Mientras Chicago se centra en la reapertura, maestros enfrentan otro reto: la enseñanza simultánea

Dar clase al mismo tiempo a estudiantes en el salón de clase y vía remota es una situación complicada a la que se enfrentan los maestros


Algunas escuelas de Chicago figuran entre las mejores del estado de Illinois según un informe.
Algunas escuelas de Chicago figuran entre las mejores del estado de Illinois según un informe.
Foto: Getty Images
Este artículo, publicado originalmente en inglés por Chalkbeat Chicago, está disponible en español gracias al proyecto “Traduciendo las noticias de Chicago”, del Instituto de Noticias Sin Fines de Lucro (INN).

Este otoño, Emily Fitch, profesora de la escuela privada Morgan Park Academy de Chicago, se encontró en una situación para la que su formación profesional no la había preparado: aproximadamente una docena de sus estudiantes de sexto grado estaban en su salón, mientras que otra media docena estaban en clase, desde la pantalla de su computadora, sintonizando la clase a través de Zoom.

Fitch tuvo que lidiar con dudas urgentes: ¿De qué manera podría interactuar mejor con ambos grupos de estudiantes simultáneamente? ¿Cómo asegurarse que sus “alumnos Zoom” fueran escuchados y reconocidos en el aula, haciéndoles sentir que eran parte integral de la experiencia de aprendizaje?

El plan de reapertura gradual de las Escuelas Públicas de Chicago (CPS, por sus siglas en inglés), para principios de 2021, exige este mismo enfoque, de educar simultáneamente a estudiantes presenciales y a los virtuales. 

El Sindicato de Maestros lo está retrasando, argumentando que esto defraudará a los estudiantes en ambos entornos.

Pero a nivel nacional la enseñanza simultánea, como es llamado este modelo, rápidamente se está convirtiendo en algo habitual para el regreso a los edificios escolares.

Algunos educadores de escuelas privadas y parroquiales de Chicago que adoptaron el modelo este otoño, dicen que puede funcionar, pero con algunos apoyos clave, incluyendo actualizaciones técnicas y tiempo extra de preparación para los maestros.

Estos campus tienden a tener clases más pequeñas y más recursos que las escuelas públicas de la ciudad.

Robert Pianta, decano de la Escuela de Educación y Desarrollo Humano de la Universidad de Virginia, dijo que la enseñanza simultánea ha ejercido una presión sin precedentes sobre los educadores, de los cuales la mayoría en ausencia de investigación o de mejores prácticas establecidas, se ven obligados a improvisar.

Sin embargo, a medida que se reabren más escuelas  —con algunas familias obligadas a quedarse con la enseñanza a distancia y con distritos que enfrentan limitaciones de personal—  este método parece estar aquí para quedarse.

“Es probable que esta sea la modalidad principal de prestación de servicios educativos durante los próximos meses”, agregó Pianta. “Deberíamos movilizar recursos para que sea lo mejor posible”. 

En Morgan Park Academy, Fitch destacó que todavía cada día se preocupa por si está repartiendo su atención por igual entre los estudiantes en el salón y en Zoom.

Pero destacó que tanto ella y sus colegas han puesto mucha atención y esfuerzo en sacar el máximo provecho de esta modalidad. 

“Queremos asegurarnos que todos se sientan comprometidos”, dijo. “He aprendido mucho en el camino”. 

Una curva de aprendizaje empinada

La noticia de que Chicago planea cambiar a la enseñanza simultánea tuvo una reacción fuerte por parte de los educadores y el Sindicato de Maestros del distrito escolar, que desde el verano ha criticado de viva voz los planes de reapertura del distrito.

En una reunión que el sindicato organizó para los padres la semana pasada, los líderes sindicales expresaron su escepticismo de que el método pueda funcionar.

Los educadores lo criticaron en las redes sociales, diciendo que el enfoque pondría a los estudiantes tanto virtuales como en presenciales en desventaja, y podría ser un paso hacia atrás del recorrido de la enseñanza en línea que el distrito ha ofrecido desde marzo.

Kathi Griffin, presidenta de la Asociación de Educación de Illinois, también apuntó al método en una conversación en WBEZ la semana pasada, diciendo que no cree que sea “efectivo para nadie”. 

En una entrevista con Chalkbeat publicada la semana pasada, la jefa de escuelas de Chicago, Janice Jackson, dijo que entiende las preguntas y la ansiedad sobre la enseñanza simultánea, pero señaló que su equipo ha considerado que por ahora es la mejor opción, dado que el distrito ha prometido a los padres que sus hijos pueden seguir aprendiendo a distancia si así lo desean.

Prometió nuevamente que el distrito proporcionará desarrollo profesional para los maestros y se apoyará en las lecciones de las escuelas de todo el país que durante meses han utilizado el método. 

“No quiero que la gente piense que no entiendo que esta será una curva de aprendizaje empinada”, dijo.

Los administradores de escuelas privadas y parroquiales en Chicago afirman que la curva de aprendizaje es de hecho, empinada.

Alrededor del 55% de los campus de la Arquidiócesis de Chicago están proporcionando instrucción simultánea al menos en algunos grados, dijo Phyllis Cavallone, jefa de académicos de la arquidiócesis.

Otras escuelas de la arquidiócesis fueron capaces de asignar maestros dedicados virtuales y en persona, a veces combinando grados. En algunos casos, cuando sólo una pequeña fracción de las familias optaba por la enseñanza a distancia, las escuelas contrataron a un proveedor externo para que impartiera instrucción virtual.

Todavía no queda claro cuánta flexibilidad podrían tener las escuelas de Chicago para ofrecer clases dedicadas para el aprendizaje virtual y en persona, dependiendo del número de familias que elijan mantener a los estudiantes en casa.

Jackson dijo que todos los maestros deben regresar a los edificios escolares a menos que soliciten formalmente un permiso médico o familiar.

Cavallone destacó que la arquidiócesis dio a las escuelas libertad de acción sobre cómo organizar su aprendizaje simultáneo, pero en general, la transición fue difícil.

Hubo presión para mejorar el ancho de banda en los edificios escolares, ya que las conexiones lentas eran un obstáculo para algunos educadores. Las escuelas proporcionaron a los maestros micrófonos, cuando algunos rápidamente se dieron cuenta de que sus “voces de maestros” no eran suficiente.

“Hicimos mucho, diciendo “hey, está bien cambiar las cosas y aprender a medida que avanzamos”, agregó. “Nadie corrió. Ninguno de nuestros programas de educación en la universidad nos preparó para esto”. 

En Morgan Park Academy, cerca del 40% de los estudiantes continuó con la enseñanza a distancia cuando el campus se reabrió en agosto, aunque en los primeros grados ,ese porcentaje fue significativamente menor.

A principios de noviembre la escuela cambió a la enseñanza virtual cuando un caso de  COVID-19 puso en cuarentena a su equipo de mantenimiento. 

La escuela, que comenzó el año escolar temprano y eliminó para los estudiantes tantos días libres como fuera posible, está en vacaciones de invierno ahora, pero planea regresar al campus en enero.

Para hacer funcionar la enseñanza simultánea, la escuela también actualizó su red inalámbrica para permitir que más de 50 maestros transmitan en vivo desde las aulas, se aseguró de que en cada aula, las cámaras de documentos y tableros inteligentes trabajaran, y proporcionó capacitación y clases simuladas, dijo Vincent Hermosilla, asistente del director de la escuela.

Las Escuelas Públicas de Chicago no tienen los mismos recursos a su disposición que algunos de los campus privados de la ciudad. En muchas de sus escuelas, el tamaño de las clases es significativamente mayor que los de los campus de la arquidiócesis.

Debido a las limitaciones presupuestarias y a la falta de financiamiento federal adicional, Chicago no puede comprar fácilmente equipo adicional u ofrecer apoyo técnico dedicado en cada escuela.

Pianta, el decano de la Universidad de Virginia, dijo que aunque ha visto algunos estudios de caso preliminares sobre la enseñanza simultánea, no hay investigación sistemática, lo que significa que las escuelas tienen que improvisar mientras navegan por este territorio desconocido.

Destacó que involucrar a los estudiantes y monitorear su trabajo a distancia ya es un reto, y hacerlo mientras se enseña en persona, agrava los obstáculos.

“Esencialmente (los maestros) están dando clases en dos aulas, de dos maneras diferentes simultáneamente”, destacó Pianta. “Hemos escuchado de parte de los maestros que en última instancia, terminan centrándose en un grupo u otro”.

Pero agregó que con la enseñanza simultánea, una certeza en los próximos meses, los distritos y las escuelas pueden tomar medidas clave para apoyar a sus maestros.

Los distritos con planes de estudios sólidos tendrán más facilidad para adaptar las lecciones a esas nuevas demandas. El tiempo extra para la planificación es crucial, porque los educadores necesitan preparar planes de clases y actividades de aprendizaje, tanto para sus estudiantes en línea como en persona.

“Cuando se les da ese tiempo a los maestros. Por mucho, esos son los ejemplos más exitosos de esto”, agregó Pianta.

Lo que ha funcionado

En Morgan Park Academy, Fitch comentó que hizo ajustes en el curso del otoño.

Dejó de usar auriculares, lo que significaba que los estudiantes en el aula no podían escuchar a sus compañeros sintonizando virtualmente. 

En su lugar, ahora sólo usa un micrófono, a veces repitiendo preguntas o comentarios de los estudiantes que se sientan más atrás en el aula, esto para el beneficio de los estudiantes virtuales, que se proyectan para sus compañeros en el aula en un pizarrón inteligente.

Al igual que muchos de sus colegas, Fitch también ha descubierto que para partes de la clase, tiene más sentido enfocar  la cámara en los estudiantes en salón en lugar de en ella, para que los dos grupos de alumnos de sexto grado puedan interactuar durante la discusión en el salón de clases.

“Quería asegurarme de que estos niños sintieran una conexión con el aula”, dijo.

Fitch dijo que tener el equipo técnico de la escuela disponible durante todo el día ha sido enormemente tranquilizador: Una vez, cuando su cámara dejó de funcionar, un miembro del personal corrió a su aula y lo arregló en cuestión de minutos. Y dijo que definitivamente pasa más tiempo preparándose para las clases.

Hermosilla dijo que maestros como Fitch han experimentado e innovado durante todo el otoño. Algunos han reservado tiempo para que sus estudiantes en persona se incorporen a Zoom y trabajen en pequeños grupos con sus compañeros que están aprendiendo desde casa.

Para la escuela, replicar el aprendizaje práctico basado en proyectos que son una piedra angular de su modelo, ha sido especialmente desafiante.

Pero mientras que los estudiantes virtuales pueden tener que ver a sus compañeros realizar experimentos de química en el campus, los profesores los han utilizado para tomar notas y elaborar las fórmulas químicas relevantes para que así se sientan más incluidos en esas actividades.

“Funcionó sorprendentemente bien”, aseguró Hermosilla. “Los maestros idearon maneras de aprovechar realmente la tecnología y hacerla realidad”.

En la arquidiócesis, Cavallone dijo que algunas escuelas han adoptado una tecnología llamada “Búho” (“Owl”) que permite a la cámara seguir a los maestros mientras se mueven frente a sus clases en persona. 

Dijo que la arquidiócesis ha alentado, aunque no es necesario, más tiempo de preparación para los maestros, y algunas escuelas han ajustado sus horarios para permitirlo.

El plan de reapertura de CPS dicta que los maestros que proporcionan educación simultánea recibirán dos horas adicionales a la semana para planificar.

El Sindicato de Maestros de Chicago, que planteó el tiempo de preparación de los maestros como un tema clave durante la huelga del invierno pasado, podría terminar presionando por más.

Las tensiones siguen siendo altas entre los líderes de distrito y los funcionarios sindicales, quienes han acusado al distrito de no negociar con ellos sobre la reapertura. Por esos motivos, esta semana trataron de bloquear la licitación de reapertura en los tribunales.

En las escuelas de la arquidiócesis, las mejoras clave han surgido del compromiso con los maestros, dijo Cavallone.

“Escuchar a los maestros es muy importante’, dijo. “Lo que han hecho este año es absolutamente fenomenal”.

Cassie Walker Burke contribuyó a este artículo.

Traducido por Gisela Orozco

This article first appeared on Institute for Nonprofit News and is republished here under a Creative Commons license.