Migrantes mexicanos se unen en Chicago para ayudar a paisanos contagiados de covid-19 en Michoacán

Para habitantes de Maravatío infectados con el coronavirus conseguir tanques de oxígeno se ha convertido en una lucha entre la vida y la muerte. Connacionales de este lado de la frontera unen esfuerzos para ayudarlos y salvar vidas

Migrantes mexicanos se unen en Chicago para ayudar a paisanos contagiados de covid-19 en Michoacán
Tanques y concentradores de oxígeno son claves para los enfermos de covid-19.
Foto: Getty Images

Una pesadilla se ha vuelto para la comunidad de Maravatío, en el estado de Michoacán, México, conseguir tanques de oxígeno para combatir los estragos del coronavirus entre sus pobladores. Y los pocos que se logran encontrar por la alta demanda tienen precios inaccesibles para los bolsillos de los habitantes de ese municipio.

La activista pro inmigrante mexicana establecida en Chicago Elvira Arellano quedó impactada por las noticias que anunciaban un confinamiento en Maravatío en enero pasado, lo que significaba que iban a cerrar los negocios todo el fin de semana debido a las altas tasas de contagios del virus covid-19.

La activista pro inmigrante Elvira Arellano y la pastora Jacobita Cortés de la Iglesia Metodista Unida San Adalberto del barrio de Humboldt Park de Chicago buscan ayudar a sus paisanos de Maravatío, Michoacán, que luchan contra el coronavirus en México. (Foto Cortesía familia Arellano)

Mayor fue su sorpresa cuando Arellano se percató de que sus paisanos posteaban en las redes sociales que necesitaban con urgencia tanques de oxígeno para personas diagnosticadas positivas de covid-19 y en condición crítica.

“Las cosas están mal, más gente me está llamando para que les ayude a conseguir un tanque de oxígeno y resulta que los tanques de oxígeno están bien caros y no se encuentran por ningún lado”, cuenta Arellano al recordar lo que le dijo Raquel Cabrera, activista de Maravatío.

El hermano de Elvira Arellano, que residía en México, se enfermó y tosía mucho, le contaron familiares.

Para Arellano, que cada día más gente esté buscando tanques de oxígeno era una señal de alerta de que algo estaba pasando con su hermano Inocente Arellano, quien se contagió del coronavirus en el trabajo y también necesitó de ese equipo médico. Inocente lo recibió tarde y perdió la batalla contra el coronavirus.

“Llamé a México, le pregunté a mi sobrino que cómo seguía mi hermano. ‘No tía, ya se nos fue’, eso fue lo más terrible que me pudo haber pasado”, cuenta entre lágrimas Arellano a La Raza.

La activista Raquel Cabrera entrega despensa en hogares de Maravatío, Michoacán. (Cortesía)

Buscan salvar vidas

Muchas familias han fallecido en Maravatío, Michoacán, a causa del coronavirus y en vista de que los tanques de oxígeno han sido para muchos la diferencia entre la vida y la muerte, el grupo de oración del santuario de la iglesia Metodista Unida San Adalberto del barrio de Humboldt Park de Chicago y oriundos de Maravatío decidieron lanzar la Campaña de Ayuda Humanitaria por Maravatío en favor de las personas contagiadas con covid-19.

El grupo dice que la campaña tiene como propósito salvar vidas y es posible gracias a las contribuciones que la gente ha hecho a la causa.

Apoyan la iniciativa empresarios mexicanos, LULAC de Illinois, la agencia de envío de dinero y paquetería Order Express y la Universidad Contemporánea de Las Américas de Maravatío, por mencionar algunas.

Raquel Cabrera es parte de la iniciativa desde el otro lado de la frontera. Ella se encarga de repartir despensas y prestar concentradores y tanques de oxígeno a las personas contagiadas con el coronavirus que necesitan de estos equipos médicos para seguir con vida.

Hasta el momento se han distribuido 550 despensas a los pobladores de ese municipio y se han enviado dos tanques de oxígeno, siete concentradores y tres nebulizadores.

Cabrera dijo a La Raza que en Maravatío han habido muchas muertes a causa del virus y que ha sido muy difícil encontrar concentradores y tanques de oxígeno para salvar las vidas de las personas: “la demanda ha sido mucha y los precios son muy elevados de los concentradores y los tanques de oxígeno”.

Los tanques chicos están alrededor de 11,500 pesos (555 dólares) y hasta 17,000 pesos (820 dólares), mencionó Cabrera.

Algunos pobladores dicen que el desabasto de oxígeno y el alto costo de los insumos médicos se deben a que el hospital general se ha saturado de pacientes que necesitan de esos equipos médicos debido a la pandemia de covid-19 y por ahora no está recibiendo solicitudes de tanques de oxígeno. Otros habitantes son de la idea que es por inacción sus autoridades locales.

Rosaura Martínez, de 30 años y natural de Maravatío, dio positivo al covid-19. Cuenta que ahora ya está mejorando y haciendo frente a las secuelas que le ha dejado el coronavirus, como son falta de aire y el agotamiento.

Rosaura Martínez con el concentrador de oxígeno que recibió en Maravatío gracias a la Campaña de Ayuda Humanitaria impulsada desde Chicago. (Cortesía)

Desde Maravatío, Martínez dijo que recibió apoyo de parte de la Campaña de Ayuda Humanitaria. “Me apoyaron mucho, me dieron una despensa y también vales [canjeables de dinero] para comprar oxígeno [para el equipo] porque yo no sólo era la única infectada con el virus en casa sino toda mi familia. También me prestaron un concentrador y gracias a eso salvaron mi vida”.

Todo el equipo médico que se le entrega a las personas es en calidad de préstamo, conforme se van recuperando y una vez que ya no necesitan el tanque o el concentrador de oxígeno, Cabrera los recoge, los desinfecta y los deja listos para el próximo que lo necesite. Arellano dice que una vez que pase la pandemia, el equipo médico se va a donar al centro de salud público de Maravatío para que los sigan usando los pacientes.

La activista Cabrera es la que se encarga de entregar las despensas a los pobladores y de prestar el equipo médico a quién realmente lo necesita, por lo que ella se asegura de que el médico haya recetado el uso, ya sea de un tanque de oxígeno o de un concentrador.

Y también hay 22 tanques de oxígeno donados que próximamente serán enviados a Maravatío.

Según Arellano sólo hay dos lugares autorizados en Maravatío que venden los tanques de oxígeno y tienen suministros de oxígeno. “En esos lugares solamente un sólo día a la semana dejaban oxígeno, lo que significa que los otros seis días la gente tenía que andar peregrinando por diferentes lugares y pueblos para conseguir el oxígeno. Es algo bien triste, es un calvario lo que hasta ahora las familias siguen sufriendo”.

Arellano ha abierto una página de GoFundMe busca recaudar fondos para comprar concentradores y tanques de oxígeno para los paisanos de Maravatío, México, contagiados con el coronavirus. Lo que se reúna también se va a utilizar para llevar comida a las familias impactadas por la pandemia. Para contribuir a la campaña visite:  www.gofundme.com/f/ayudar-a-familias-victimas-de-covid19-en-mxico

La cobertura editorial de La Raza es posible en parte gracias al Chicago Community Trust, la Field Foundation of Illinois y el Lenfest Institute for Journalism/Facebook Journalism Project. Agradecemos su apoyo a nuestro trabajo periodístico.