Abogan por el fin la prohibición del control de alquileres y se oponen al desplazamiento urbano en La Villita

De aprobarse en el legislativo estatal, el proyecto de ley HB 116 permitirá que los municipios consideren las leyes que regulan los aumentos de alquiler

Un mitin y marcha en La Villita pidió permitir el control de alquileres y que se frene el desplazamiento urbano. (Belhú Sanabria / La Raza)
Un mitin y marcha en La Villita pidió permitir el control de alquileres y que se frene el desplazamiento urbano. (Belhú Sanabria / La Raza)
Foto: Impremedia

Un nutrido grupo de residentes de La Villita, activistas, inquilinos, comerciantes y organizadores locales se congregaron el pasado 10 de abril en la Plaza Manuel Pérez Jr. para alzar su voz en un mitin y marcha cuyo mensaje puntual fue pedir el fin de la prohibición del control de rentas en Illinois y el alto al desplazamiento urbano o ‘gentrification’.

La movilización fue organizada por Lift the Ban Coalition y Únete La Villita y contó con la participación de otras organizaciones comunitarias de Chicago que buscan que en Springfield se apruebe el proyecto de ley HB 116 sobre la prohibición del control de rentas.

José Almanza, organizador con Únete La Villita, instó a los legisladores de Illinois a levantar la prohibición del control de rentas. “Queremos que se levante esa prohibición y nos den el derecho a controlar al menos el precio que nos van a cobrar los propietarios aquí en La Villita y la ciudad de ChIcago”.

“En nuestras comunidades, los residentes siempre somos un segundo pensar [para las autoridades], siempre están preocupados por los bancos, por las corporaciones, por estas compañías que nada más vienen a derrumbar nuestras comunidades y nuestras casas”, dijo Edith Tovar, organizadora comunitaria de la Organización de Justicia Ambiental de La Villita (LVEJO).

El comerciante Irais Miranda alquila un puesto en el Discount Mall de La Villita en el que vende instrumentos musicales. Miranda se manifestó en el mitin en contra de la venta del Discount Mall y del desplazamiento urbano.

En el Discount Mall hay cerca de 200 puestos que venden todo tipo de mercancías para la comunidad de Chicago y de otros estados circunvecinos.

“Allí no nomás son 200 espacios, son 200 familias que generan empleos para otras 200 personas que trabajan allí… No es justo que venga una compañía a desplazarnos, toda la gente que se emplea ahí y que vive de ese lugar por muchos años va a quedar en la calle, no nomás nosotros como dueños de negocios”, dijo Miranda.

Miranda enfatizó que la gente de otros estados que llega al Discount Mall gasta el dinero allí y en los demás lugares de La Villita, el dinero se queda en la comunidad. “Los pequeños negocios tienen la gran ventaja de que ‘derraman’ el dinero ahí mismo en la comunidad, no es como una corporación grande que planta una oficina aquí, pero los ingresos se van a otro lado”.

El comerciante Irais Miranda, alquila un puesto en el Discount Mall de La Villita en el que vende instrumentos musicales, él se opone al desplazamiento urbano. (Belhú Sanabria / La Raza)

‘Me da miedo que esto se vuelva igual que Pilsen’

Irma Morales, presidenta de la organización Únete de La Villita, dijo que lo que se busca es que se eviten las alzas descontroladas de rentas. “Para aumentar las rentas no hay un control, ellos aumentan la renta como los inversionistas mayoritarios, ponen la renta como ellos quieren ponerla y la gente no la puede pagar”.

Morales dio un ejemplo del elevado costo de las rentas en La Villita y cómo al no haber un control los precios suben a tal punto que la gente se ve obligada a dejar sus viviendas. “Un apartamento en la calle 27 y la Komensky, $1,450 de renta más utilidades, ¿cómo una familia lo va a poder pagar? Me da miedo que esto se vuelva igual que Pilsen, en ese barrio toda la gente de medianos ingresos fue saliendo, se fue desplazando por lo mismo”, dijo Morales.

‘Nada sucederá de inmediato’

Durante el mitin y marcha los manifestantes pidieron a la Cámara de Representantes de Illinois aprobar la iniciativa de ley HB 116 a fin de derogar la prohibición estatal sobre el control de alquileres.

Según los organizadores, el control de alquileres, que limita cuánto puede aumentar el propietario al alquiler al final del contrato de arrendamiento del inquilino, combatiría el desplazamiento urbano o ‘gentrification’, que según ellos amenaza a la comunidad de La Villita.

Pero los desarrolladores dicen que el control de rentas no es la solución.

El presentante estatal por Illinois Will Guzzardi impulsa la propuesta de ley HB 116 que busca derogar la prohibición de Illinois sobre el control de los alquileres, y también concuerda con los desarrolladores en que este proyecto de ley no es la única solución a la crisis de vivienda. “Necesitamos un enfoque holístico que incluya protecciones para inquilinos, política de zonificación, apoyo para viviendas asequibles y mucho más. Desafortunadamente, la actual prerrogativa prohíbe a los municipios considerar cualquier medida que restrinja de alguna manera la capacidad de un propietario para aumentar los alquileres por mucho que lo deseen. Necesitamos esas herramientas como parte de la solución para mantener a las personas en sus hogares y estabilizar el mercado de la vivienda”.

Guzzardi dijo en parte que la iniciativa HB 116 es un proyecto de ley muy simple. “Todo lo que hace es derogar la ley actual llamada ‘Rent Control Preemption Act’. Esa ley es extremadamente amplia. Evita que las ciudades aprueben cualquier ordenanza que regule la capacidad de los propietarios para aumentar los alquileres en cualquier cantidad, en cualquier momento. Entonces, nada sucederá de inmediato cuando aprobemos la HB 116. Simplemente permitirá que los municipios consideren las leyes que regulan los aumentos de alquiler. No garantiza de ninguna manera que exista un control de alquiler al estilo de Nueva York o al estilo de San Francisco en cualquier lugar de Illinois, como los desarrolladores pueden hacer que usted crea”.

La cobertura editorial de La Raza es posible en parte gracias al Chicago Community Trust, la Field Foundation of Illinois y el Lenfest Institute for Journalism/Facebook Journalism Project. Agradecemos su apoyo a nuestro trabajo periodístico.