dulce y sagrado: antiguos cantos de Navidad’, exaltó en diciembre de 2020 la herencia de la música virreinal mexicana con la participación del laudista Manuel Mejía Armijo y la soprano Nadia Ortega desde México. Los músicos mexicanos proyectaron sus interpretaciones para que los espectadores virtuales se sintieran como si estuvieran en México, dentro de la iglesia de San Mateo Tepopula en Tenango del Aire, Estado de México, donde se grabó la experiencia virtual.

“Es importante ofrecer contenido virtual de calidad y que permita crecer el conocimiento de nuestra historia a través de la música. De un evento en vivo se pierde el momento y no queda ninguna huella factible, más que la huella que queda en el recuerdo del público, pero esta es una buena manera de valorar lo importante que es tener testimonios de este tipo de eventos”, dijo a La Raza Mejía Armijo. Esta manifestación de arte virtual se aprecia aún más durante la pandemia porque se logra compartir con personas que quizás nunca antes habían tenido la oportunidad o el acceso para presenciar estos eventos en vivo.

Por ejemplo, la Alianza Latina de la Orquesta Sinfónica de Chicago (Chicago Symphony Orchestra o CSO, por sus siglas en inglés) abrió un espacio virtual a varios grupos latinos de Chicago que participaron en su evento ‘Noche Navideña’, transmitido por Facebook.

Ello con la finalidad de “dar voz a organizaciones con las que hemos colaborado o se han presentado en el escenario junto a la CSO y están ofreciendo programación y eventos virtuales”, dijo Elisabeth Madeja, directora de mercadeo de la Orquesta Sinfónica de Chicago. Además, la presentación quedó grabada y accesible para el público en Facebook después de su estreno.

La pandemia despertó y fomenta la innovación y el espíritu colaborativo. El Instituto Cervantes abrirá las puertas de su auditorio y su galería en cuanto sea posible para apoyar a todos de la comunidad cultural hispanohablante que hayan perdido sus espacios como resultado del covid-19 para presentar su trabajo.

Clases virtuales: revolución tecnológica y social sin precedente

La tecnología está avanzando para cubrir nuevas necesidades. Durante la orden de quedarse en casa en Illinois, la meta de muchos grupos artísticos fue explorar diferentes vías para mejorar la gestión de sus contenidos. Algunas organizaciones decidieron producir videos cortos y cápsulas de interés para sus seguidores para publicar en sus redes sociales. Y otros grupos culturales se mantuvieron conectados con sus audiencias a través de eventos virtuales en vivo y talleres interactivos.

En el verano, Díes ofreció una combinación de clases virtuales y presenciales para aquellos niños que no tienen acceso a computadoras o a la velocidad de internet adecuada.

“Es doble el trabajo ofrecer clases presenciales los sábados y por Zoom los domingos, y tuvimos que invertir en equipo, cámaras, luces, mejores conexiones de internet para tener una condición estable y profesional”, explicó Díes, quien, como músico, vivió de cerca la transición de la música del formato físico al digital.

Estudiantes de las clases de guitarra en línea prefieren las clases de Zoom porque se les facilita ver al instructor de cerca, pueden grabar la sesión y verla después para repasar la lección. La función del ‘chat’ permite que los estudiantes hagan preguntas durante la lección y para Díes es más fácil aprenderse los nombres de todos sus estudiantes que participan en sus clases por Zoom.

Sones de México Ensemble ofreció clases de guitarra a una cantidad reducida de alumnos durante el verano. (Cortesía Juan Díes, Sones de México Ensemble)

Otras escuelas de música, como la Merit School de Chicago, también ofrecen clases virtuales de varios instrumentos luego de que la pandemia los obligó a cancelar sus clases presenciales.

El Ensemble Español ofrece una combinación de cursos pagados y tutoriales gratuitos a través de sus redes. Durante el verano, el Ensemble consiguió donaciones de la cadena Home Depot para construir plataformas de madera para sus estudiantes, quienes durante el verano practicaron al aire libre en el estacionamiento de sus instalaciones. En su página de YouTube, la compañía de baile ofrece acceso a videos pregrabados para aprender a taconear, palmear y tocar las castañuelas. Además, continuaron con los cursos virtuales para estudiantes de secundaria, quienes recibirán créditos para la universidad.

Y superando sus expectativas, Yollocalli Arts Reach matriculó el mismo número de estudiantes a sus clases de pintura, grafiti, dibujo, radiodifusión y fotografía digital.

“Le preguntamos a los estudiantes que sí estarían dispuestos a venir en el verano a clases en persona y la mayoría prefirieron interactuar virtualmente”, explicó Vanessa Sánchez, directora de Yollocalli, en entrevista con La Raza.

A diferencia de la Universidad Popular, el público objetivo de Yollocalli son las generaciones jóvenes, quienes están acostumbradas al concepto de la redes como herramientas de aprendizaje y se sienten cómodos interactuando con maestros, compañeros de clase y contenidos a través de diferentes medios.

Rompiendo barreras geográficas

En el entorno virtual se logra con más facilidad cruzar fronteras y colaborar con artistas de diversas disciplinas. La sede del evento no es tan relevante y el alcance de estos eventos, cursos y presentaciones es más amplio.

Víctor Pichardo, director musical de Sones de México Ensemble, estaba en cuarentena en Morelos, México, y desde allá se conectó a través de Zoom para apoyar al grupo musical durante un concierto virtual sobre la geografía musical de México para la Universidad de Miami en Ohio.

A través de este medio, Sones de México presentó ocho temas musicales de su más reciente producción discográfica ‘Geografía Musical de México’ y logró interactuar con público de Chicago, Ohio, Indiana y México después del concierto pregrabado.

Desde sus cocinas, salas y sótanos, 39 estudiantes de flamenco ubicados en Chicago, Nueva York, Carolina del Norte, Noruega, Canadá, Italia y Suecia se conectaron dos veces a la semana para tomar una clase con la icónica maestra Carmela Greco desde su estudio de flamenco Amor de Dios, con sede en España.

Y al final del concierto ‘Niño dulce y sagrado’ de La Raza, los artistas Mejía Armijo y Ortega conversaron con usuarios que vieron su concierto desde Chicago y varias ciudades de México, Estados Unidos y Canadá.

Fondos diversificados: becas y generosidad

El apoyo financiero de fundaciones, como la Fundación Driehaus y Chicago Community Trust, ha permitido que instituciones culturales, artísticas y educativas se mantengan a flote durante la pandemia y mientras se reinventan. Además, el Concilio de Artes de Illinois (Illinois Arts Council) y la Administración para Pequeños Negocios (Small Business Administration o SBA, por sus siglas en inglés) han ofrecido varias subvenciones para levantar a organizaciones y alentarlos a mantener sanos a sus artistas, empleados y clientes durante la pandemia.

Díes recibió una beca de investigación para artistas en Estados Unidos. “Este apoyo nos ha permitido no tener que cambiar de carrera mientras nos reinventamos”, añadió Díes, quien ofrece sus clases desde las instalaciones del Centro Romero en Rogers Park y en una iglesia en Pilsen.

Tener que pagar por una hipoteca o la renta de un inmueble cuando se han perdido ingresos amenaza con paralizar los servicios al público. Ante ello, tener actividad en casas de los parques públicos, iglesias, escuelas, universidades y centros comunitarios quita a las organizaciones la renta de alquileres y les permite reducir el costo de los servicios que ofrecen al público.

El entretenimiento es un nicho rentable y una buena estrategia de monetización es ofrecer contenido valioso a instituciones educativas, que pueden adquirirlo y luego difundirlo de manera gratuita a sus comunidades a lo largo del país.

“El plan es crear un valor añadido para competir contra contenido gratis y poder monetizar nuestro contenido”, dijo Díes.

“Mientras algunas compañías están despidiendo a personas, nosotros seguiremos contratando para continuar con nuestra misión y generar fondos porque al final del día esto es un negocio”, explicó Pérez de Ensamble Español, que recibió $65,000 del Programa de Protección de Nóminas (Payroll Protection Program o PPP, por sus siglas en inglés) y asistencia financiera privada.

Al igual que Sones de México, Ensemble Español mantiene un acuerdo con la Universidad Northeastern para el uso de sus instalaciones y el almacenamiento de sus 200 piezas de vestuarios, escenarios y decoraciones. Sin el costo de mantener una sede propia pueden ofrecer más servicios culturales a la comunidad, “podemos vender la mitad de los boletos [de la capacidad del teatro] y monetizar la versión virtual porque personas alrededor del mundo les gustaría ver nuestros programas desde la comodidad de sus casas”, dijo Pérez.

Y el impacto del covid-19 generó un aumento en la inversión en plataformas y tecnologías digitales. Vargas lanzó ‘Más’, un servicio de suscripción para rentar y ver películas de festivales de cine latino anteriores a un precio fijo. Un 50% de los fondos generados va a los directores que dieron permiso para retransmitir su obra en línea.

Los ingresos de los museos comunitarios se derivan de subvenciones, donaciones, ventas en su tienda y el alquiler de las galerías para eventos especiales, incluyendo bodas. El Museo Nacional de Arte Mexicano tuvo que regresar los depósitos a quienes reservaron espacio para sus eventos.

Pero “las fundaciones han dado un paso adelante durante la crisis para las artes”, exclamó Tortolero. El NMMA recibió una subvención de cuatro años de $3.5 millones de la iniciativa ‘Tesoros culturales de América’ de la Fundación Ford para apoyar los programas curatoriales y educativos del museo y el desarrollo de la capacitación en las áreas de estrategias digitales y otras necesidades.

Y con el apoyo de su agencia central en Madrid, las matrículas de los alumnos y subvenciones, el Instituto Cervantes de Chicago se mantiene activo. “Tenemos una base sólida con la cual la institución seguirá adelante y más fuerte que antes porque tendremos la opción de presentar nuestras actividades tanto en persona como en línea”, aclaró Hernando Rojo.

Billy Ocasio, presidente del Museo Nacional de Arte y Cultura Puertorriqueña, entrevistó al cantante José Feliciano durante la versión virtual de su gala anual. (Cortesía Billy Ocasio)

El futuro: fusión de lo virtual y lo presencial

La competencia por ‘likes’ y por la atención en una plataforma digital es feroz y requiere de mercadeo creativo, lo que mantendrá a las instituciones culturales ocupadas. En 2021, muchos de estas organizaciones culturales de Chicago implementarán un modelo de entretenimiento y educación híbrido.

El Festival de Cine Latino tiene previsto realizar su edición número 37 del 8 al 18 de abril de 2021 con una combinación de proyecciones presenciales y a través del servicio de ‘streaming’.

“Al reabrir no vamos a dejar de hacer lo virtual y tendremos dos trabajos. El reto va a ser cómo cumplir con los dos sin apoyo financiero o empleados adicionales”, dijo Tortolero, quien está ansioso por dar de nuevo la bienvenida a los visitantes al Museo Nacional de Arte Mexicano.

El primer trimestre de programación en 2021 del Instituto Cervantes seguirá siendo en línea y luego híbrido. Con respeto al Festival de Flamenco, lo dividirán en dos partes: la primera en febrero y principios de marzo de 2021 con paneles, talleres y documentales en línea y la segunda parte en septiembre y octubre con actuaciones presenciales.

“También se incorpora la posibilidad de transmitirlo a través de las redes para que el público pueda verlo desde sus casa y a nivel internacional”, destacó Hernando Rojo, quien está planeado la celebración del 25 aniversario de la apertura del Instituto en Chicago y los 30 años de la central con sede en Madrid.

La Raza también planea nuevos eventos en línea a realizarse durante 2021.

Las organizaciones culturales en Chicago hacen un llamado al público hispanohablante para que los sigan en las redes sociales y se registren para obtener información sobre la variedad de actividades que ofrecerán tanto en línea como de modo presencial al público local y mundial.

Cultura en línea

 

‘Niño dulce y sagrado: antiguas canciones de Navidad’, concierto en línea del 50 aniversario de La Raza

YouTube: youtu.be/x8CaZ3-ppGY

Facebook: fb.watch/2zljnRMoJu

Sones de México Ensemble

Web: sonesdemexico.com

Facebook: www.facebook.com/sonesdemexico

YouTube: www.youtube.com/user/sonesdemexico

Alianza de Teatro Latino de Chicago (CLATA)

Web: www.clata.org

Facebook: www.facebook.com/latinotheater

Ensemble Español

Web: www.ensembleespanol.org

Facebook: www.facebook.com/ensembleespanolspanishdancetheater

YouTube: www.youtube.com/user/ensembleespanol

Universidad Popular

Web: www.universidadpopular.us

Facebook: www.facebook.com/UPLatinCenter

UNAM Chicago

Web: www.unamchicago.org

Facebook: www.facebook.com/UNAMChicago

Festival de Cine Latino de Chicago

Web: chicagolatinofilmfestival.org

Facebook: www.facebook.com/ChicagoLatinoFilmFestival

Museo Nacional de Arte y Cultura Puertorriqueña

Web: nmprac.org

Facebook: www.facebook.com/nmprac

YouTube: www.youtube.com/channel/UCaGlRo3CB3J8hI2Qw33KxMw/videos

Museo Nacional de Arte Mexicano

Web: nationalmuseumofmexicanart.org

Facebook: www.facebook.com/NationalMuseumofMexicanArt

YouTube: www.youtube.com/c/NationalMuseumofMexicanArt

Yollocalli

Web: yollocalli.org

Facebook: www.facebook.com/yollocalli.arts.reach

Instagram: www.instagram.com/yollocalli

Instituto Cervantes de Chicago

Web: chicago.cervantes.es

Facebook: www.facebook.com/Instituto.Cervantes.Chicago

YouTube: www.youtube.com/user/ICervantesChicago

Orquesta Sinfónica de Chicago y su Alianza Latina

Web: cso.org

Web: cso.org/support/get-involved/latino-alliance

Facebook: www.facebook.com/csolatinoalliance

YouTube: www.youtube.com/c/chicagosymphony/videos

Lyric Opera de Chicago

Web: http://www.lyricopera.org

Facebook: www.facebook.com/lyricopera

YouTube: www.youtube.com/user/lyricoperaofchicago

La producción y difusión de este reportaje es posible gracias al apoyo de la Field Foundation of Illinois a través de su programa Media and Storytelling. La Raza aprecia su ayuda.