Buscan crear programa de estudios chicanos en la Universidad de Illinois en Chicago

“El tener solo disponible un programa de estudios latinoamericanos para estudiantes, forja la narrativa malentendida de que la cultura latinoamericana es monolítica”

Una muestra de música chicana durante la exposición 'Canciones de conciencia, sonidos de libertad', que exploró la historia de la música y la política en Estados Unidos en el Grammy Museum.
Una muestra de música chicana durante la exposición 'Canciones de conciencia, sonidos de libertad', que exploró la historia de la música y la política en Estados Unidos en el Grammy Museum.
Foto: ROBYN BECK/AFP/Getty Images

Un esfuerzo está en marcha para crear un Departamento de Estudios Chicanos en la Universidad de Illinois en Chicago (UIC).

Dicha universidad desde el año 1974 tiene un Departamento de Estudios Latinoamericanos, pero ahora una petición que circula en el sitio web change.org alega que dicho programa supone que todas las culturas latinoamericanas son las mismas.

“El tener solo disponible un programa de estudios latinoamericanos para estudiantes, forja la narrativa malentendida de que la cultura latinoamericana es monolítica”, dijo Omar Limias, estudiante de UIC, quien inicio la petición.

Los chicanos o méxicoamericanos han quedado excluidos de esta narrativa desde los años 70, explica Limias, a pesar de que el Movimiento Chicano creó cambios profundos en Chicago y en todo el país.

“El Movimiento Chicano influyó históricamente en áreas no escritas como Chicago. La ciudad de Chicago también comparte su historia y se ha pasado por alto porque no está muy registrada. Los vecindarios de Pilsen y La Villita son el corazón de este movimiento de base. Estuvo vivo desde fines de la década de 1960 hasta principios de la de 1970 y los estudiantes de origen mexicano intensificaron el discurso sobre la visibilidad en las instituciones educativas urbanas”, dice en parte la petición, la cual hasta la fecha lleva 246 firmas.

Entre las personas apoyando a Limias, un estudiante de creación literaria, está Hugo Teruel, el director ejecutivo del programa LARES; Daisy Lemus, una conejera académica; y los estudiantes de postgrado Jordán Alcantar y Alejandra Salas.

“Mi proyecto insta al Departamento de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Illinois en Chicago (UIC) para dar cuenta de la diversidad que tenemos en el campus”, dijo Limias a esta columna.

El actual Programa de Estudios Latinoamericanos, alega este joven líder, agrupa a todos los hispanos bajo la misma lupa.

“La cultura chicana es uno de estos grupos erosionados bajo este programa. Un programa de estudios chicanos diversificará el catálogo de cursos de la escuela. Cursos incluyen elevar las voces indígenas, el pensamiento chicano feminista y las personas LGBTQ +. Además, yo siento que el rico significado de “chicano” está perdiendo comprensión porque a veces me encuentro con personas que no tienen conocimiento del tema y otros que lo han perdido”, afirmó Limias.

“Pilsen y La Villita están a la vanguardia de esto, especialmente en relación con la existencia de murales y arte callejero. Chicago tiene una historia de inmigrantes mexicanos y braceros en la ciudad y, a su llegada, se enfrentaron a una reacción violenta extrema con nombres degradantes como ‘beaner’ o ‘spic’…”, nos relató este joven.

Considerando también nuestro entorno urbano, la UIC debe apostar por la representación y visibilidad de sus estudiantes, afirmó Limias.

El joven activista dijo estar profundamente orgulloso de sus raíces mexicanas y dijo que su padre Isidro Limias es del pueblo de Atlixco, Jalisco, y se madre Silvia Villa es de Villa Madero, Michoacán.

Personas interesadas en firmar la petición pueden visitar change.org en la Internet y buscar bajo:  “Create a Chicano and Chicana Studies Discipline”.