Hombre regresa del abismo del covid-19 para decir ‘protéjanse’

Rafael Castillo superó el covid-19, pero su padre falleció por la pandemia

Más de 500,000 personas han muerto por covid-19 en EEUU.
Más de 500,000 personas han muerto por covid-19 en EEUU.
Foto: Go Nakamura / Getty Images

Rafael Castillo trabaja en una biblioteca pública para la ciudad en donde lleva siete años como guardia de seguridad. Aun con la pandemia siguió trabajando bajo los lineamientos de la ciudad y del Centro de Control de Enfermedades.

Castillo, de 47 años, se protegía y usaba su mascarilla, practicaba la distancia social y se lavaba las manos con frecuencia. Nunca pensó que él se infectaría de esta mortífera pandemia que llegó un día como de un cuento de horror o quizás del ultramundo como decían los aztecas.

“Una semana antes de Thanksgiving me empecé a sentir mal”, dijo Castillo. “No sentía el sabor de la comida, no podía oler nada, tenía dificultad para respirar, me cansaba y me comenzó a dar tos”.

Acto seguido, Castillo terminó internado por cuatro semanas en la unidad de cuidados intensivos del Hospital Stroger. Un problema que tenía Castillo en el hospital era que su nivel de oxígeno no subía y estaba en riesgo de sufrir un ataque cerebral.

“Ya estaban a punto de entubarme en una respiradora, cuando al último segundo mi nivel de oxígeno subió”, comentó Castillo.

“Cuando empecé a sentirme mejor, me dio mucho alivio”, dijo este inmigrante oriundo de San Luis Potosí a quien su familia lo trajo a este país a la edad de tres años.

Ya dado de alta del hospital, con la ayuda de un tanque de oxígeno, este mexicano pudo permanecer otras dos semanas en casa hasta derribar al malévolo virus que a la fecha ha cobrado la vida de 2.6 millones de personas en el planeta.

Pero esta no es una historia con un final del todo feliz, hay algo que ocurrió casi simultáneamente.

Jorge Castillo, el padre de Rafael, también había sido infectado por el virus y permaneció en el hospital durante el mismo tiempo que su hijo.  Desgraciadamente su padre, de 68 años de edad, no tuvo la misma suerte que Rafael y falleció el 11 de diciembre.

“Ya no alcanzamos a verlo”, dijo Rafael. “No nos dejaron verlo, todo fue muy triste, no hubo chance de nada”.

Rafael Castillo teoriza que quizá por algún descuido él se contagió con el virus, el cual es transmitido de persona a persona o de alguna superficie infectada.

Castillo, un sobreviviente que volvió para contarlo, ahora no tiene paciencia con los ingenuos y los tercos que piensan que lo del covid-19 se trata de una broma nada más.

“Yo les digo que se cuiden, que se vacunen, porque eso va ayudar a muchos otros a sobrevivir,” afirmó Castillo. A la pregunta de que si el carácter sociable de los hispanos va a contracorriente con la pandemia, Castillo contesto que sí. “Yo mismo, por ejemplo, veo cómo se saludan de la mano, se abrazan unos a otros, pero hay mucha más gente que dice yo no creo en esto,” afirmó Castillo.

Castillo llegó a la conclusión que nada se puede hacer por las personas que no creen en la pandemia y no se protegen.  “Yo cumplo con decirles vacúnense y protéjanse”, dijo este hombre que regresó del abismo del covid-19 a la Tierra de los vivos.