Negocios se preparan para la tan esperada reapertura amplia de Chicago

Aunque hay entusiasmo por la reapertura económica de Chicago, que ingresará a la ‘Fase Puente’ previa al ingreso de la Fase 5 de manera completa, también hay cautela y temor porque la pandemia de covid-19 aún no ha acabado

Anuncios que ofrecen empleo han aparecido en negocios de Chicago conforme se reabre la actividad económica. (Belhú Sanabria / La Raza)
Anuncios que ofrecen empleo han aparecido en negocios de Chicago conforme se reabre la actividad económica. (Belhú Sanabria / La Raza)
Foto: Impremedia

Después de una ola de despidos a causa de la pandemia de covid-19 durante 2020, ahora es cada vez es más frecuente ver avisos afuera de los negocios de diferentes barrios de Chicago que dicen “Se necesita personal” o “Se necesita cocinero, mesera y cantinero”. La lista puede seguir.

Los empresarios ya se están preparando para la reapertura amplia de la ciudad, pero a algunos de ellos les está resultando difícil contratar empleados debido, aseguran, a la ampliación de las prestaciones por desempleo y a los pagos de estímulo económico debido a la pandemia del coronavirus.

La administración del presidente Joe Biden amplió las ayudas a los desempleados y quienes califican tienen derecho a recibir $300 a la semana, además de las prestaciones vigentes en cada estado.

Pero trabajadores consultados por La Raza alegan que esto se debe a razones que van más allá de recibir los beneficios del desempleo, teniendo en cuenta que no todos los empleados califican para obtenerlo.

Trabajadores dijeron a La Raza que hay temor de contagiarse de covid-19 y que la cantidad de horas que ofrecen algunos empleadores –que en muchos casos no pasa de 10 horas a la semana– son insuficientes para costear el sueldo de una persona que cuide a sus hijos y los ayude con su aprendizaje virtual mientras los padres trabajan.

Si las cifras de casos y otros indicadores de la pandemia continúan su tendencia a la baja, Chicago podría reabrir por completo tan pronto como el 4 de julio.

La ciudad de Chicago está en camino de estar “completamente abierta” para el feriado del 4 de julio, anunció la alcaldesa de Chicago Lori Lightfoot.

El objetivo de Lightfoot hace eco del plan estatal de reapertura que tiene previsto entrar a la ‘Fase Puente’ este viernes 14 de mayo.

Tanto Chicago como Illinois, antes de reabrir de manera completa, primero tendrán que pasar por una transición conocida como ‘Fase Puente’.

El gobernador de Illinois JB Pritzker dijo en una conferencia de prensa el jueves 6 mayo que Illinois entrará en la ‘Fase Puente’ el viernes 14 de mayo y que la Fase 5 o reapertura total del estado comenzará el 11 de junio.

En un comunicado, la alcaldesa Lightfoot dijo que la ciudad seguirá al estado y pasará a la ‘Fase de Puente’ el 14 de mayo, que en general sigue las mismas pautas.

Cuando el estado llegue a la Fase 5, Pritzker dijo que prácticamente se levantarán todas las restricciones de mitigación, aunque el estado seguirá las pautas del Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

Este plan de reapertura surge al tiempo que el número de nuevos casos y hospitalizaciones se ha estabilizado, lo que permite pasar a un nivel de reapertura menos restrictivo, indicó el gobernador Pritzker. El paso a la ‘Fase Puente’ permitirá mayores límites de capacidad en bares, restaurantes, eventos como bodas y festivales, por mencionar algunos.

El Departamento de Seguridad en el Empleo de Illinois informó que se presentaron 15,134 nuevas solicitudes de desempleo durante la semana que terminó el sábado 1 de mayo. Eso fue menos que los 17,141 de la semana anterior.

‘Estamos súper optimistas’

Con la retirada del clima invernal y el verano a la vuelta de la esquina hay más gente saliendo a las calles.

“Por el clima o porque ya las vacunas han proliferado, y hay más gente que ha recibido la vacuna, esto ha contribuido a que la clientela haya aumentado en los negocios del vecindario de Rogers Park”, explicó Rebeca Fernández, gerente de programa bilingüe de Rogers Park Business Alliance, quien también señaló que algunos dueños de negocios le han dicho que están teniendo dificultades para contratar personal. “Cuál es la razón, no lo sé a ciencia cierta. Sí les está costando contratar gente”.

Los dueños de negocios están animados y han estado preparándose porque han mejorado la ventas y esperan que con la pronta reapertura amplia de Chicago la clientela aumentará más. Fernández dijo a La Raza que definitivamente está mejorando la situación y los empresarios se están preparando.

Debido a la pandemia muchos negocios tuvieron que despedir empleados y los dueños tuvieron que hacer de todo para mantener su negocio a flote: desde preparar productos y cocinar hasta hacer  reparto a domicilio. Ahora ellos están recontratando a su antiguo personal o contratando nuevas personas, dijo Marisabel Pozo, organizadora de desarrollo económico de la Comisión North River y la Cámara de Comercio de Albany Park.

Una vez que todos se vacunen, que se sientan más cómodos estando con otras personas, va a empezar a trabajar más gente, pero hay retos para los trabajadores con hijos, asegura Pozo, quien es gerente del Centro de Negocios de Chicago en el noroeste de la ciudad.

“No todas las escuelas están al 100% de capacidad [con el aprendizaje presencial], para muchas personas las escuelas eran una forma de ‘childcare’ y una vez que las escuelas vuelvan a funcionar como antes de la pandemia y en el verano se vuelvan a abrir otros programas para niños y adolescentes, los empleados volverán a trabajar”, menciona Pozo. “Muchas veces no tiene sentido contratar a alguien para que cuide a tus hijos para salir a ganar un par de dólares más”.

Pero no sólo los negocios del sector de la hospitalidad han sido golpeados por la pandemia. Por ejemplo, los salones de belleza, que según Pozo no han recibido mucha ayuda del gobierno federal y que espera la reciban, han sido afectados al igual que otros rubros en el mercado.

“Nosotros estamos súper optimistas con esto de la reapertura total de la ciudad, porque vamos a empezar a ver más gente en las calles, otra vez los lugares llenos, especialmente en Albany Park que es conocido por todos los restaurantes que tiene más que tiendas”, dijo Pozo a La Raza.

El restaurante ‘El Famous Burrito’ de Rogers Park aún ofrece solo entregas a domicilio y comidas para llevar en medio de la pandemia del coronavirus. (Belhú Sanabria / La Raza)

Adaptarse a esta nueva realidad

Muchos dueños de negocios han expresado que están en proceso de buscar personal porque ellos ven que van a tener más clientes con la reapertura amplia de Chicago. “Es básicamente lo que se está viviendo en esta área”, dijo Carlos Bosques, director del Centro de Desarrollo de Pequeñas Empresas (SBDC) del Centro Cultural Puertorriqueño (PRCC) establecido en Humboldt Park.

La mayoría de los negocios han tenido que transformarse, adaptarse a esta nueva realidad, lo que significa que han tenido que cambiar su modelo de negocio, explicó Bosques. “Hay restaurantes que no pudieron atender personas, entonces tuvieron que recurrir a los repartos a domicilio”.

A muchos les ha funcionado el modelo de negocio que han estado desarrollando durante la pandemia, un negocio que era presencial ahora es en línea, un restaurante que no tenía reparto a domicilio ahora lo tiene, una heladería que decidió convertirse en un coffee shop, dijo Bosques. Y añadió que esto les ha ayudado a mantenerse a flote y son modelos que no deben cambiar porque hasta el momento son lo que ha funcionado durante la pandemia, que aún no termina. El Centro de Desarrollo de Pequeñas Empresas que dirige Bosques sirve al menos de 160 negocios.

La pandemia aún no ha acabado

Aunque hay entusiasmo por la reapertura económica de Chicago, que pronto ingresará a la ‘Fase Puente’ previa al ingreso de la Fase 5 de manera completa, también hay cautela y temor en el sector empresarial porque la pandemia de covid-19 aún no ha acabado.

Manuel Ortega, propietario del restaurante ‘El Famous Burrito’ de Rogers Park, ha preferido no brindar servicio en interiores por ahora y solo ofrece entregas a domicilio y comidas para llevar. Este es un negocio familiar con capacidad para al menos 50 personas sentadas.

En ese restaurante sólo un trabajador contrajo el coronavirus cuando recién empezó la pandemia, ahora todos los empleados están vacunados contra el covid-19. Pero Ortega dice que, aún así, prefiere esperar un poco más hasta antes de recibir a comensales en interiores cuando den luz verde a la reapertura total de la ciudad.

Según Ortega, las personas no toman las suficientes precauciones “por eso está tardando la pandemia”.

“Aunque ya todos los trabajadores están vacunados, todavía tengo el temor de que algunos se vayan a contagiar, o los clientes o hasta uno mismo, y por eso me estoy esperando”, dijo Ortega a La Raza.

La cobertura editorial de La Raza es posible en parte gracias al Chicago Community Trust, la Field Foundation of Illinois y el Lenfest Institute for Journalism/Facebook Journalism Project. Agradecemos su apoyo a nuestro trabajo periodístico.